El Engaño De La Fructosa

Bueno he estado mirando todo este fin de semana, estuve leyendo estudios clínicos, estudios científicos sobre la fructosa y la verdad es que estoy horrorizado después de ver los efectos dañino, monstruosamente terribles para el cuerpo por el uso de la fructosa, sobre todo la fructosa purificada, industrializada que es el jarabe de maíz de alta fructosa he quedado en shock, totalmente en shock y quiero advertirles a ustedes a sus seres queridos, sobre todo a esos niños que les están dando juguitos de fruta, que los vienen en bolsita y cositas que se lo echan a la lonchera todo a base de fructosa.

¡Mire!, la fructosa es extremadamente dañina, sobre todo la fructosa purificada, fructosa industrializada que es lo que llaman el jarabe de maíz de alta fructosa. Si usted se come una manzana no tiene problema, porque la manzana contiene fructosa, pero eso está todavía vivo, contiene enzimas digestivas, tiene minerales, tiene todos los cofactores que el cuerpo necesita para poder usar esa fructosa y no está en gran concentración, no está purificada, ni está concentrada; pero cuando usted se lo consume dentro de una Coca Cola o dentro de un alimento que ha sido endulzado con fructosa, usted esta jugando con su vida.

Fíjense! Una cosa que me da así pavor es esto, aquí tienen un producto que por lo menos aquí en Puerto Rico y Estados Unidos, se vende mucho esta marca, que es una marca para diabéticos que se llama Fifty, básicamente ellos anuncian en la primera plana del producto que está muy orgullosamente “fructose sweetened” que quiere decir endulzado con glucosa, de hecho cuando usted mira los ingredientes, ve que están usando fructosa cristalizada, cristalina. Esto lo vende como una gran cosa, porque básicamente se ha descubierto que la fructosa sube mucho menos la glucosa de la sangre de lo que lo haría la glucosa regular, por lo tanto ellos lo ven eso como una cosa maravillosa para el diabético, la realidad es que esto es mortal para el diabético.

¡Imagínese!, entre los estudios que estuve leyendo este fin de semana, les voy a leer aquí algunos por ejemplo hay 32 estudios, 32 estudios clínicos de los últimos 3 años que demuestran que nada sube más la resistencia a la insulina que es el problema de un diabético, que la fructosa; 22 estudios que demuestran que es la causa principal del hígado graso, el consumo de fructosa, sobre todo la fructosa purificada, 3 estudios que demuestran que nada causa más obesidad que la fructosa, la hipertensión que es la alta presión arterial, 10 estudios que lo demuestran, niveles elevados de ácido úrico que produce la gota y que da tanto dolor al dedo gordo del pie y a otras partes son 9 estudios; triglicéridos hay estudios que demuestran que no hay nada que sube más los triglicéridos que son las grasa en la sangre que la fructosa y por ahí puedo seguir no.

Ahora fíjese, esto es todo un engaño el tema este de la fructosa. Yo quiero explicarles que es lo que realmente está pasando dentro del cuerpo cuando usted consume jarabe de maíz de alta fructosa. En inglés le llaman high fructose corn syrup, que es jarabe de maíz de alta fructosa, ¡y olvídate! y si a usted se le ocurre en vez de usar este, usar el agave, ese es peor y lo siento por los que lo están usando, porque este contiene más fructosa concentrada que el mismo jarabe de maíz de alta fructosa, el Jarabe de maíz es hasta 55% fructosa,  pero el Agave es hasta 90%, así que el agave despreocúpese de eso porque es todavía más mortal.

El jarabe de maíz de alta fructosa como tal el problema que tiene es que todo se metaboliza en el hígado, no sube mucho la glucosa en la sangre para un diabético, pero le hace el peor daño que se le puede hacer a un diabético, porque cuando el jarabe de maíz de alta fructosa entra al hígado, en el hígado se metaboliza de jarabe de maíz de alta fructosa se convierte en acetato. El acetato es el componente principal que utiliza el cuerpo para producir la grasa. La razón principal por la cual los diabéticos en su gran mayoría están panzudos, barrigones es porque el hígado esta graso; o sea usted no puede tener una barriga, usted no puede tener una panza si antes no tiene usted el hígado graso, es imposible, de hecho usted no necesita ir a un médico para que el médico le diga tienes hígado graso, usted solamente tiene que mirarse en el espejo y si usted tiene una panza ahí, o una barriga, usted sabe que tiene hígado graso, porque es imposible tener una panza o una barriga si usted no tiene el hígado graso.

El hígado cuando se tapa, se llena de grasa, se tupe y ya deja de filtrar correctamente, lo que ya hace que todos los tóxicos entonces estén circulando por el cuerpo, porque la función principal del hígado es desintoxicar, nada pone el hígado más graso que el jarabe de maíz de alta fructosa, por ejemplo, un ganso le engordan el hígado para luego hacer pate, es como un unto que se usa para las galletitas y demás, para los entremeses metiéndole maíz, porque la fructosa del maíz es una fructosa muy pura que hace que el animal engorde. Fíjese que los cerdos, las gallinas, todo eso se engorda con maíz, porque la fructosa hace que el hígado se pone graso y cuando el hígados se pone graso, ya el cuerpo no puede controlar la glucosa, porque la glucosa de la sangre se controla desde el hígado y básicamente la persona empieza a engordar, así que nada le va a engordar más a usted que el jarabe de maíz de alta fructosa, ¡nada!

Ahora este jarabe de maíz de alta fructosa que se convierte en acetato, tiene una similitud muy grande con el alcohol, es como si usted consumiera alcohol, si usted se dedicara a darse al trago, a beber alcohol y comer constantemente jarabe de maíz de alta fructosa, sería la misma cosa, porque el alcohol es una fuente de acetato, de hecho si usted coge fructosa, el jugo de las frutas y le hecha un poco de levadura, eso se fermenta y usted hace tequila, usted hace ron, usted hace vino, usted hace lo que sea; o sea que todo el alcohol se produce de la fructosa; o sea que tanto el alcohol como la grasa, ambos vienen de lo mismo, vienen de la fructosa, o sea que la misma química del asunto le está diciendo a usted de que nada es más dañino para el cuerpo que el jarabe de maíz de alta fructosa.

La pena más grande es que estén tomando de bobos a los diabéticos y les estén vendiendo la idea; los otros días fui a los centros naturalistas y encontré que están vendiendo la fructosa cristalizada, como la cosa más sana porque es una azúcar natural; ¡miren!, natural es la cocaína y no quiere decir que ahora todos nos vamos a poner a usar cocaína, natural es la marihuana, no quiere decir que ahora todos nos vamos a poner a fumar marihuana; o sea el hecho de que algo sea natural no quiere decir que es bueno. Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo