Carbohidratos Quitan el Dolor Pero Son Adictivos

¡Qué dolor de cabeza tengo, ay! ¿tengo algo que me quite el dolor de la cabeza? … ¡Ah! Una torta!. Acá en Puerto Rico le decimos bizcocho, pero algunos de ustedes lo entienden de otra forma, pastel de chocolate está exquisito. ¡Mmm, con azúcar por encima!

Yo soy Frank Suárez y hoy voy a hablar con ustedes de cómo es que muchas veces tratamos de quitar el dolor con los carbohidratos, porque los carbohidratos quitan dolor, pero oiga una cosa, ¡son adictivos!. El pastel de chocolate es un carbohidrato, tiene mucha azúcar, tiene mucha harina y eso se convierte en glucosa. Es increíble, pero esto funciona mejor que la Aspirina. Quita el dolor. Los carbohidratos como tal, digamos donas, dulces como M&M, la torta de chocolate, pastel de chocolate, helados, acá nosotros decimos mantecados en Puerto Rico; todo esto es adictivo y es adictivo, pero también quita dolor. Y por eso muchas veces usted va a observar que una mujer por ejemplo cuando tiene menstruación ¿qué le pide el cuerpo? Le pide chocolate, le pide dulce, porque eso le quita el dolor.

Pero quiero explicarles cómo es que funciona para que no quede atrapado, porque el dolor lo puede atrapar porque va a terminar con los carbohidratos que luego los ponen adictos. Y esto ya se descubrió. Hay un médico inglés, que estuvo haciendo uno estudios porque tenía la idea de que podía hacer un analgésico, algo que quitará dolor el con azúcar. Y quería hacer un analgésico para los bebes, para los infantes, hecho de azúcar y descubrió que el azúcar es analgésica, el azúcar quita dolor. Lo descubrió haciendo unas pruebas con distintas ratas y probaba que la rata soportaba mucho dolor si le daban azúcar y muy poco dolor si no le daban azúcar.

Todos nosotros en medio de los dos ojos, tenemos una glándula, que se llama la pituitaria. Esa glándula, pituitaria es una glándula maestra. Lo que eso quiere decir es que esa glándula le da órdenes a todas las otras glándulas del cuerpo, hígado, páncreas, los riñones, los ovarios, a todas las glándulas. Esa glándula, cuando uno come mucha azúcar o cuando sube mucho la glucosa ya se descubrió que esta glándula produce una sustancia que se llama betaendorfinas. Las betaendorfinas son una molécula que es pariente cercana de la morfina, que es la misma que usan para hacer la heroína, que le venden a los adictos en las calles. Entonces, esta sustancia que produce el cerebro de nosotros, aquí en la pituitaria, se produce en respuesta al consumo alto de azúcar, de harina, de pastel, de chocolate, y esa es la razón por la cual las mujeres por ejemplo cuando tienen una menstruación bien dolorosa, instintivamente, se les acerca la menstruación y empiezan a buscar chocolate, dulces y demás. Lo que pasa es que la betaendorfina quita dolor, o sea es analgésica. La betaendorfina que la produce el cuerpo de forma natural quita dolor mejor que una Aspirina y tiene un efecto calmante, tranquilizante.

Una persona que come muchos carbohidratos, muchos, muchos carbohidratos, le va a dar sueño. Si usted come un almuerzo bien lleno de pan, harina, arroz, papa, y termina con un postre dulce, pues le va a dar mucho sueño porque se dispara mucha betaendorfina, se produce mucha betaendorfina y el cuerpo entra en un estado de relajación total. También va a quedar bien gordo porque se le afecta el metabolismo y se le puede afectar la tiroides, pero el punto es que usted debe saber que los carbohidratos son adictivos, adictivos, precisamente porque el cuerpo produce betaendorfina. La razón por la cual muchas personas no pueden parar de comer pan, harina, chocolate, dulce, Coca-Cola, es porque ya están adictos debido a que la betaendorfina, además de que quita el dolor también es adictiva, o sea que la persona queda adicta a la misma sustancia que produce su pituitaria. Por lo tanto, si usted ve que está adicto, que se está sintiendo que el cuerpo le pide que tiene que comer algún dulce, dese cuenta de que es que la producción de betaendorfina que ha estado causando lo ha llevado a esa adicción.

En el libro El Poder del Metabolismo se menciona cómo usted romper el vicio, que es un periodo de 48 horas para romper el vicio, pero la próxima vez que usted tenga un dolor muscular o inclusive un dolor emocional, mucha gente por ejemplo se divorcia y como tiene un dolor emocional se desquitan con la nevera. Así que no recurra a la betaendorfina. Tampoco dándole a ese pastel tan bello. Y eso lo comparto con ustedes porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo