Dietas Extremas

¡Los extremos son malos! Y hablando de extremos Pongamos ejemplos: ¿qué vamos a desayunar hoy? Pues hoy vamos a desayunar vegetales. Esto es tremendo, pues  tiene minerales, tiene vitaminas, esto es verdadera salud. Por eso decido  desayunar vegetales. ¿Qué vamos a almorzar hoy? Vegetales. Bueno, seguimos con la salud, hay que tener buena salud. ¿Y qué tenemos de cena hoy? Los voy a sorprender. Hoy tenemos más vegetales. Eso es un extremo. Cuando una persona dice “Yo voy a hacer vegetales, nada más, voy a comer nada más que vegetales, se está yendo en un extremo.

Luego existe el otro extremo, de que le gusta la carne y dice “No, necesito proteína porque la proteína sube el metabolismo y demás”, entonces ¿qué voy a desayunar hoy? Pues hoy tenemos suculenta carne para desayuno, y al almuerzo más carne, y a la cena, más carne. Son extremos y los extremos causan problemas. Sobre todo cuando usted no tome en consideración que se ha descubierto que todos nosotros no somos iguales. Ya se descubrió, y es un descubrimiento que hice hace como año y medio, y está ayudando a muchísima gente el saber que todos no somos iguales y que el tipo de alimentación para cada uno no puede ser igual. O sea que ni dieta Atkins, que es de puro comer grasa y carne, ni una dieta que sea puros vegetales. Ninguna de las dos va a ser completa para el cuerpo porque son extremos y los extremos no funcionan.

Estos extremos no funcionan, porque cada uno de nosotros tiene un cuerpo distinto; todos somos distintos. Estoy seguro que cada uno de ustedes conoce a alguien que es vegetariano, o sea que come nada más que vegetales y debe conocer gente que son carnívoros, que lo más que comen es carne; estos son digamos dos extremos. Ya se descubrió y está en el libro El Poder del Metabolismo, hay un capítulo que se llama “Todos no somos iguales” y le enseña cómo usted detectar qué tipo de cuerpo es que usted tiene para saber qué tipo de metabolismo es que usted tiene y saber qué tipo de alimentos tiene usted que darle a su cuerpo. De la misma forma que hay carros que caminan con gasolina, pues hay carros también que caminan con diésel. Son distintos tipos de combustibles y el alimento tiene que ver con el tipo de cuerpo, de la misma forma que el combustible tiene que ver con el tipo de carro o el tipo de motor.

Entonces tenemos  un sistema nervioso central que está dividido en dos partes: tiene una parte que es el sistema nervioso pasivo, que es la parte que tiene que ver con digerir, descansar, reparar, y tiene otra parte que es sistema nervioso excitado, que tiene que ver con correr o pelear y con acción. Cuando usted está almorzando, por ejemplo, y está digiriendo y le dan una mala noticia automáticamente se le para la digestión. ¿Por qué se para la digestión? Se para la digestión porque mientras usted está almorzando y está digiriendo lo que está funcionando es el sistema nervioso pasivo que controla la digestión, pero cuando a usted le dan la mala noticia y se altera lo que va a funcionar es el sistema contrario, que es el excitado, el sistema nervioso excitado; este sistema tiene que ver con acción, con movimiento. mientras que el pasivo tiene que ver con descanso, digestión, reparación; o sea que el sistema nervioso pasivo es como un freno y el sistema nervioso excitado es un acelerador. El cuerpo de nosotros tiene estos dos sistemas y los dos se complementan. Uno controla el otro.

La persona que tiene un cuerpo predominantemente de sistema nervioso excitado tiende a ser una persona que tiene un cuerpo ácido y la persona que tiende a ser un cuerpo pasivo tiende a ser alcalino. Alcalino es lo contrario de ácido. Hay otras diferencias, por ejemplo la persona que tiene un sistema nervioso pasivo tiene un sistema digestivo, una digestión fuerte. Lo que quiero decir con esto es que esta persona puede comer hasta piedra. Puede comer cualquier alimento a cualquier hora y todo le cae bien. La persona que tiene un sistema nervioso excitado tiene una digestión débil, es que son personas que si comen tarde por la noche les cae mal, hay algunos tipos de comida que les causa acidez, que les cae mal, inclusive si comen tarde por la noche no pueden dormir bien y la grasa les cae mal.

Por ejemplo, el que tiene un sistema nervioso pasivo puede comer grasa y se siente bien y el que tiene un sistema nervioso excitado la grasa le hace daño, es poca grasa o ninguna grasa. Así que el sistema pasivo tolera grasa y el sistema excitado no tolera la grasa. Hay diferencias que hemos descubierto, las personas que tienen un sistema nervioso pasivo son cuerpos mucho más carnívoros, son cuerpos que necesitan mucha carne; puede ser pollo, pavo, pescado, carne de res, carne de cerdo, ese es el tipo de alimento que necesitan, que es como un alimento más denso, más pesado, para ese tipo de cuerpo. La persona que tiene un sistema nervioso excitado puede usar carne, pero tiene que ser una carne muy liviana, tiene que ser pollo, pavo, pescado, que es una proteína muy limpia y generalmente la tienen que hacer a la brasa, que sea con muy poca grasa, porque estas personas son más vegetarianos. Es un cuerpo que necesita mucha ensalada, mucha cosa verde, mucho tomate, lechuga, cebolla, o sea ensalada, cosas verdes.

Entonces estos dos cuerpos son distintos. Por ahí hablan, donde quiera, de la dieta balanceada. Déjeme decirle que no existe una dieta balanceada. Porque como todos no somos iguales lo que sea balanceado para uno no va a ser balanceado para otro. Si usted observa, y va a ver en el libro El Poder del Metabolismo, en ese capítulo Todos no somos iguales, usted puede aprender a detectar de qué lado se inclina su cuerpo. Si está más hacia el lado pasivo o más hacia el lado excitado. Un dato curioso que tengo para compartir con ustedes, es que generalmente las parejas están casi siempre compuestas de un pasivo y un excitado. Por ejemplo, yo soy pasivo, soy bien carnívoro, mi esposa es excitada y es bien vegetariana. Yo puedo comer carne de cerdo, puedo comer carne roja, grasa toda la que quiera, y puedo adelgazar. Mi esposa si toca la grasa, de mirarla nada más, engorda, y necesita muchos vegetales y ensalada y cuando come tiene que ser pescado, pollo, pavo, a la brasa, cosas, proteínas limpias, proteínas bajas en grasa. Son dos cuerpos distintos. Desde que sabemos eso ella puede adelgazar, yo puedo mantener mi peso y tenemos salud. Y esto lo comparto con ustedes porque los extremos son malos y la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo