¿Hace Daño El Arroz?

¡Que rico es el arroz!. Hoy quiero hablarles de un tema que nos consultaron ¿por qué dicen que el arroz es malo? El arroz, pues vamos a aclarar, lo que yo pienso sobre el arroz. El arroz no es malo. De hecho, el arroz es rico, es sabroso. El arroz no tiene absolutamente nada de malo de la misma forma que ningún otro alimento tiene absolutamente nada malo, eso es lo que se explica en el libro “El Poder del Metabolismo” sobre la dieta 2×1 o la dieta 3×1 es precisamente que no hay ningún alimento malo. Ningún alimento está prohibido.

De hecho, la dieta 2×1 o la dieta 3×1 que se explican en el libro “El Poder del Metabolismo”, es que no es una dieta, es un estilo de vida. La gente cuando piensa en dieta piensa en todo lo que no puedo comer, todo lo que me prohíben. Yo no creo en las dietas porque ninguna dieta realmente funciona. Ninguna dieta funciona si uno no arregla el metabolismo. Entonces, el arroz no tiene absolutamente nada malo. El arroz es un alimento sabroso, yo soy comedor de arroz, porque acá en Puerto Rico, donde yo vivo, la comida más típica que existe es arroz con lo que nosotros llamamos habichuelas. La habichuela es lo que en otros países le llaman judías, en otros le llaman frijoles, alubias, tiene distintos nombres, pero hay muchas sociedades donde el arroz y la habichuela, el arroz y la judía, el arroz y los frijoles, es la comida más típica.

Por ejemplo, hay países como decir Nicaragua o Costa Rica, donde allá le llaman gallo pinto y no le quieras tu quitar a un Costarricense o a una persona de Nicaragua, no la quieras quitar su gallo pinto porque te va a mandar a matar. Ósea que la realidad es que uno de los alimentos más típicos de nosotros los hispanos, los latinos, es el arroz. Entonces el arroz como tal no tiene absolutamente nada malo. Lo que pasa es que cuando uno quiere adelgazar y uno quiere mejorar el metabolismo uno tiene por fuerza que reducir los niveles de glucosa en la sangre.

No se puede adelgazar mientras el cuerpo tenga mucha glucosa y mucha insulina. La insulina es una hormona que el cuerpo fabrica en el páncreas. Y es la hormona que recoge la glucosa en la sangre y se la lleva a las células. Sin insulina las células no pueden comer, porque la insulina es lo que permite que la glucosa de los alimentos que consumimos entre a la célula y la alimente.

El arroz es uno de los alimentos que más nos gusta, pero da la casualidad que también es de los alimentos que más glucosa produce. Porque el arroz es un almidón. Si usted busca en el diccionario la palabra “almidón”, va a ver que la palabra “almidón” quiere decir azúcar simple. Quiere eso decir que cuando uno come arroz, uno lo que está comiendo realmente es azúcar. El almidón se fabrica uniendo moléculas, átomos de azucares, azucares simples. Y cuando se unen hacen el arroz.

Por ejemplo, el puertorriqueño, igual que muchas de las personas de Latinoamérica, no pueden considerar un comida sin arroz, el arroz es sabroso. Pero hay países donde el arroz no les gusta blanco, les gusta con color y con distintos tipos de frijoles. Hay países que les gusta con frijoles negros, acá en Puerto Rico nos gusta con los frijoles rosados, con lo que nosotros llamamos la habichuela rosada, pero la realidad es que el arroz como tal no tiene absolutamente nada de malo.

Si yo fuera a comerme un plato, como lo hacemos en la dieta 2×1 o 3×1, pues yo me aseguro de que el arroz nunca sea más de una tercera parte del total de plato o inclusive de una cuarta parte del total de plato. Ósea que me lo puedo comer, pero me lo tengo que comer sabiendo que lo que más me va a ayudar a engordar o a no adelgazar va a ser precisamente el arroz. Así que no hay nada malo con el arroz.

Quiero comentarles algo curioso que descubrí. Hace como un año hicimos un estudio con diabéticos. Tomamos 25 diabéticos, pusimos un anuncio en la prensa, hicimos un estudio para ver cómo se podía controlar diabetes utilizando medios naturales. Fue fascinante el estudio. Nos aplicaron como 300 y pico de diabéticos, escogimos 25, hombres y mujeres de distintas edades, e hicimos el estudio. Durante ese estudio les pedíamos a todos que fueron a estudio por 13 semanas, que anotarán en un papel, o en una libretita, que anotarán, una vez en semana todas las medidas de glucosa que se tomaba.

Usted sabe que los diabéticos tienen que pincharse para sacarse un poco de sangre para medir cuánta glucosa tiene la sangre, porque el juego con la diabetes es controlar la cantidad de glucosa. Nosotros queríamos ver cómo podíamos controlar la cantidad de glucosa, reducir la glucosa para controlar la diabetes. No se puede controlar la diabetes si no se reduce la glucosa. Tampoco se puede bajar de peso si no se reduce la glucosa, porque la obesidad, el sobrepeso y la diabetes son condiciones causadas por un exceso de glucosa.

Por lo tanto a la hora de uno adelgazar o de controlar la diabetes tiene por fuerza que reducir la glucosa. Por lo tanto tiene que reducir los alimentos como el arroz. Y lo que descubrimos fue una cosa interesantísima que quiero compartir con ustedes. Cuando estos 25 diabéticos, se medían la sangre, cuatro veces al día los días martes. Nosotros pedíamos, mira, el día martes, a nadie le gusta pincharse, pero les pedíamos a estos diabéticos, mira, como parte de estudio necesitamos que todos los días martes tú te midas la azúcar al despertar para ver como amaneciste, una hora después de desayunar, una hora después de almorzar, ósea de la cena de mediodía, y una hora después de cenar por la noche, ósea que se medía cuatro veces al día. Y eso se promediaba para saber qué efecto estaba teniendo nuestro experimento, nuestro estudio con ellos. Esto era un estudio supervisado por médico. Y de hecho estoy a punto de sacar al mercado un libro nuevo que se llama “Diabetes sin problemas” donde voy a dar los detalles de este estudio. Pero lo interesante que descubrimos con los 25 diabéticos que estaban en el estudio pues, comían distintas cosas. Y estaban tratando de hacer la dieta 2×1 o la dieta 3×1 que se explica en el libro “El Poder del Metabolismo”. Los resultados que obtuvimos fueron espectaculares, pero hubo algo que descubrimos que fue fascinante.

Lo que descubrimos es que cada alimento, cuando uno ingiere un alimento, ese alimento tiene cierta capacidad de la azúcar, de subir la glucosa. El juego con el diabético era buscar subir la azúcar lo menos posible, porque eso era lo que significaba controlar diabetes. Pero mira lo que descubrimos. Descubrimos que el arroz, eso lo descubrieron los 25 diabéticos y yo me enteré, el arroz subía más la glucosa en la sangre, más rápido que el azúcar. Ósea que si se comía, se tomaba una cuchara de azúcar y se echaba en la boca, pues eso subía la azúcar digamos 20 puntos, 30 puntos de glucosa. Pero si se comía un poco de arroz entonces lo subía 50, 60, 80, 100 puntos de azúcar.

Ósea que estos diabéticos y yo descubrimos que nada sube la glucosa más rápido que el arroz. No me pregunten por qué. Me imagino que debe ser que este tipo de almidón como está pulido, porque el arroz que nosotros comemos es un arroz pulido, ya se le quitó su cascara, ya se le quitó lo que llaman el brans, a la parte que tiene realmente los nutrientes, porque es arroz pulido. No es el arroz en su estado natural. Y está tan pulido que lo que estamos comiendo es estrictamente el almidón. Y ese almidón aparentemente es tan digerible, tan fácil de convertir en glucosa que se le convierte en glucosa inmediatamente a la persona. Entonces estos diabéticos y yo descubrimos que nada, nada sube la glucosa y descontrola la diabetes más rápido y en mayor cantidad que el arroz. Entonces, no hay nada malo con el arroz, se puede comer, pero a la hora de controlar la diabetes o a la hora de adelgazar hay que reducir bastante la cantidad de arroz que uno consume. Así que disfrute su arroz. Disfrútelo con habichuela, como decimos nosotros, con judía, con frijol, como a usted le guste. Pero que sea poquita cantidad y en base a la dieta 2×1 o 3×1 y va a haber resultados. ¿Sabe por qué? Porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo