Cuello Oscuro Parte 2

Voy a aprovechar que ya estaba hablando del exceso de insulina para entonces hablarles de la barriga que tiene que ver con la resistencia de insulina y con el hígado graso; la acantosis es una situación donde la piel se pone oscura, bien ennegrecida y bien cueruda y se pone bien oscura y les pasa mucho a las personas bien gorditas o a los diabéticos, porque están comiendo demasiados carbohidratos, al comer demasiados carbohidratos genera demasiada glucosa y el cuerpo se ve obligado a hacer mucha insulina. Como la insulina es una hormona anabólica que crea células, sigue obligando a las células a crecer, a crecer, a crecer y se crea esa piel muerta que sale en las sienes o sale en el cuello que es lo que llaman acantosis.

Ahora esa misma situación de exceso de insulina que es una hormona anabólica crea otra situación y lo que crea es una situación de una barriga o un abdomen protuberante. Cuando usted tiene una persona que tiene un abdomen bien grande, ese abdomen protuberante no es otra cosa que lo que llaman resistencia a la insulina, o sea mientras más grande sea el abdomen, más resistencia a la insulina. Le enseño por aquí un abdomen así bien protuberante, ve esta persona tiene un abdomen bien grande; ese abdomen bien grande es producido porque el cuerpo está resistiendo a la insulina. Mientras más barriga tiene una persona, mientras más abdomen tiene mas resistencia tiene su cuerpo a la insulina, cuando una persona consume carbohidratos, principalmente los carbohidratos; pan, harina, arroz, papa, dulce, eso se convierte en glucosa. La glucosa es el combustible principal del cuerpo pero hay un órgano que se llama el páncreas que es el que produce la insulina y la insulina que la produce el páncreas, produce insulina junto con la insulina y la glucosa se le alimenta ahora a las células. Así que una célula va a esperar la señal de la insulina para poder dejar entrar a la glucosa, mientras más glucosa haya más insulina, más glucosa, más insulina.

Ahora, en el lado derecho del cuerpo está el hígado y el hígado es el que procesa más de 500 acciones distintas del cuerpo se hacen ahí, mucha de la glucosa se procesa ahí. El hígado cuando hay exceso de insulina, la insulina empieza a mandarle mensajes al hígado de que acepte de que acepte más glucosa para almacenarla. Cuando el hígado ya no la puede aceptar más, el hígado se empieza a poner graso. El hígado de una persona barrigona de una persona con abdomen grande es un hígado graso, es un hígado que creció y está tan lleno de grasa que inclusive ya su trabajo de filtrado, su trabajo químico interno ya no lo está haciendo muy bien.

Básicamente el 85% de los diabéticos, esa es la estadística del National Health Institute el Instituto Nacional de Salud en Estados Unidos. El 85% de los diabéticos tienen obesidad, tienen sobrepeso y es porque todos ellos tienen hígado graso. Ahora todas las personas que está sobrepeso van a tener hígado graso también porque como el hígado es el que procesa principalmente toda la glucosa pues al haber exceso de insulina el hígado se llena de grasa porque la glucosa combinada con la insulina es la que produce la grasa, toda vez que tiene una persona que tiene el abdomen protuberante ya usted sabe que el hígado está graso y ya usted sabe que ese hígado no está aceptando bien la insulina y es porque hay exceso de insulina llegando al hígado.

Imagínese está el hígado y viene insulina, viene insulina, viene insulina, viene insulina, viene insulina, viene insulina viene insulina, viene insulina. La forma en que funciona el hígado es que el hígado tiene una superficie igual que todas las células y en esa superficie tiene como unas pequeñas antenitas, unas pequeñas antenitas que son los receptores de insulina. Ahora, pasa el fenómeno que cuando hay demasiada insulina la forma en que el cuerpo se adapta a todo este exceso de insulina es que hace lo que llaman desregulación, o sea que la insulina ya no le va a hacer efecto porque el cuerpo lo que hace es que empieza a tumbar, a destruir algunos de sus receptores a lo mejor si tenia 4 se queda con uno porque tiene exceso y la forma de protegerse del cuerpo del exceso es sacando receptores o sea que ahora tiene menos antenitas para recibir la señal de la insulina.

Así que un diabético por ejemplo muchas veces termina inyectándose insulina, porque tiene tanta insulina corriendo que ahora el cuerpo no se la acepta. Muchas gente piensa, sobre todo los diabéticos piensan que tienen falta de insulina, no. El diabético siempre tiene exceso de insulina, lo que pasa es que tiene tanta que ahora se han desregulado las células y ahora el hígado no se la acepta. Es como si usted insiste, insiste, insiste, insiste a una persona y llega un momento en que no le hace ni caso, lo ignora, o sea que ya el hígado ya está ignorando la insulina por el exceso de insulina que hay.

Así que básicamente barriga grande, abdomen grande ¡peligro! Hay un hígado graso. Uno de los índices principales de si una persona está mejorando la salud es como baja el índice de su cintura. De hecho uno de los índices más exactos de problemas del corazón es la barriga, o sea cuanto es la cintura. Si usted logra reducir la cintura que se hace con la ayuda digamos del metabolismo automáticamente usted está reduciendo la incidencia de un ataque al corazón pues y esto se los comparto pues porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo