Cuando tu médico te contradice


Quiero hablar contigo hoy sobre ¿Qué hacer?, ¿Cómo actuar?, cuando tu médico te contradice, si tú empiezas a buscar el conocimiento, digamos, empiezas a estudiar El Poder del Metabolismo, tienes diabetes o prediabetes y vienes a estudiar Diabetes sin Problemas, empiezas a ver los episodios de MetabolismoTV, te metes a la Universidad de Metabolismo cuando estemos ya ofreciendo cursos sobre cómo recobrar la salud, reducir los medicamentos, recobrar tu energía, ganar tu figura, recobrar tu sueño y demás. Si tu médico te contradice debes de tener una postura ante ello.

Antes de empezar, quiero explicarte una definición; la definición de escéptico, una definición maravillosa que encontré. “Un escéptico es alguien que se rehúsa a aceptar hechos demostrables simplemente porque no se acomodan a la teoría prevaleciente de lo que él o ella supuestamente sabe o estudió”, una persona que es escéptica, es alguien que aunque tú le enseñes hechos que se pueden demostrar, se rehúsa a aceptarlo, porque eso que está viendo ahí o que no quiere ver ahí no se acomoda a lo que él supuestamente sabe, eso es un escéptico.

Entonces, cuando tú te encuentras con un escéptico y tu médico te sale escéptico y no puede ver la lógica de lo que estás haciendo y no puede ver que los exámenes de laboratorio están mejorando, que bajaron los triglicéridos, que bajo el colesterol, que estás adelgazando, que estás durmiendo bien, que se te acabó la depresión, que se te dejó de caer el pelo, ya no se te está cayendo el pelo. ¡Oye, debes saber cuál es la regla para ser feliz! Cuando vayas a trabajar con un practicante así, con un médico así, un nutricionista así, un nutriólogo así, un médico alternativo así. Si te encuentras con uno de esos te comparto lo que yo opero, lo que yo uso como la regla de ser feliz. La regla de ser feliz es para mí:

“Nunca necesites aprobación para ser tú mismo y saber lo que tú sabes” ¡Nunca necesites aprobación!

Si yo Frank Suárez hubiera pedido aprobación a los médicos para hacer lo que yo hago, pues nunca me lo hubieran dado, de hecho yo me metí en esto, porque después de ir a 200 mil médicos y estar toda mi vida a dieta, gordo, enfermo y medicado; ¡Me canse de no tener buenos resultados! Por lo tanto me fui a estudiar por mi cuenta para averiguar ¿Cuál era la verdad? Entonces no me impresionan los títulos, no me impresionan los doctorados, me impresionan ¡Los resultados!

Entonces, si tu médico o practicante te critica por tú buscar el conocimiento, ¡Preocúpate! Preocúpate, porque lo único que a él le debería preocupar, si él se preocupa porque tú estás buscando conocimiento, tiene que ser porque él sabe o ella sabe que no te está dando los resultados que tú mereces tener. Si el médico o practicante tuyo o nutriólogo te estuviera dando buenos resultados, no se preocuparía, porque el que está dando buenos resultados, no se preocupa por nada, porque nadie le puede quitar a nadie; si no te está dando buenos resultados se puede preocupar si tú estás aprendiendo.

Entonces, considera que en un momento puede que tengas que tomar la decisión, si te encuentras con uno de esos médicos o practicantes que siempre, siempre, siempre está en lo correcto, alguien que siempre está en lo correcto, ¡Sal huyendo!, ¡Sal corriendo!, porque nadie puede estar siempre en lo correcto, yo no puedo estar en lo correcto todo el tiempo, tú tampoco, nadie puede estar en lo correcto.

Cuando te encuentras con alguien que tiene que estar en lo correcto en todo, que se quedó atascado en el tiempo y que no puede aceptar tus buenos resultados, que no puede aceptar que tú te estés educando para mejorar tu estilo de vida, tu nutrición, tu salud, tu nivel de energía, tu calidad de sueño. ¡Oye!, es hora de que pienses en cambiar de médico o cambiar de nutriólogo. De todas maneras, ¡Vive con la regla de ser feliz! Nunca necesites aprobación para ser tú mismo o tú misma y saber lo que tú sabes. Y esto amigos y amigas te lo recomiendo, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo