El problema es el hígado, no la tiroides


Quiero revelarte algo que acabo de descubrir y es que la realidad de muchas de las personas que tienen problemas de la tiroides y es una gran cantidad de personas, especialmente las mujeres, ¡No tienen un problema en la tiroides, el problema está en el hígado! Obviamente si tratan la tiroides y no tratan donde está el problema, no lo van a resolver.

Resulta que hay una realidad, y la realidad es que una gran parte de la población, se estima que más del 50% de toda la población adulta padece de la tiroides; unos padecen de forma obvia porque lo refleja los exámenes de laboratorio y otros tienen lo que se llama hipotiroidismo subclínico que se explica en mi libro El Poder del Metabolismo, donde estoy explicando que muchas de las condiciones de hipotiroidismo no se detectan en las pruebas de laboratorio, inclusive invitando a las personas a que tomen la temperatura de su cuerpo para que sepan si realmente tienen problemas con la tiroides o no, porque las pruebas de laboratorio puede que no lo reflejan, pero la temperatura no falla en reflejarlo.

Entonces, según el doctor Broda Banks, que fue uno de mis maestros, pues él explica que como hay tantas personas que tienen problemas de hipotiroidismo subclínico, o sea que no se detecta en las pruebas de laboratorio, pues por lo menos el 50% de la población tiene un problema de tiroides. Ahora hay que saber que hay 8 mujeres por cada hombre que padecen de la tiroides, eso no es del hombre. O sea que el problema de la tiroides es mucho más de la mujer que del hombre porque hay 8 mujeres con problemas de tiroides por cada hombre que tiene problemas de tiroides.

Ahora, lo que he descubierto, explorando en la literatura, muchas veces es que la persona piensa que está en la tiroides, ¿Por qué?, porque se le está cayendo el pelo cuando se peina, se siente cansada, no puede adelgazar, empezó a engordar, duerme mal, porque todos esos son reflejos de hipotiroidismo, manos frías, pies fríos, estreñimiento, infecciones, pérdida de interés en la pareja sexual, todo ese tipo de cosas. Todo eso refleja una condición de hipotiroidismo y de hecho muchos le hacen la prueba y no sale, porque tienen hipotiroidismo subclínico, que se puede detectar con la temperatura, otros se hacen la prueba y si lo refleja y entonces el médico empieza a tratarlo con medicamentos, pero hay muchos casos donde el problema no está en la tiroides, el problema está en el hígado.

Resulta que el hígado, que es el órgano más grande después de la piel que se llama el hígado, es el órgano donde ya se descubrió que más del 80% de la conversión de la hormona de la tiroides ocurre en el hígado. O sea que la tiroides produce una hormona que se llama T4, y se llama T4 porque tiene 4 átomos de yodo, esa hormona no es activa, es una hormona de almacenamiento, esa hormona hay que convertirla a hormona T3. La hormona T3 es la hormona activa, esa es la que aumenta los niveles de oxígeno en la célula, aumenta la combustión, cuando aumenta la combustión porque el oxígeno causa combustión, ahora aumenta el ATP que es la energía y ahora la persona ya no tiene problemas de hipotiroidismo, porque ahora siente energía, puede adelgazar, duerme bien y todo ese tipo de cosas, pero esta conversión de T4 a T3 ocurre debido a una enzima, una enzima que se llama diodinasa, donde se descubrió que está ocurriendo es que más del 80% ocurre en el hígado.

Hay muchas personas que tienen el hígado fallando, cuando digo fallando es que tienen ya hígado graso; cuando hay hígado graso, la conversión va fallar porque el hígado está lleno de grasa y no lo deja funcionar, esas personas que tienen hígado graso, muchos de ellos no saben que tienen hígado graso, hay una forma bien fácil, usted no necesita ir a un médico para que le diga que tiene el hígado graso. Si la barriga, si la panza, si el abdomen está para fuera, ya usted tiene un hígado graso, porque es imposible tener una barriga, un abdomen, una panza para afuera si antes no está el hígado graso. La secuencia es, primero el hígado se llena de grasa, cuando ya está lleno de grasa empieza a sacar la panza para afuera. O sea, que básicamente usted solamente se pone de frente a un espejo, se mira y si la pancita está para afuera, sepa que ya su hígado se está poniendo graso.

La buena noticia es que cuando usted aplica la dieta 3×1, empieza a hidratar el cuerpo, usted automáticamente va empezar a bajar esa panza y va empezar a ya no tener un hígado graso y se restablece la función de la tiroides. ¿Por qué yo se esto?, porque hay una literatura científica que lo explica, pero dentro de los centros NaturalSlim que tengo en 8 países, pues manejamos miles de personas todas las semanas y tengo miles de personas que llegaron con problemas de hipotiroidismo, que después de empezar a adelgazar ya no tenían problemas de hipotiroidismo, al punto que el médico se vio obligado ya a reducir y en algunos caos pudieron eliminar totalmente el medicamento de la tiroides.

Yo me preguntaba, ¿Por qué está pasando esto?, ¿Qué tiene que ver adelgazar con que ya no necesite medicamento para la tiroides?  y me di cuenta al encontrar esta información que cuando una persona está adelgazando, una de las partes que más grasa pierde es el hígado. Cuando el hígado pierde la grasa restablece la función de convertir T4 a T3 y automáticamente aumenta el oxígeno, aumenta la combustión, aumenta el ATP y ahora esa persona ya no tiene hipotiroidismo o casi necesita casi nada de medicamento para ella.

  • Una recomendación lógica primera es ¡Adelgace!, haga la dieta 3×1, reduzca los niveles de glucosa, los niveles de insulina, porque la insulina y la glucosa son las que hacen que el hígado se ponga graso, se ponga tan lleno de grasa que entonces no pueda hacer la conversión.
  • Y lo otro es que usted pueda hacer una limpieza del hígado. La limpieza del hígado le va a ayudar a usted poder hacer que ese hígado funcione bien. La limpieza del hígado es gratis, usted va a www.naturalslim.com, busca el área que dice descubrimientos, dentro de descubrimientos pone temas relacionados y va a encontrar la limpieza del hígado, y esa limpieza del hígado usted la puede descargar, la imprime, es de la doctora Hulda Clark, le explica cómo hacer una limpieza del hígado. Cuando usted hace una limpieza del hígado van a salir cientos y cientos de piedras, piedras que si no las saca, pues van a terminar quitándole la vesícula. Y cuando usted limpia el hígado que salen cientos de piedras, el hígado se restablece, y cuando se restablece de seguro su función de la tiroides va a mejorar, y eso es gratis como es gratis y esta información también, pues le beneficia y le beneficia porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo