Lo peor para tus niños


Quiero compartir contigo una información de investigación que tiene que ver con la salud de nuestros niños; se refieren con los perros calientes, con los hot dogs que acostumbran hoy en día a darles mucho a los niños.

Aquí tenemos uno, este es un alimento desarrollado por la cultura americana que ha tomado prominencia en el resto del planeta por muchos años por cientos de años cada cultura ha tenido embutidos, los españoles tienen su famoso chorizo que es una maravilla, los alemanes tienen sus embutidos que también son famosos y así muchas culturas pero esto es una aberración esto es un embutido que es una mutación.

Se ha acostumbrado en las fiestas de niños en las meriendas en las escuelas, en las fiestas de cumpleaños, en las actividades de deportes, como es fácil y a los niños les gusta pues darle un perro caliente, la realidad es que muchos de los padres no se han puesto a pensar, los abuelos no se han puesto a pensar que es lo que eso contiene. Voy a explicarle porque usted merece saber esta información para que proteja a sus niños.

Fíjense los embutidos, los perros calientes, hot dogs, todos ellos vamos a empezar por decir que todos ellos están fabricados con desechos de cerdo, res y pollo, la forma que encontró la industria americana de aprovechar todo aquello que no era vendible en la carne, era moliéndolo creando un embutido ahí artificial y ponerle inclusive un colorante para que se vea así rojizo ahí arriba que se vea como saludable pero tienen:

  • Todos están llenos de nitratos y nitritos que están comprobados que son carcinógenos.
  • Todos contienen aminas heterocidicas que son carcinógeno.
  • Todos ellos contienen n-óxido de trimetilamina que son comprobados riesgo al corazón.
  • Todos ellos contienen grasas oxidadas que quiere decir grasas que empezaron a descomponerse.
  • Más colorantes.

Entonces no puede existir una mezcla peor de tóxicos para darle a un niño, como el niño tiene un sistema de defensa, un sistema inmune un cuerpo en desarrollo le hace mucho más daño a un niño que lo que le haría a un adulto la realidad es que el futuro de nosotros es los niños. No importa cuánto sus niños disfruten de los perro calientes o hot dogs, yo espero que su cariño por ellos sea mayor que el interés de esta industria de vender una cosa tan dañina. Y esto se los comento porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo