Causa y Manejo de Divertículos

Más del 50% de la población, o sea más de la mitad de todas las personas sobre 50 años de edad tiene divertículos, a veces tú has oído alguien, algún familiar, algún conocido, decir “Ay, que tengo diverticulitis, tengo los divertículos, voy para el médico, me están dando antibióticos”, lo que sea.

Entonces, el intestino es un órgano que es donde se produce la digestión, el intestino da muchas vueltas y dentro tiene la pared y esa pared del intestino está construida de una membrana. Una membrana quiere decir que es un tejido bien suavecito, bien húmedo, bien blandito, como el de la boca, es algo bien delicadito, bien mojadito. Las células del intestino son unas células que duran muy poco. Se estima que duran entre 4 a 7 días. Quiere decir que más o menos cada 4 a 7 días usted tiene un intestino nuevo porque están todo el tiempo, esas células se mueren y nacen, se mueren y nacen, se mueren y nacen. Como comparación, el resto de las células del cuerpo duran más o menos 60 días y los huesos duran uno y medio año; huesos, uñas y demás. Pero estas células son las células que más rápido se regeneran, por lo tanto son las más delicadas, porque se regeneran bien rápido.

¿Qué son los divertículos? Los divertículos es que se empiezan hacer como si fueran unas bolitas y son unos montículos de carne que se van haciendo hacia las afueras del intestino. El intestino empieza a parecerse un ramillete de uvas. La peculiaridad que tiene es que cada una de estas bolitas, que se llama un divertículo, y se llaman divertículo porque sale en una dirección contraria, distinta, es una diversión, o sea cambia de curso, el curso del intestino. Estas bolitas, cada una de ellas, tienen dentro una infección y generalmente dentro lo que tienen son heces fecales. O sea que de las mismas heces fecales que se van generando se van entrando a estas bolitas, aquí entran alimentos descompuestos y demás y ahí hay una fuente de infección. Entonces las bacterias, como hay infección y hay heces fecales y hay materia muerta, pues esto es infección. Entonces una diverticulitis se le llama cuando el intestino  está inflamado y lleno de estas bolitas y todo esto es muy doloroso, pero muy doloroso. Las personas que tienen, padecen de sobrepeso, los diabéticos, padecen mucho de divertículos. 

Y muchos me preguntan “Pero, ¿qué puedo hacer?”. Pues una de las cosas que más ayuda, por ejemplo los médicos dicen que debe comerse una dieta más alta en fibra y eso más o menos funciona, pero la razón por la cual funciona la dieta más alta en fibra es simple y sencillamente porque reduce la glucosa. Lo que se ha descubierto es lo siguiente y es lo que quiero compartir con ustedes. Uno no puede resolver un problema que no conoce la causa de él. Entonces la causa de los divertículos es lo mismo con lo que nosotros trabajamos en la obesidad. Es un problema de un exceso de glucosa. El exceso de glucosa, que es la azúcar de la sangre, azúcar de la sangre, se produce porque hay un exceso de carbohidratos, pero sobre todo los carbohidratos refinados. Estamos hablando pan, harina, azúcar, dulce, chocolate, la Coca-Cola, el maíz, carbohidratos refinados.

Los carbohidratos refinados producen mucha glucosa, que es el azúcar de la sangre, esa glucosa crea una situación que se llama glicación que es el proceso donde una azúcar, que es algo pegajoso porque cuando usted derrita azúcar o ve la azúcar, el melado, usted va notar que es bien pegajosa, de hecho, si usted le pega a la mano le va a dar trabajo quitárselo hasta con jabón. Pues las células del cuerpo, que son proteínas, que están en la pared del intestino y a esas proteínas se les pega la azúcar. Cuando se les pega el azúcar, les quita el oxígeno. Cuando les quita el oxígeno causa lo que llaman una glicación. Glicación es que se unió una proteína con azúcar. Esas dos se supone que no anden juntas, pero cuando se pega el azúcar ahoga la proteína, en efecto la mata.

Eso hace que entonces la pared del intestino, que está bajo presión porque los alimentos pasan por ahí, y cuando usted tiene problemas de estreñimiento por ejemplo, que está haciendo presión, usted necesita que esta pared sea flexible. Para que sea flexible hay unas proteínas adentro del intestino que se llaman colágeno, que muchos lo han oído porque las mujeres lo usan para colágeno en la piel y hay otros que venden por ahí colágeno líquido y que para rebajar y todo ese tipo, no es otra cosa que una proteína. El colágeno se supone que es una proteína flexible, como es flexible cuando hay presión bajando por el intestino debido a los alimentos se supone que se expanda, porque es flexible. ¿Pero qué pasa? Eso es flexible hasta que el azúcar se le pega, cuando el azúcar se le pega la pared se vuelve sólida porque pasa la glicación. Cuando eso se vuelve sólido y hay presión intestinal entonces la presión empieza a romper y causa esas bolitas de carne que salen hacia fuera que se llaman los divertículos.

Entonces vamos a ver la secuencia: Exceso de carbohidratos, una mala dieta, ninguna hidratación, estilo de vida desastroso, mucha glucosa. Mucha glucosa, va a haber ahora mucha glicación. Mucha glicación, mucho colágeno dañado. Mucho colágeno dañado, se daña la pared del intestino. Se daña la pared del intestino, se hacen los divertículos. Se hacen los divertículos, se llenan de esos fecales, hay infección. Hay infección, ahora el cuerpo va a producir más cortisol, inclusive le engorda. Así que todo esto está ligado y todo esto está relacionado.

La forma de resolver esto es uno: hace una dieta apropiada, si tiene mucho peso hace la 3×1, si tiene poco peso hace la 2×1, pero como quiera tiene que tomar mucha agua, bajar los ácidos del cuerpo y regresarle a su vida la cordura. La cordura que usted opera sanamente, por ejemplo a la información que está en el libro “El Poder del Metabolismo” está diseñada para que usted le devuelve a su cuerpo la salud. No estamos hablando ahora de que si usted quiere bajar de peso o no bajar de peso, es la salud. La salud no se puede comprar. Así que básicamente usted empieza a poner un poco de orden, baja la inflamación, al bajar la glucosa aumenta el sistema inmune, al subir el sistema inmune se pueden combatir las infecciones, el mismo cuerpo, y toda la infección baja. ¿Y sabes qué? La verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo