Comer salado no es un pecado


Quiero compartir contigo información que te permita a ti y a tus seres queridos saber; cuál es el uso correcto de la sal y cuál es la verdadera necesidad de sal, de sodio del cuerpo. Nos han vendido a nosotros por 50 – 60 años, nos han estado vendiendo a todos el mismo mensaje, el mismo mensaje más o menos: “No comas sal, que la sal hace daño”, “no coma la sal, que te sube la presión”, “no comas sal…”, pero la verdad es que nos han estado dando una media verdad, una media verdad. Las medias verdades, pues son verdades completas solamente cuando se les suma la otra mitad, que entonces que se convierten en verdad. No es verdad que comer sal sea dañino, no necesariamente. 

Voy a explicar esto para que lo puedas entender bien y puedas realmente proteger tu salud con lo que tu salud necesita. La sal es esencial a la vida; hay que saber en honor a la verdad que el cuerpo humano, el cuerpo humano depende de varios minerales. La sangre es salada, los líquidos dentro del cuerpo son saladitos, tienen sodio. Porque cuando tú miras una célula una célula, si nos acercaran una célula verías que dentro de la célula, la célula está llena de potasio, el símbolo K es el símbolo del potasio, fuera de la célula lo que hay es principalmente sodio.

Entonces, en episodios anteriores te he explicado que para mantener un balance entre el sodio y el potasio, cada célula tiene un mecanismo, un pequeño órgano celular que se llama la bomba de sodio-potasio. La bomba de sodio-potasio es una parte que está en la pared de la célula, que lo que hace es que si entra sal, sodio dentro de la célula, la saca y si hay potasio afuera, lo mete. Quiere eso decir que lo que hace la bomba de sodio-potasio cuando está funcionando bien es que mete el potasio para adentro y saca la sal para afuera, mete el potasio para adentro y saca la sal para afuera, y de esa forma mantiene el balance, el balance interno.

Las células tienen que estar en balance, porque para una célula poder crear energía, necesita tanto del sodio como del potasio, estos dos son contrarios. El potasio bota líquido, cuando tú tomas potasio vas a orinar, el sodio retiene líquidos. Cuando tú tomas sodio vas a retener líquido y te va subir la presión. El potasio baja la presión, el sodio la sube pero, los dos son esenciales, quiere eso decir que en ningún momento puedes decir que la sal es mala, no puedes decir que la sal es mala, porque estarías diciendo que crear energía y tener salud es malo, o sea no se puede crear energía en el cuerpo si no tiene suficiente sal, y tampoco se puede crear suficiente energía si no tiene suficiente potasio, y que lo que mantiene el balance entre la sal y el potasio es el magnesio. El magnesio activa la bomba de sodio-potasio y hace que se balanceen los dos.

Entonces, por ahí tú vas al médico y el médico te dice: “No comas sal”, que tienes la presión alta. El médico debería decirte no abuses la sal, pero toma por favor magnesio y potasio, porque cuando tú usas magnesio, cualquier tipo de magnesio menos el óxido, que no sirve para nada el óxido de magnesio, eso no sirve para nada. Por ejemplo yo uso citrato de magnesio que lo usamos en los NaturalSlim, pero tú puedes usar cloruro de magnesio, lo que tú consigas de magnesio. Los mejores son realmente citrato y cloruro. Para mí, mi experiencia y lo que he visto en los estudios clínicos, ninguno se absorbe tan bien como el citrato de magnesio, por eso nosotros usamos en los NaturalSlim citrato.

Tú usas magnesio y el magnesio activa la bomba y hace que entonces si hay sal dentro de las células la saque y entonces dejas de tener las manos hinchadas, los pies hinchados y demás, y te baja la presión. Y por supuesto hay que suplementar con potasio, el potasio lo que hace es que entonces empuja la sal para afuera. Si tú tomas jugos de vegetales, los jugos de vegetales, cada jugo de vegetal de 240 mililitros, 8 onzas, pues tiene una cantidad increíblemente alta de potasio y magnesio, por eso es que tomar jugos de vegetales te empieza a bajar la presión. Ahora, es importante que sepas que la sal y el potasio viven complementándose el uno al otro, pero los 2 son igual de importantes.

Ahora, ¿Cómo tú pudieras saber si tu cuerpo está bajito de sal?, porque déjame decirte que tener la sal bajita, muy baja es un problema de salud severo. Por ahí nos están hablando siempre de la presión alta, pero tener la sal muy bajita es un problema de salud. Te lo quiero explicar para que lo entiendas, no hay nada malo ni con la sal, ni con el potasio, ni con el magnesio; lo que está malo es no tener balance de ellos. Si tienes alta presión vas a tener que usar más magnesio y más potasio para que entonces el cuerpo pueda regular el exceso de sal y todo se regule, no es cuestión de dejar de comer sal nada más, tienes que darle magnesio y potasio.

Voy un momentito a explicarte la necesidad imperiosa que tiene el cuerpo humano para la salud del sodio, de la sal. Debes saber por ejemplo, en los animales, en el ganado, en las vacas, en los caballos, en cualquier animal, si no hay suficiente sodio, si no hay sal, el animal no se puede ni reproducir. Cuando tú vas a una finca, cuando vas a un área de granja, vas a ver, por ejemplo aquí tienes una vaca lamiendo un bloque de sal. Tú no vas a encontrar ninguna granja que tenga ganado que no tenga bloques de sal, porque cuando el animal lame, le pasa la lengua al bloque de sal, adquiere el sodio y ese sodio es el que le permite a ese animal tener la energía de la célula, es lo que le permite tener un balance. Sin sodio no hay vida, igual que sin potasio y magnesio tampoco hay vida.

Lo mismo, te lo voy a enseñar aquí ahora, un caballo, los caballos pues tienen unos bloques, también les ponen unos bloques de sodio, de sal, para que el animal lama y pueda tener su sal, porque de otra forma se va a enfermar. Tú ves unos bloques de sodio, estos son bloques que los tienen todos los granjeros, toda la gente que cría animales, tienen esos bloques, son bloques de sal sólida y los cuelgan y los ponen en los sitios donde los animales pastan, en los sitios donde los animales frecuentan, porque así el animal de forma natural va y lo lame y entonces resuelve su necesidad de sodio.

Cuando está el cuerpo bajito de sodio en un humano, se llama hiponatremia, natremia, “natre” quiere decir sodio en griego, así que hiponatremia quiere decir bajo de sodio. Cuando está muy bajito de sodio el cuerpo va empezar a tener anorexia, que es ese deseo de no comer, le pasa mucho a los envejecientes; va tener letargo, un letargo así que no puede con su vida; va tener apatía, la persona que nada le importa, nada le sirve; va empezar a tener náuseas, muchas de las náuseas es por falta de sodio; va tener desorientación, va tener depresión y va tener problemas reproductivos. Muchos de los problemas reproductivos son por falta de sodio, entre los animales por ejemplo, los animales no se pueden reproducir si no tienen sodio.

Entonces, ¿Cómo tú sabes si tu cuerpo necesita sal o no?, fácil, haces la prueba de sabor de sal, de los sentidos de sal. Si tú hechas un poco de sal en la lengua, aquí y te sabe bien fuerte, pues debes saber que al saberte bien fuerte, lo que significa es que tú estás bajito de ella. O sea, si te sabe bien salado, lo que te está diciendo es que necesitas sal. ¿Por qué eso es así?, porque el cuerpo en su sabiduría, el sistema nervioso, cuando el cuerpo está bajito de ese mineral tan esencial como lo es el sodio, lo que el cuerpo hace es que aumenta la potencia de percepción de los sentidos del sabor, del sentido gustativo; o sea, que básicamente si tú sientes algo bien salado es que el cuerpo está bajito de sal, necesita.

Ahora, pasa lo contrario, cuando tú pruebas algo y al echar un poco de sal y casi ni te sabe ¿Qué está diciendo eso?, que está lleno. Cuando está lleno el sistema nervioso hace lo contrario, lo que hace es que apaga la sensación, es parte del diseño divino de básicamente de prender los sentidos de aquello que más hace falta y apagar los sentidos de aquello que no hace falta.

Así que básicamente si tu cuerpo siempre te está pidiendo sal, puedes prácticamente calcular que tu cuerpo está bajito de sal, pero asegúrate siempre de tener magnesio y potasio, eso es lo que es importante. Porque el juego entre la sal y el potasio, es un juego de balance. No te vayas con la idea de que comer sal es un pecado, hace daño, sube la presión, ¡No, no! Si tienes la presión alta y tu cuerpo está reteniendo sal, es solamente porque le falta el magnesio y potasio. Tú le das el magnesio y potasio y automáticamente se balancea. Y todo esto te lo comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo