¿Agave o azúcar de coco?


Las personas que mercadean estos productos dependen principalmente de que usted no conozca la información, porque si usted conoce la información puede evaluar correctamente y no se deja “comer el cerebro” como decimos acá en Puerto Rico; o sea usted puede entonces evaluar y decir esto no es correcto, esto si es correcto. No es que todos ellos digan mentiras, o que todo lo que digan sea mentira, es que hay medias verdades combinados con algunas mentiras y alguna que otra verdad sin querer que está metida en el medio.

El agave es una planta, el nombre agave viene de la palabra agavo del griego, agavo quiere decir noble, quiere decir valioso. El agave es una planta antigua que existe en muchos países, pero el sitio donde más se ha cultivado, donde más provecho se le ha sacado es en México. El agave es la fuente del tequila, del mezcal que son las bebidas tradicionales mexicanas alcohólicas.

El agave como tal no tiene absolutamente nada malo, de hecho es una planta que tiene muchos atributos, tiene muchos minerales y demás, pero la mentira viene cuando tratan de venderle al público el agave para endulzar, porque el agave para endulzar no es otra cosa que el sirope de agave, el jarabe de agave ultra procesado, ¡Imagínese!

El jarabe de maíz de alta fructosa, es lo que usa la gente que usa maíz de Monsanto, que lo usan para endulzar los jugos, el pan y todo hoy en día.El jarabe de maíz de alta fructosa es en su totalidad 55% fructosa, eso es lo que es fructosa pura al 55%, es de lo más dañino que existe al cuerpo.

La razón por la cual la fructosa es tan dañina al cuerpo, es porque el cuerpo procesa muy distinto el azúcar, de la fructosa, la fructosa viene de las frutas, las frutas de la forma en que se desarrollaron en la naturaleza eran para estar nada más ciertas épocas del año, más que nada en el verano y no en el invierno, pero la industria se ha desarrollado de una forma, donde ahora la fructosa está donde quiera todo el año.

El azúcar se procesa en el sistema regular, estómago y demás, pero la fructosa donde se procesa principalmente es en el hígado. No hay nada que cree más rápido un hígado graso o que ponga el hígado más graso, que suba más rápido los triglicéridos que es la grasa que está en la sangre que la fructosa. La fructosa es lo que más rápido sube los triglicéridos, es lo que más rápido sube el colesterol, pero es también lo que más rápido hace que el hígado se vuelva un hígado graso. Como el hígado es la planta de desintoxicación del cuerpo, cuando el hígado se vuelve graso ya no filtra bien y ahora los tóxicos predominan y el cuerpo entra en una crisis. Así que la crisis de obesidad que hay en Estados Unidos en gran parte se le debe al jarabe de maíz de alta fructosa que viene del maíz.

Ahora, el agave tiene una propiedad, el nivel de fructosa en el jarabe de maíz es 55% y esto es bien dañino por lo alto que es en fructosa y eso va directo al hígado. Ahora, el agave puede llegar hasta 97% de concentración de fructosa; el procesamiento del agave lleva la fructosa en vez de 55%, lo lleva hasta 97%; en términos de daño al cuerpo, el agave es mucho más dañino que lo que es inclusive el jarabe de maíz de alta fructosa.

Ahora, como alternativa algunas de estas personas nos ofrecen lo que llaman azúcar o néctar de coco, cuando usted piensa en el coco que es algo noble, porque existe el aceite de coco que es muy medicinal, que es muy milagroso, y la planta de coco produce muchas cosas valiosas, resulta que lo único dañino que produce la planta de coco es el llamado néctar o azúcar de coco, eso lo sacan de la flor, de la flor de la palma de coco y de ahí le extraen fructosa y esa fructosa la concentran a un nivel de 55% y básicamente lo que es el azúcar de coco o el néctar de coco no es otra cosa que lo mismo que ¡El jarabe de maíz de alta fructosa!, es fructosa y fructosa, no importa si viene del coco. Viene del coco y como es una planta muy noble y que tiene unos beneficios maravillosos el aceite de coco, pero esos beneficios no están en su fructosa, porque el cuerpo humano no está diseñado para consumir tanta fructosa tan concentrada.

Entonces, a la hora de tu escoger entre agave y azúcar de coco, ¡No escoja ninguna! Yo le recomendaría que usted use miel, la miel sobre todo si es miel sin pasteurizar, o sea que no está sobrecalentada, en su estado natural se ha descubierto que es buena hasta para la diabetes y en pequeñas cantidades no le va a engordar, pero la miel que tiene un contenido bastante más bajo de fructosa, la miel es un 28% de fructosa.

De hecho la miel tiene un valor también medicinal, antibiótico, tiene minerales y demás; por eso mismo le estoy pidiendo que si va a comprar miel, por favor compre miel no pasteurizada porque el proceso de pasteurización es que suben esa miel a una temperatura muy alta y en el proceso destruyen los nutrientes. Así que básicamente consiga miel, pero consiga miel natural que no está ultra procesada, que está sobrecalentada, que no está pasteurizada y básicamente usted va tener los beneficios de eso, pero en cuanto a agave o azúcar de coco o néctar, ¡Olvídese de eso!, que eso solamente le hace daño. Y eso se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo