Leche de vaca o de cabra


Nos han hecho preguntas sobre la conveniencia de la leche de vaca versus la leche de cabra, especialmente para el tema de los niños, para los bebés, para los bebés que no tienen la suerte de tener el seno materno, porque la leche materna es perfecta, pero hay veces que la madre no puede producir la leche y entonces necesitan buscar una alternativa.

La leche de vaca pues todo el mundo la conoce, la de cabra no es necesariamente tan conocida, pero la cabra lleva miles de años con nosotros, es un animal que vive de forma salvaje, la cabra son muy difíciles de mantener encerrada, porque la cabra es un animal muy inteligente y muy hábil para escaparse, por eso el que tiene cabras, pues las tiene sueltecitas por ahí, porque la cabra es tan inteligente, que si aprende una sola cabra de la manada de cabras, aprende por donde está la salida automáticamente todos los otros se van a enterar, es uno de los animales más inteligentes que existe, no es tan fácil como mantener un ato de vacas que son así, dóciles y demás. 

La cabra es bien curiosa y bien inteligente y produce una leche que puede ser saludable, específicamente cuando estamos hablando del tema de los bebés; hay bebés que no toleran bien leche de vaca. Hay ya productos en algunos países, ya tienen productos donde ya viene la leche de cabra preparada para podérsela dar al bebé, hay distintas marcas de eso disponible.

Ahora, el tema que les quiero explicar es ¿Cuál es la diferencia verdadera? Desde el libro El Poder del Metabolismo he estado diciendo que ¡No recomiendo la leche de vaca!, nunca he recomendado la leche de vaca. La evidencia en contra de la leche de vaca es contundente, no es buena para la salud. No es lo mismo el queso, porque el queso ya es la leche procesada y se fermentó, pero la leche como tal, la leche líquida de vaca de la forma como la preparan en nuestro mundo occidental, no es absolutamente nada saludable.

Como nosotros trabajamos con la salud del cuerpo, pues la salud del cuerpo depende pues de lo que uno pone en el cuerpo. Los nutrientes que entran al cuerpo, el metabolismo, básicamente lo que hace es que se define como todo lo que el cuerpo hace para utilizar los nutrientes, la comida, vitaminas, minerales que entran en el cuerpo, el metabolismo lo utiliza para crear energía. Para tener salud hay que tener mucha energía, para tener energía hay que tener un buen metabolismo, para tener un buen metabolismo hay que poner los nutrientes correctos.

La leche de vaca como tal no la recomiendo y así lo explico en el libro El Poder del Metabolismo por varias razones. La razón principal es que la leche de vaca, hay muchas personas que son intolerantes, intolerante quiere decir que el cuerpo no lo tolera y hay personas que tienen alergia a la leche de vaca. ¿Cómo usted sabe si la leche de vaca le está causando alergia?, bueno, cuando una persona toma leche de vaca, a mí me pasa y no le va bien al cuerpo, pues le va empezar a salir mucosidad. Una mucosidad como alergias, problemas en la piel y demás, viene mucho de la leche de vaca.

El problema principal de la leche de vaca, de la forma como nos la venden a nosotros y por eso no la recomiendo, es que la grasa dentro de la leche de vaca es una molécula grande, la grasa, como es grande cuando usted saca de la vaca, saca le leche como tiene una molécula de grasa grande, esa molécula flota; por eso es que si usted pone aquí un contenedor con leche de vaca, arriba al poco tiempo va tener la grasa, la grasa se va arriba, porque como esta molécula es tan grande y como la grasa es liviana, más liviana que el agua, flota.

Como no se ve bien, pues la industria lechera decidió utilizar la homogenización. La homogenización es un proceso bien industrial, drástico, que lo que hace es que esta molécula bien grande de grasa se convierte en una molécula bien chiquitita de grasa; al convertirse en moléculas bien chiquititas, ahora queda la grasa repartida a través de toda y ya no flota acá arriba, entonces usted toma la leche y la ve como una sola pieza, está homogenizada, quiere decir que está toda la grasa repartida.

Lo que se ha descubierto científicamente es que esta, ese proceso de homogenización, de romper esa molécula grande de grasa es lo que precisamente le hace daño a la leche, porque el calor que le ponen y demás daña de forma permanente las proteínas y daña de forma permanente la grasa, por lo tanto usted está tomando una sustancia tóxica, súmele a eso que a la vaca le ponen muchos antibióticos y otras cosas, porque la vaca es muy dócil, se queda ahí paradita la pobre mientras abusan con ella y le dan cualquier cosa para comer.

Así que la leche de vaca no es para nada recomendable, pero hay personas que tienen bebés, madres que tienen bebés, que por alguna razón la madre no puede darle el seno, la leche materna es perfecta, pero cuando hay esa situación, pues se puede considerar la leche de cabra. La leche de cabra tiene un alto contenido de calcio, de fósforo, de magnesio, de potasio, de cobre, de zinc, también tiene vitamina A, B2, C y vitamina D que usted sabe que es hasta anti cáncer.

Básicamente la leche de cabra, la ventaja que tiene es que, mucha de la gente que tiene intolerancia a la leche de vaca, se ha descubierto que no tiene intolerancia a la leche de cabra, así que si usted tuviera un bebé y quisiera alimentarlo con algo nutritivo, pues yo no le diría que al bebé le de leche de almendras, ni leche de coco, porque eso está bien para mezclar un café, pero no para alimentar un bebé. Si quiere algo nutritivo, puede utilizar, la leche de cabra puede probarla. Cuando los bebés tienen intolerancia a la leche de vaca, le empieza a salir cólicos, dolor estomacal y le puede salir hasta sangre en la excreta y problemas en la piel, problemas de irritación.

La leche de cabra es bastante conocida porque no tiene esas reacciones adversa que tiene la leche de vaca en la mayoría de los casos. Ahora, la leche de cabra de forma natural está homogenizada; la molécula de grasa de la vaca es bien grande, pero la molécula de grasa de la cabra, de la leche es pequeñita, eso quiere decir que cuando usted tiene un recipiente con leche de cabra, eso está, la grasa es bien pequeñita y eso es fácil de absorber, bien fácil de digerir y no hay que homogenizarla, así que básicamente no hay que pasarla por ese proceso horrendo de la homogenización que es la que destruye las propiedades buenas que pudiera tener la leche de vaca, las destruye en el proceso de homogenización, pero la leche de cabra no necesita eso, porque está soluble, está fácil de digerir y todos estos nutrientes están biodisponibles.

Así que básicamente si usted tuviera que alimentar a un bebé con una leche que fuera sustituta de la leche de vaca, pues le recomiendo la de cabra. Inclusive va a encontrar, si va a Estados Unidos, que están atacando la leche de cabra, pero ese ataque contra la leche de cabra, que lo está haciendo la Escuela de Nutrición Americana lo hacen porque detrás está el dinero de la industria lechera, que pues les provee mucho dinero de apoyo, de promotores de la industria nutricional. ¡No se lo crea! Si usted mira la ciencia, va a ver que la leche de cabra es saludable para un bebé. Y esto se lo recomiendo, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo