Insulina Y Glucagón, Dos Hormonas Contrarias

Hace ya casi 20 años que me dedico a ayudar a las personas a bajar de peso, a controlar la diabetes, a mejorar la salud, a bajar la presión, a recobrar la salud; básicamente lo hacemos a través de la restauración del metabolismo, el libro “El Poder Del Metabolismo” pues de lo que habla es de eso, como educar a la persona, al dueño del cuerpo de como restaurar el metabolismo de su cuerpo. Ahí tiene que ver con la hidratación, con los hongos, con el control de la tiroides, con el control del sistema hormonal, con el control del sistema nervioso y ese tipo de cosas y luego con el libro “Diabetes Sin Problemas”, ya estamos manejando el tema básicamente de la diabetes, que es una epidemia que está en un crecimiento global espectacular.

Ahora, si fuéramos a reducir todo lo que nosotros hacemos, los más importante de lo que hacemos en el tema de educación, es enseñar a las personas sobre dos hormonas, hay muchas hormonas en el cuerpo, es como una orquesta de hormonas, pero hay dos hormonas que si usted las logra controlar y las puede utilizar y producir su cuerpo en una forma saludable, en cantidades saludables, usted no va tener problemas. Así que pudiéramos reducir todo lo que sabemos controlar esas dos hormonas, son dos hormonas contrarias. Se las voy a explicar, una de ellas es insulina y la otra se llama glucagón.

Cuando el público va a un NaturalSlim, a uno de los centros de nosotros en Puerto Rico, en Estados Unidos, en México, en Colombia, en Costa Rica, en Panamá, en los distintos países donde operamos, pues todo lo que se le enseña, va dirigido principalmente a controlar dos hormonas. En el cuerpo, debajo de donde estaría el seno izquierdo de una mujer, está un órgano que se llama el páncreas, el páncreas es un órgano de vital importancia, porque es un órgano que produce dos hormonas importantísimas, una de ellas se llama insulina y la otra se llama glucagón, básicamente si uno pudiera controlar la producción, de devolverle la normalidad al cuerpo de su producción de insulina y glucagón, uno tendría la salud controlada, ahí no habría obesidad, ahí no habría descontrol en la diabetes, ahí no habría problemas de alta presión, habría un montón de cosas que se resolvería nada más que ponerle un poco de control a la insulina y al glucagón.

Si vemos el páncreas de forma agrandada, pues el páncreas tiene una forma alargada y el páncreas tiene unas células y esas células son células que producen o insulina y tienen otras células que producen la otra hormona que se llama glucagón. Las hormonas son sustancias poderosas que le dan órdenes al cuerpo. El cuerpo no puede vivir sin insulina, tampoco puede vivir sin glucagón, pero la función de la insulina principal, es que la insulina es la que abre la puerta para que la glucosa que es la azúcar de lo que nosotros comemos, que es prácticamente todo lo que comemos se convierte en glucosa, pueda penetrar a la célula y lo alimente, quiere decir que en el momento que no hay insulina, la célula no puede tener un abasto de alimento y se muere.

Ahora, estas dos hormonas son contrarias, por ejemplo, ¿Qué es la obesidad?, pues la obesidad es producida por un exceso de insulina, ¿Qué es la diabetes, pues la diabetes tiene como condición un exceso de insulina; usted dirá no puede ser que la diabetes tenga un exceso de insulina, porque yo he visto diabéticos que se están inyectando insulina, pero usted debe saber que el diabético que usted ve inyectándose insulina, a menos que sea un diabético tipo 1 que ya se le daño el páncreas, la mayoría de los diabéticos son diabéticos tipo 2, que quiere decir que su cuerpo tiene un exceso de insulina, no es falta de insulina; usted lo ve inyectándose insulina pero es porque al tener exceso de insulina y exceso de producción de insulina, el cuerpo empieza a resistirla y al resistirla, la única solución que tiene es meterle más, por eso muchos de los diabéticos que se están inyectandose son tipo 2 y se están inyectando porque el cuerpo tiene tanta y tanta insulina que ya no le hace ni caso a lo que el páncreas produce y tiene que inyectar más, para forzar al cuerpo a aceptarlo; pero la insulina y el glucagón son dos hormonas contrarias.

La insulina, por ejemplo, hay células en el páncreas que producen, se llaman las células beta, esas células producen insulina y mezcladitas dentro del páncreas hay otras células que son las células alfa, que esas producen glucagón; así que la insulina la producen las células beta y las alfa producen glucagón y estas dos hormonas hacen dos cosas completamente distintas, fíjense, cuando uno quiere normalizar el cuerpo, pues uno tiene que ver el efecto que cada una hace.

Por ejemplo, la insulina se produce principalmente cuando usted consume carbohidratos; pan, harina, arroz, papa, dulces, chocolates; el glucagón se produce principalmente cuando usted está sin suficiente alimento y el cuerpo se ve obligado a producir algo que le suba el azúcar, que le suba la glucosa, porque la insulina aumenta, la insulina aumenta por ejemplo el hambre, cuando usted come un pedacito de pan, se dispara la insulina y le da más hambre y después usted come con más fuerza, con más interés en la comida.

El glucagón que es la hormona contraria, que ambas las produce el páncreas, le quita el hambre, por ejemplo nosotros constantemente vemos en los NaturalSlim, que una persona empieza a adelgazar, está adelgazando y se le quita el hambre, ahora no quiere comer; antes no podía parar de comer y ahora no quiere comer, como su cuerpo está produciendo mucho glucagón, porque ya no consume mucho carbohidrato, pues ahora se le quito el hambre. La insulina es una hormona que básicamente reduce la glucosa, ¿cómo la reduce?, pues la reduce convirtiéndola en grasa, por eso si usted come mucho carbohidrato le sube la glucosa que es el azúcar de la sangre, el páncreas produce insulina y la función de la insulina es sacar esas glucosa de la sangre y convertirla en grasa y de ahí es que viene la obesidad; así que cuando usted está hablando de un cuerpo con obesidad, está hablando de un cuerpo que tiene un exceso de producción de insulina.

Ahora si usted no come suficiente o pasa hambre, el cuerpo para defenderse va a tratar de aumentar la glucosa, o sea lo contrario, cuando la insulina reduce la glucosa, el glucagón aumenta la glucosa; ¿Cuándo pasa eso?, pues cuando usted no ha consumido suficiente pues el cuerpo entonces siente que hay poca glucosa, producen las células del páncreas el glucagón y lo fuerza a las células del cuerpo a que saque de la glucosa que esta almacenada en el hígado, que la saque hacia afuera.

Así que la insulina además que reduce la glucosa, tiene otro efecto más y es que la insulina retiene sal, retiene sodio, por eso es que cuando usted consume mucho carbohidrato, le sube la presión; usted no puede bajar la presión de su cuerpo, si usted tienen exceso de insulina corriendo por el cuerpo, por lo tanto usted come mucho carbohidrato, mucho pan, mucha harina, mucho arroz, mucho dulce automáticamente le va retener el sodio y le va subir la presión, pero el glucagón hace lo contrario, esto reduce la presión.

¿Por qué se reduce la presión?, porque permite que el cuerpo elimine el exceso de sodio, así que básicamente usted ve; la insulina aumenta el hambre, el glucagón le quita el hambre, la insulina reduce la glucosa, el glucagón aumenta la glucosa, la insulina retiene sodio por lo tanto le aumenta la presión, el glucagón le reduce la presión, pero hay inclusive otros efectos más porque la insulina es una de las causantes de cáncer, porque es una hormona anabólica, que crea tumores y el glucagón es una destructora de cáncer, o sea tiene un efecto contrario.

Por lo tanto usted ve que entre las personas obesas hay 4 ½ veces más cáncer que entre las personas que no tiene obesidad, es por eso mismo que tienen exceso de insulina; de todas maneras esto usted lo controla todo con la dieta 3×1, tomando agua y siguiendo las instrucciones de este libro. Y esto se los recomiendo, porque mire, la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo