Competencia injusta

Es una competencia injustas cuando un hombre compite con una mujer para bajar de peso; es injusticia total.  Vamos a hablar de la diferencia a la hora de bajar de peso entre el hombre y la mujer. En todos los años que llevo trabajando en temas del metabolismo una cosa he aprendido, que a la mujer se le hace mucho, pero mucho más difícil bajar de peso que al hombre. Vamos a ver un momento cuáles son las diferencias que hacen que eso sea así.

Cuando uno quiere resolver un problema uno necesita conocer los elementos del problema, si usted conoce los componentes de un problema usted puede descomponer el problema en sus partes ínfimas y puede resolver el problema. Siempre la mejor forma de resolver cualquier problema es lograr entender más sobre él, de esa forma uno encuentra la solución.

Entonces, ¿por qué las mujeres bajan mucho, pero mucho más lento de peso que los hombres? vamos a ver un poquito como es el diseño del cuerpo.  El cuerpo de una mujer en realidad se ve está diseñado para la procreación y tiene mucha, pero mucha más tendencia que el cuerpo de un hombre a acumular grasa. La grasa que acumula el cuerpo de una mujer es porque en el diseño divino se hizo así, de forma que se garantizara la raza; y como la grasa es un tipo de alimento, almacenado para el futuro, la mujer gordita tiene más facilidades o más oportunidades de sobrevivir a través del tiempo, que una mujer que es delgada. Entonces, una de las formas que tiene la naturaleza de asegurarse de que va a haber comida, energía de vida para el bebe, para la madre, es hacer que el cuerpo de la mujer tenga más grasa que el del hombre.

El cuerpo del hombre, por el contrario, tiene mucha más musculatura porque se supone que el hombre es quien hace fuerza, es el que trabaja. Y la estructura del hombre tiene como un 40% más de musculatura que el cuerpo de una mujer. Fíjese que el porcentaje normal de grasa en el cuerpo de una mujer llega como a un 30% y eso es normal. Sin embrago en un hombre no debe sobrepasar del 20% de su estructura, la forma en que está compuesto el cuerpo de un hombre tiene que ser más musculatura y el cuerpo de una mujer tiene que tener más grasa. La grasa asegura de que va a haber energía, porque en la época que se acaba la comida, pues el cuerpo lo que utiliza es la grasa. Dicen que si se acaba la comida en el planeta, la única buena noticia de estar gordo es que los que están gorditos van a durar más. Es un chiste cruel, pero la realidad es que la grasa es una forma de energía. Por ejemplo, el oso polar se pone bien gordo, se llena de grasa para poder hibernar por tres o cuatro meses. Y en esos tres o cuatro meses que no consume nada puede consumir la grasa que está almacenada en su cuerpo.

El cuerpo de la mujer siempre necesita mucha más ayuda para bajar de peso porque la mujer también tiene un problema de tipo hormonal que nosotros los hombres no tenemos. La mujer tiene su problema menstrual, cuando la mujer tiene su menstruación los ovarios producen una cierta cantidad más excesiva de estrógeno. El estrógeno, que es hormona femenina es una hormona que engorda. Hace unos años estuvo saliendo en la primea plana de la prensa de que estaban poniendo estrógeno en Estados Unidos a las gallinas. Los americanos son muy buenos buscando formas de engordar los animales y habían encontrado que si les ponían estrógeno en los alimentos a los pollos y a los cerdos parecían engordar. Y como esos animalitos dejan dinero según cuanto pesen, mientras más pesados estén, más gorditos, más dinero dejan.

Entonces eso se llegó a prohibir pero es la realidad que por mucho tiempo estuvieron poniéndonos estrógeno en el pollo, en el cerdo y demás. Inclusive en Estados Unidos  jovencitas, mujercitas jóvenes,”teenagers”, muchachas de doce, quince años, tenían un desarrollo de senos excesivo, sencillamente porque estaban consumiendo pollo que contenía una cierta cantidad de estrógeno. Y como el estrógeno hace crecer las glándulas mamarias, pues entonces estaba creando cierta deformidad en sus cuerpos. Eso hizo que ahora esté prohibido.

El cuerpo de la mujer cuando llega la menstruación, pues produce más estrógeno, entonces acumula más grasa. El cuerpo del hombre, por el contrario, produce muy poco estrógeno  y si produce la hormona masculina que se llama testosterona. La hormona masculina testosterona es una hormona que nos da la voz ronca, la barba, los genitales masculinos, la que nos da las características musculares del hombre, es la hormona masculina que es el contrario del estrógeno que es la hormona femenina. La hormona masculina quema grasa, ósea que la hormona que produce el cuerpo del hombre en más cantidad, quema grasa; mientras que la hormona que produce el cuerpo de la mujer en más cantidad, que es el estrógeno, la hormona femenina acumula grasa

Entonces son dos tendencias completamente distintas. Por eso la mujer sufre mucho en los años menstruales y luego cuando se acerca a la menopausia o entra a la menopausia, que ya deja de menstruar o está a punto de dejar de menstruar la cosa se le pone peor. Según una mujer se acerca al momento donde va a hacer el cambio de vida, que ya va a dejar de menstruar, que ya no va a tener menstruación, que ya no puede quedar fecundada, ahora sí que empieza a engordar. Porque entonces el cuerpo continua haciendo estrógeno, pero deja de producir la hormona que se llama progesterona. La progesterona es una hormona que también produce el cuerpo de la mujer que se produce en los folículos donde se hacen los huevitos que luego se llaman ovulación. Esa hormona balancea el estrógeno. Al quedarse el estrógeno solo entonces empieza a engordar de verdad. Por eso que muchas mujeres que se acercan a su menopausia notan que se le pone la cadera ancha, el abdomen crece, los glúteos, y entonces a la mujer se le hace imposible adelgazar.

Hay muchas técnicas para mejorar el metabolismo que usted va a aprender en Metabolismo TV que ayudan a las mujeres a contrarrestar ese problema hormonal que hace que sea desventajoso para una mujer tratar de competir con un hombre para adelgazar. Pero lo importante es que hay esperanza. Que las mujeres pueden adelgazar. He visto damas bajar desde la talla 22, que es una talla bien grande, hasta la talla 6. Y sin que quedara ningún pellejo, ni marcas en la piel, ni nada de ese tipo de cosas, así que, sí se puede. Usted puede bajar de peso, pero hay que trabajar con el metabolismo. Y la clave es tener el conocimiento de cómo activar ese metabolismo para que ese metabolismo queme esa grasa para que entonces se pueda contrarrestar el cambio hormonal en la mujer y la mujer puede adelgazar de forma saludable y permanente. Y eso es verdad. Y eso es la verdad, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo