Esos Flacos Condenados Que No Engordan

Ya llevo más de 15 años trabajando con el tema de metabolismo, pues he visto de todo y he llegado a llamarles a esas personas delgadas que comen de todo, que no engordan con nada, que son muy distintos a nosotros los que tenemos un metabolismo lento, que parece que engordamos hasta de mirar la comida, que somos la mayoría por cierto. Pero esos flacos así como Jorge que comen de todo, que comen pizza, Coca-Cola, chocolate, dulce, a todas horas, y no engordan, yo he llegado a llamarles de cariño los flacos condenados. Tienen un metabolismo privilegiado, pero quiero explicar un poquitito de qué es lo que pasa dentro del cuerpo de uno de esos flacos condenados y vamos a ver por qué son así, Jorge es uno de esos. Yo lo odio porque Jorge a veces que estamos por ahí filmando anuncios de televisión y cosas de esas y él llega con su caja de pizza.

Por cierto Jorge es consultor certificado en metabolismo, quiero que lo sepan, más respeto. Él tiene todas las certificaciones nuestras, o sea que él sabe lo que está bien y lo que está mal. Lo que pasa es que como él es un flaco condenado pues casi siempre se porta bien y de vez en cuando se puede portar muy muy mal. Cuando se porta muy mal se porta mal profesionalmente. Sí, un montón de pizza, Coca-Cola, todas las cosas dañinas las junta, todas de cantazo, sí, porque si lo va a hacer es de los que creen que si se va a hacer pues se hace profesionalmente.

La razón por la cual hay algunas personas que simple y sencillamente coman lo que coman y no engorda, algunos pensarían que es que tienen un sistema nervioso extremadamente excitado, pero no tiene totalmente que ver con eso. Esa persona que tiene un cuerpo bien delgado, básicamente lo que pasa es que tiene un metabolismo que está acelerado. Ahora, metabolismo acelerado y sistema nervioso excitado no son la misma cosa, ustedes me han oído hablar muchas veces del sistema nervioso pasivo y el sistema nervioso excitado, es un tema que toco con bastante fuerza acá en el libro El Poder del Metabolismo pues porque sabemos que todos no somos iguales y todos los alimentos no son buenos para todos.

Quiere decir por ejemplo que yo puedo comer mucha carne roja, mucha grasa saturada, sal, y adelgazo. Mi esposa Elizabeth, que tiene un sistema nervioso excitado, si come carne roja se enferma, si come grasa la repite y si come sal retiene líquido, o sea que son dos cuerpos distintos, hay personas que tienen un sistema nervioso pasivo dominante y otros tienen el sistema nervioso excitado dominante. Si quiere tener más información sobre eso véase el episodio número 199 de Metabolismo TV donde le explica muy bien cómo usted saber si tiene un sistema nervioso pasivo o excitado.

Estamos hablando aquí de esos flacos condenados, que tienen un metabolismo acelerado, lo que pasa es que los cuerpos todos son distintos y nadie es igual a nadie; a veces usted puede ver en una familia dos hijos, uno es gordito y el otro tiene un cuerpo bien delgado, vienen del mismo padre, de la misma madre, de los mismos abuelos, sin embargo los genes, los que determinan el factor hereditario a cada uno, no son idénticos, no son iguales. La persona que tiene un metabolismo bien acelerado, que son esos flacos condenados como digo yo, que comen de todo y no engordan con nada, básicamente lo que pasa dentro de su cuerpo es que es un cuerpo que tiene varias condiciones.

Una primera es que el páncreas, que es un órgano importantísimo porque es el órgano que produce la insulina; sin insulina no hay vida, el páncreas suyo es como del tamaño de su puño y está en la parte superior del abdomen y ahí se produce insulina y se produce otra hormona que se llama glucagón que es la hormona que sube la glucosa. Hay una hormona que baja la glucosa, que es la insulina y hay una hormona contraria que sube la glucosa, que es el glucagón. Pero el páncreas que es pequeñito, es como así como un puño, de hecho un poquitito más pequeño, produce también enzimas digestivas, enzimas para digerir las grasas, los carbohidratos, las proteínas, así que es un órgano pequeñito, pero bien productivo.

De hecho es el órgano que menos se ha estudiado en el cuerpo, se sabe mucho del hígado, mucho de los riñones, mucho de todo, pero se sabe bastante poco del páncreas, con todo y en el estado adelantado de la ciencia, no es mucho lo que se sabe del páncreas, digamos que hay como unas áreas de misterio todavía en cuanto al páncreas. Quizá si no hubiera tantas áreas de misterio no hubiera tantos problemas de diabéticos y cosas de esas, pero el punto aquí es este, que el páncreas de una persona que tiene un metabolismo así acelerado tiene una condición y es que es un páncreas que produce poca insulina. El páncreas de una persona gordita produce mucha insulina. La insulina es la hormona que permite que usted engorde. Nadie puede engordar, echar grasa, construir grasa en su cuerpo si no tiene insulina. Es imposible porque es la forma en que funciona el cuerpo.

La persona que tiene un sistema nervioso X y tiene un metabolismo acelerado y no engorda con nada, una de las condiciones que tiene es que su páncreas produce poca insulina. Eso se ha podido comprobar porque se pueden hacer pruebas para usted medir no solamente la glucosa en la sangre, usted puede también medir cuánta insulina hay en la sangre y se ha encontrado que esas personas bien delgadas tienen menos insulina corriendo en su sangre que las personas que están obesas.

Así que básicamente es una situación donde ese cuerpo reacciona produciendo poca insulina, la otra condición que pasa con el sistema nervioso, con la persona que tiene un metabolismo acelerado, que es delgada, bien delgada, los flacos condenados como yo les llamo, es que es un cuerpo. El cuerpo humano tiene dos funciones principales: Tiene una función que se llama catabolismo, que quiere decir destrucción, y tiene otra función que se llama anabolismo, que quiere decir construcción. De hecho no se puede construir nada si antes no se destruye. Por ejemplo yo para casarme con mi esposa Elizabeth, que es una construcción, una creación, tuve que destruir mi solterio, ella también. Usted para construir una casa tendría que destruir el solar, porque ya no tiene un solar baldío, ahora tiene una casa, o sea que no puede existir una creación si antes no hay una destrucción.

Dentro del cuerpo todo el tiempo el cuerpo está destruyendo y creando, destruyendo y creando, destruyendo y construyendo y las células inclusive de la piel se van cayendo y la piel se nos va cayendo y va saliendo piel nueva debajo y eso está ocurriendo todo el tiempo aunque usted no piense en ello, así que todo el tiempo el cuerpo está tirando células muertas y sacando nuevas, o sea que eso es parte del proceso de destrucción y de construcción del cuerpo. Ahora, lo que pasa con el cuerpo de una persona que tiene un metabolismo acelerado, uno de esos flacos condenados como yo les digo, es que tienen más catabolismo que anabolismo, más destrucción que construcción.

Por ejemplo yo tengo cantidad de flacos que me escriben, que saben que yo trabajo con el metabolismo, “Ay bendito, don Frank, ¿usted no me podría decir qué yo puedo hacer porque estoy demasiado flaco y no puedo echar cuerpo?” Una cosa que sabemos es que cuando este cuerpo está que destruye más que lo que construye, pues la persona se le ven las costillas, no puede echar músculos y es un cuerpo esquelético. Mientas tanto el que tiene un problema de obesidad tiene todo lo contrario. Tiene demasiado anabolismo que es creación, creación de grasa, creación de todo y eso se acumula y se convierte en la obesidad y el que tiene un sistema nervioso acelerado, pasivo, lo que sea, pero que tiene un metabolismo acelerado, porque las dos cosas no son lo mismo, pues tiene mucho catabolismo, mucha destrucción.

Como hay mucha destrucción todo lo que come lo quema, todo lo que come lo quema, lo cataboliza, lo rompe, lo destruye, no acumula. Entonces estas condiciones hacen que esos flacos condenados, como yo les digo de cariño, pues no tienen nunca problemas de obesidad, pero ojo avizor porque lo que se ha visto por ejemplo que estas personas, el problema que tiene la persona que está bien delgada es que el cuerpo no avisa y como tienen muchas veces pocos niveles de insulina, pero tienen muchas veces niveles de glucosa muy altos porque comen muchos carbohidratos, le daña los riñones.

Muchas de las personas que se les dañan los riñones no son obesos y no son obesos y se les dañan los riñones porque como tienen los niveles de glucosa bien altos y casi no tienen insulina para bajar esa glucosa, ni se dan cuenta porque el cuerpo no puede construir grasa sin insulina. Por lo tanto se le dañan los riñones, pierden la vista, se mueren de ataques al corazón, padecen de alta presión. Muchos de esos flacos padecen de alta presión, de problemas de los riñones, pierden la vista y demás. Así que tampoco es cuestión de que los flacos condenados estén libres de problemas. Aquí como quiera que sea hay que ponerle control a los carbohidratos, usar un estilo de vida razonable y proteger el cuerpo. Y esto se los comento pues porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo