Grasa furiosa o grasa feliz


Hoy quiero hablarles de la composición del cuerpo, específicamente de la composición de la grasa del cuerpo. Hay distintas formas de grasa en el cuerpo y es importante para uno entender el metabolismo, saber ¿Cómo está compuesta cada una?

Hay 2 tipos de grasa en el cuerpo, la grasa como tal, el cuerpo como todos ustedes saben, pues se maneja y crea su energía a través del metabolismo, pero cuando una persona tiene un metabolismo lento, pues el metabolismo lento es una condición donde la persona va encontrar que tiene demasiada facilidad para engordar, mientras hay personas bien delgadas que comen lo que les dé la gana y no engordan así como Jorge, que está ahí detrás de la cámara, esos flacos condenados que comen como locos y no engordan, todo el mundo conoce uno de ellos. Hay muchos de nosotros que padecemos de lo que llaman metabolismo lento, cuando uno tiene metabolismo lento hay poca producción de energía y el cuerpo tiene mucha tendencia a acumular grasas. 

Ahora, esa grasa está dividida en dos tipos de grasa. Hay parte de las células de grasa, que es la minoría, que le llaman grasa parda o también le dicen grasa marrón. La grasa parda o marrón, que es un color más oscuro, que no es así blanca, blanca como la otra, es una grasa que es la grasa para mantener el calor del cuerpo, la energía del calor natural que tiene el cuerpo. Por ejemplo un bebé recién nacido cuando usted lo toma en los brazos va a notar que es bien calientito. Primero porque tiene un metabolismo bien potente, el bebé que acaba de nacer y también porque el bebé tiene mucha más proporción de grasa parda, de esa grasa que mantiene el calor del cuerpo. Esa grasa, podríamos decirle que esa grasa es una grasa muy necesaria porque es la que mantiene esa temperatura que es la que mantiene hasta la tiroides funcionando bien.

Ahora, la otra grasa que es la que muchas personas tienen demás cuando engordan, esa le llaman la grasa blanca y le llaman blanca porque es blanca; esta grasa blanca puede decirse que tiene dos formas: Tiene una grasa blanca, que podríamos decirle la grasa blanca feliz, esa grasa blanca feliz es una grasa que produce una sustancia que se llama leptina. La leptina es un mensajero químico que produce la grasa que le indica al cuerpo y le da señales al cuerpo de que no hay hambre. Parte de la grasa blanca está todo el tiempo produciendo leptina, mientras más grasa haya, mas leptina va a producir y la leptina es una hormona mensajera, un transmisor mensajero que le va decir al cuerpo, aquí no hay hambre, no pidas comida que no hay hambre; o sea que el cuerpo tiene una forma de notificarse él mismo y a otras partes del cuerpo de que hay suficiente grasa y que no necesita más, por lo tanto aquí no hay hambre.

Ahora, la grasa blanca también tiene otras sustancias que se llaman adipocinas y estas adipocinas son sustancias mensajeras que son grasa furiosa, esa grasa furiosa da mensajes agresivos y esas sustancias que se llaman adipocinas que tienen que ver con la inflamación del cuerpo, se llaman así como angiotensina. La angiotensina es una sustancia que produce la grasa blanca que aumenta la presión, aumenta la presión vascular, la presión interna y ayuda a subir la presión.

Las adipocinas también, algunas de ellas son lo que llaman estradiol, estradiol es un tipo de estrógeno que de hecho hace que los hombres se pongan así como femeninos, que a los hombres les salga como senos y demás. Cuando el hombre se pone muy obeso le empiezan a salir como senos porque esa grasa produce una adipocina que se convierten en estradiol que es estrógenos y ahora ese cuerpo del hombre se le pone más femenino en vez de masculino y hay otras adipocinas como la resistina que lo que hace es que hace más resistencia a la sangre, por lo tanto sube la presión y otra de las adipocinas que tiene mucho que ver con el cáncer, que es lo que llaman TNF, que viene del inglés Tumor Necrosis Factor, que quiere decir Factor de Necrosis Tumoral, que esto tiene mucho que ver con el cáncer.

Mientras más grasa tenga el cuerpo, de la blanca, de la furiosa, de la que no es feliz, esta grasa más tendencia va a tener para producir cáncer, por eso es que se sabe que las personas que tiene obesidad, las personas con obesidad padecen 4 veces más de cáncer que las personas que no tienen obesidad y eso hace lógica porque van a tener más proporción de esas grasas furiosas, de esas grasas con mensajes negativos, que le están dando al resto del cuerpo inflamación.

Algo que se puede observar es que cuando una persona empieza a adelgazar y eso lo he visto en miles de personas porque tengo los centros NaturalSlim en 8 países, automáticamente su riesgo de cáncer empieza a caer y lo otro que pasa es que toda la inflamación del cuerpo, dolores musculares, dolores artríticos, problemas de la tiroides, toda la inflamación del cuerpo se empieza a desaparecer.

Claro, cuando uno adelgaza uno está eliminado grasa, pero la grasa que uno está eliminando nunca es la parda nunca es la marrón, esta no se va. La que se está eliminando es la blanca y como la mayoría de la grasa blanca es de la grasa furiosa que son estas de adipocinas, automáticamente en la persona todos sus achaques, todos sus síntomas se van desapareciendo y esa persona termina siendo una persona mucho más saludable. Así que dependiendo de lo que usted quiera, si usted quiere tener mucha grasa feliz, pues usted hace más ejercicio, usted se alimenta mejor, usted hace buena hidratación y va tener más grasa feliz y va tener más mensajes de leptina que le va quitar el hambre.

Ahora, si hace todo lo contrario, pues va crecer nada más que la grasa blanca, la que está furiosa y ahora vamos a tener alta presión, más cáncer, más influencia negativa sobre las hormonas, más problemas de tiroides y más de todo. Así que ¿Quién decide si usted tiene grasa feliz o grasa furiosa? ¡Lo decide usted! Y eso se lo comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo