Azúcar escondida

¡Azúcar escondida! Quiero compartir contigo hoy una información que nos acaba de llegar de alguien que se le ocurrió la idea brillante de poner en claro cuanta azúcar contiene ciertos de los alimentos comunes que encontramos nosotros todos los días en la calle, en los restaurantes, en las cafeterías y demás; me pareció maravilloso y quiero compartirlo con ustedes, saben que para una persona poder adelgazar, y esto se habla en el libro El Poder del Metabolismo, tiene que reducir los carbohidratos refinados.

Carbohidratos refinados son el pan, la harina, el arroz, la papa, el dulce, el helado, todo este tipo de cosas que, como tienen muchos carbohidratos refinados, los carbohidratos refinados todos se convierten un glucosa y la glucosa luego se convierte en grasa, que es la grasa que nos molesta. Así que si uno quiere adelgazar tanto la dieta 2×1 como la dieta 3×1 lo que busca es reducir los carbohidratos refinados, porque no hay nada malo con los carbohidratos naturales, vegetales, ensalada, pero los carbohidratos refinados se convierten en glucosa y la glucosa, que es azúcar, nos hace engordar. Así que una de las claves para poder adelgazar es reducir los carbohidratos refinados y sobre todo el azúcar que nos llega directo dentro de los alimentos y que viene escondida dentro de los alimentos.

Entonces quiero enseñarles, alguien tuvo la brillante idea de que tomó distintos alimentos bien conocidos y calculó que una cucharadita de azúcar, que tiene 4.1 gramo de azúcar, es idéntico a lo que contiene un bloquecito de azúcar. Así que los bloquecitos de azúcar que se usaban antiguamente, y todavía se encuentran por ahí para echarle al café y demás, pues cada bloquecito es igual a una cucharadita de azúcar, pero poniendo cuantos bloquecitos hay equivalente dentro de cada alimento usted sabría cuanta azúcar tiene ese alimento y eso le va a ayudar a eliminar esos alimentos o reducir su consumo para que pueda adelgazar y mejorar el metabolismo.

Aquí vamos a ver algunos alimentos bien conocidos, refrescos y demás. Tenemos la Coca-Cola en sus tres distintos tamaños y si se fija bien va a ver cuánto es el equivalente en cucharaditas de azúcar que tiene cada uno de estos. Por ejemplo la Coca-Cola de 12 oz tiene 9 1/2 cucharaditas; la de 16 oz tiene 16 1/2 cucharaditas y la grande tiene 27 1/4 cucharaditas aproximadamente y usted verá montañas de azúcar que hay en esto.

Pero no para ahí, fíjese, por ejemplo una bebida famosa, conocida, el Red Bull, que lo usa la gente porque tiene cafeína y se siente con energía, pero tiene casi 7 cucharaditas de azúcar; el té este natural, supuestamente, el Snapple, pero es que viene bien endulzado porque a la gente le gusta el dulce y el azúcar viene escondidita ahí dentro tiene 14 1/2 cucharaditas. Una limonada tiene 16 1/2 cucharaditas, ve todo el montón de azúcar, el jugo de China por ejemplo, nosotros acá en Puerto Rico no hablamos español correcto, acá la decimos así pero sabemos que en el mundo la gente que habla español se le llama jugo de naranja; así que el jugo de naranja, pues básicamente tiene 12 cucharaditas, un montón, mucha azúcar.

Muchas personas me dicen “Ah, pero que el jugo es natural”, sí es natural y usted se va a poner naturalmente gordo si lo abusa, otro ejemplo son unos juguitos muy populares que les ponen a los niños en las loncheras, en las loncheras les ponen a los niños este tipo de juguitos, como Caprisun, que es un juguito que tiene mucha fructosa y este contiene 4 1/2 cucharaditas de azúcar. De hecho este azúcar que le indico es la azúcar que contiene, falta la fructosa que luego se convierte en azucar, así que es mucho más que eso. 

Los Snickers  ¿Ve el montón de azúcar que contiene? Y aquí lo tiene por ejemplo; cuéntelos, la cantidad de azúcar, de cucharadas. Wau, ¡aquí hay un montón! Un Snickers de estos tiene 14 y medio. 14 y medias cucharaditas de azúcar en un Snickers  con eso no hay diabético que sobreviva. Los fabricantes de medicamentos se van a poner contentísimos porque la gente con esto se pone bien enferma, tienen alta presión, altos triglicéridos, ellos van a vender como locos. ¡Wau!, otro ejemplo los Skittles, que son lo que viene en una bolsa, los Skittles es equivalente a 14 1/2 cucharaditas de azúcar, un fracatán de ellas; los Starburst por ejemplo, si usted viera lo contento que Jorge está mirando estas cosas, lo contento que se pone. Es como si lo vino a saludar un amigo. Él está mirando esto y está así sonriendo de lado a lado, así exactamente. Porque por ahí están los adictos a esos, los que solo les falta inyectarse el azúcar en una jeringuilla, como hacen los adictos.

Tenemos mas ejemplos, los helados Häagen-Daz, tienen 27 cucharaditas, que rico, que rico, ave María, que éxito total. Fabuloso, fabuloso, fabuloso. El Jell-O, que es la gelatina, tiene 4 1/2 cucharaditas, pues es la que nos venden en el supermercado generalmente vienen con bastante azúcar, yo personalmente en casa compro la que no tiene azúcar y le hecho un poquitito de Splenda o de stevia o algo que no me suba todo ese montón de azúcar, porque son unas proteínas realmente.

Luego tenemos las uvas; pues son saludables, pero si uno abusara de las uvas, pues va a tener 5 cucharaditas de azúcar. Un melón tiene 3 cucharaditas; la naranja, o la china como decimos nosotros, tiene 6 cucharaditas, es bastante más que el melón; una manzana, tiene 6 cucharaditas es su equivalente en azúcar. También el banana, como le dicen en México; aquí en Puerto Rico le decimos el guineo, en Venezuela le dicen el cambur, tienen distintos nombres, es tan dulce, pero porque contiene 4 1/2 cucharaditas de azúcar. De hecho, para poder adelgazar, pues uno pudiera comerse una banana o un guineo o un cambur de vez en cuando, pero no lo puede abuzar porque tiene azúcar como loco.

Melocotón, durazno que le dicen tiene 3 1/2 cucharaditas. Tenemos esta que es mi favorita, esta realmente es la que nosotros recomendamos mucho, la fresa, porque la fresa es bien baja en azúcar, tiene 1 1/2 cucharaditas; de hecho, la fresa para el tema de adelgazar es de lo mejor que viene. A mí me encanta servirme mis fresas, les hecho un poquito de whipped cream por encima, espectacular. Otro ejemplo son las zanahorias, son bastante bajitas también tienen 1 cucharadita de azúcar y tiene mucha fibra.

¡Ave María! El Cinnabon; esto lo ponen en los aeropuertos y ellos tienen una técnica de mercadeo que no falla, mire lo que descubrieron; ponen la fábrica de Cinnabon ahí, los hornos, y ponen un abanico bien grande que sopla el olor del Cinnabon hacia el pasillo y la gente por el olfato, nada más, va a parar al Cinnabon. Estaba oyendo la historia de esa gente, del mercadeo, que investigaron y vieron que mientras más la gente pueda olerlo más se ven atraídos, los traen así, como agarraditos por la nariz. Entonces tiene 14 cucharaditas de azúcar,  todo ese montón de azúcar, pero además de eso, que no lo mencionan ellos, tiene el montón de harina, que son carbohidratos, así que le vamos a sumar toda esa azúcar más el doble de eso porque todos esos carbohidratos se convierten en glucosa, que es otro tipo de azúcar. Así que esto es mortal, si usted quiere suicidarse esto es perfecto. Esto es exactamente.

Tenemos el frappuccino, de Starbucks. ¡Que rico! Mira que montón de azúcar, 12 cucharaditas, que cosa sabrosa, tan bonito que es, entonces por aquí, esto es bien saludable, esto es un smoothie de frutas naturales tiene 14 cucharaditas de azúcar, esto es una cosa bien, bien natural, bien saludable, pero ve el montón de azúcar que tiene. Luego los batidos, los batidos de McDonald, que cosa rica. 28 cucharaditas. Wau, que montaña de azúcar y es ¡una pequeña! ¡Ay!!!  son cosas que la gente no quiere ni saber. Por favor, ¡por favor!, que falta de caridad y entonces para terminar tenemos el McFlurry, el nuevo. ¡Que maravilla, que excelente! Que forma de quedar inconsciente, después de este uno queda inconsciente, un sueño de madre con 19 1/2 cucharaditas de azúcar ¡Espectacular! Bueno y nada, le estaba explicando que el azúcar se esconde y esto se lo comentamos porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo