Cocinando El Caldo De Huesos

Hoy quiero darles la forma de cómo se cocina el caldo milagroso de huesos, para que sepa usted cómo hacerlo en su casa, para que le devuelva la salud a usted, a su ser querido o cualquier persona que usted quiera ayudar. Este caldo realmente es milagroso, los americanos le llaman bone broth, que quiere decir caldo o consomé de huesos.

La realidad es que como tiene tantos nutrientes como lo decía en el episodio anterior, tantos nutrientes como el colágeno que es una proteína muy pura y tiene muchas vitaminas y tiene muchos minerales, pues eso sana el intestino y al sanar el intestino, sana también el sistema inmune, que es el sistema de defensa del cuerpo y entonces se pueden combatir los virus, las bacterias, los parásitos, los hongos y todo ese tipo de cosas.

Ahora, ¿Cómo se hace el caldo?, bueno la forma de hacerlo es que se puede usar un instrumento como este, esto es una olla que llaman Slow cooker, quiere decir que cocina en fuego lento y esto tiene uno de los ajustes que se hace, se le pone en fuego lento. Cuando se pone en fuego lento, casi ni hierve; o sea es hervir tan suave que usted casi ni lo nota, pero se pone y la forma que se hace es que usted llena la mitad del recipiente, lo llena de huesos, usted puede utilizar tanto huesos de res como huesos de pollo.

Si usted prepara un pollo en su casa para su familia, puede guardar los huesos, los guarda en el refrigerador, los guarda en el congelador y lo guarda hasta el momento que usted lo pueda hacer, el hecho de que usted lo haya cocinado, no significa que los huesos no le van a dar todos los nutrientes que usted quiereese cocinado lento, lo que le va extraer todo ese colágeno, vitaminas, minerales a los huesos, tanto que sean de pollo como que sean de res. Puede usted inclusive combinarlos, si quiere parte de pollo, parte de res, hay personas que inclusive les gusta hacerlo con huesos de pescado y lo puede hacer también así. Cualquier tipo de hueso, como todos los animales incluyendo el ser humano crean su sangre dentro del tuétano de los huesos, pues ahí es que están todos los nutrientes principales que las personas necesitan para recuperar la salud. 

Así que básicamente usted va a buscar, por ejemplo, en esta slow coker, por el tamaño que tiene, en mi casa mi esposa y mi mamá que también lo usa, pues le echan aproximadamente como unas 3 libras de hueso. 3 libras de hueso son como 1.20 kilogramos de huesos, pero la forma mejor de medirla es y puede ser una olla común de su casa, usted no tiene que tener un aparato de estos para poderlo hacer; cualquier olla que tenga una buena tapa, que no evapore demasiado, que no tenga demasiado escape por el lado, para que no se le evapore toda el agua.

Cualquier olla que usted pueda poner en fuego lento le sirve, para efecto sea lo que sea que usted tenga, usted va a llenar la mitad; o sea esto de aquí es así de hondo y usted puede llenar la mitad; la mitad de la olla llena de huesos, los huesos deben picarse pequeños, trate, trate si son de res sobretodo, trate que sea picados pequeños, porque eso permite que usted extraiga todo el colágeno, todos los minerales y todas la vitaminas que eso contiene.

El hueso de pollo es bastante más blandito que el hueso de res, no tiene usted que picarlo. Básicamente cuando usted lo empieza a calentar y lo deja calentando a fuego lento, usted va a ver que ese hueso se ablanda, inclusive empieza a soltar sus minerales, sus vitaminas automáticamente. Si usted llena el recipiente, lo que vaya a utilizar, ya sea un aparto como este o una olla común. Si usted lo llena hasta la mitad, arriba de eso es que usted va a echar todos los otros ingredientes que usted le echa para darle sabor.

Esto tiene que hervirse mínimo 24 horas; así que usted lo pone a fuego lento, fuego lento que casi no hierve; o sea que puede hervir, usted ve unas burbujitas así de vez en cuando 24 horas. Vamos a decir que si usted lo puso hoy a las 8 de la noche, mañana a las 8 de la noche estaría, si se pasa a 30 o 36 horas mejor, porque mientras más tiempo este más absorbe y más rico usted lo va a encontrar. Cuando a usted le quede un caldo muy precioso, muy maravilloso, muy milagroso usted va encontrar que esto es como una gelatina.

Es como una gelatina, no es líquido, o sea que esta gelatinoso y esta gelatinoso porque eso es el colágeno. Cuándo usted el caldo realmente le queda bien, bien espeso, bien gelatinoso, pero esa gelatina la va a ver usted cuando usted lo enfrié. Una vez que usted termina de cocinarlo, usted lo que hace básicamente es que lo cuela, le voy a dar unos otros ingredientes que se echan para sabor y usted lo cuela y cuela todo eso y se queda nada más con el caldo. El caldo lo guarda, lo tapa y lo mete a la nevera y eso se le va a poner bien gelatinoso. Mientras más gelatinoso se le ponga, más rico está el caldo en términos de colágeno y de minerales y demás, pero sobre todo el colágeno que es muy beneficioso, muy curativo, muy terapéutico.

Cuando usted va a cocinarlo, pues básicamente ya usted sabe si usted tiene una olla, si usted tiene una olla que es así y tiene una buena tapa, porque la va a necesitar, una buena tapa, pues usted va a llenar hasta la mitad de huesos, usted coge los huesos que sea. Trate, porque fíjese, la calidad del caldo va a ser tan bueno como la calidad del animal de los huesos que usted consiga. No vaya a buscar de esos pollos o reses que venden en cualquier sitio, que a lo mejor pueden venir con antibióticos y cosas de esas, le conviene una res que usted sepa, que es más de comer pasto, que se cría sin antibióticos y ese tipo de cosas, más orgánica; pollo de esos que crecen en las fincas, comen maíz, pero también comen su insectos y cositas de esas. Mientras más natural sea el animal, mejor va a ser, porque el caldo va ser tan bueno como la calidad del animal de donde venía, de los huesos del animal.

Así que básicamente usted hecha los huesos, si son huesos de res le conviene picarlos para que exponga el tuétano, si son de pollo no tiene que picar. Pero básicamente usted echa la mitad de huesos y aquí va echar, para darle sabor, puede echar cebolla, por ejemplo usted toma una cebolla la divide en cuatro pedazos, la echa completa ahí, la echa en 4 pedazos, le echa ajo, le echa hojas de laurel. Fuera de eso usted tiene que tener cuidado, porque si le puede echar sal, pero tiene que ser muy poquita sal, porque estos minerales que traen dentro del tuétano tienden a ser saladitos; así que si le echa sal le va echar muy poquita sal.

Básicamente fuera de esto usted puede echar otros vegetales para darle sabor como pimiento, ají, ajice, cualquier cosa de estas, pero los básicos son así con cebolla, ajo, laurel y un poquitito de sal. Básicamente esto usted lo deja hervir por mínimo 24 horas, cuando termina las 24 horas y puede ser hasta 30 o 36 horas, pues ya usted tiene su caldo. Cuando ya termina usted lo deja enfriar totalmente, lo cuela y eso lo guarda en unos recipientes y los mete en la nevera, los mete en el refrigerador y básicamente, si esta hecho en bueno calidad, se le va poner bien espeso, ese colágeno, esa gelatina

Si una persona cualquiera que tenga problemas de salud, que necesite más energía, que este pasando por momentos difíciles de salud, después de una operación, que está débil, que la diabetes la tiene descontrolada, cualquier cosa de esas, tan pronto usted empiece a darle ese tipo de caldito, que no es para una comida completa, es para suplementar la comida. 4 oncitas, más o menos 125 ml al día de ese caldo, hace una diferencia del cielo a la tierra. Y básicamente esto se los comento pues, porque el caldo milagroso es bueno, pero más bueno es que ustedes ayuden a sus seres queridos y sabe ¿por qué?, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo