Lo que no sabías de la miel


Quiero explicarte hoy nuevos descubrimientos que se han hecho como resultado de nuevas investigaciones científicas. ¡Me encanta la ciencia!, me encanta cuando se descubre algo que puede ser utilizado de forma práctica, esto es un descubrimiento que se ha hecho reciente sobre algo que no sabíamos sobre la miel.

En mi libro de Diabetes sin Problemas estuve explicando que para los diabéticos es muy recomendable la miel, porque la miel tiene efectos antibióticos, quita infecciones, se puede usar para inflamaciones, pero ahora se ha sabido que tiene otros efectos que te quiero explicar.

La miel no es cualquier azúcar, es algo que viene de la vida y tiene unos efectos específicos sobre el cuerpo que tú debes enterarte.

Desde nuestros antepasados, nuestras abuelitas, no se la suya pero la mía cualquier cosa lo resolvía con miel y limón; preparaba una mezcla de miel y limón; obviamente en los tiempos en que yo me criaba, todavía la miel era miel sin procesar, era miel que no estaba pasteurizada ni nada de eso, que todavía estaba vivita, pues yo siempre recomiendo la miel que esté en su estado natural, pero ahora hay una investigación que reflejó algo interesantísimo; el cuerpo para poder mantener su integridad necesita un sistema inmune.

El sistema inmune es uno de los 11 sistemas del cuerpo y este sistema tiene que ver con defensa, o sea cuando un patógeno, un patógeno es un organismo dañino, un organismo que causa enfermedades. Cuando un patógeno que puede ser bacteria, virus, parásitos, hongo, cualquiera de esos patógenos, cuando trata de penetrar la fortaleza del cuerpo, lo primero que se activa si el cuerpo está en buen estado es el sistema inmune y eso desarrolla y lanza una gran defensa con distintos elementos como macrófagos, glóbulos blancos y distintos elementos que tiene para defender, como un ejército completo que vive vigilando el cuerpo nuestro 24 horas al día, 7 días a la semana.

Ahora se acaba de descubrir que la miel contiene un probiótico; un probiótico es algo que nosotros relacionamos con la bacteria que vive en el intestino. Por ejemplo, dentro del cuerpo, está el intestino y dentro de ese intestino vive una bacteria, que es una bacteria buena que se llama probiótico. Los probióticos son bacterias buenas que se llaman “pro-bio”, bio quiere decir vida, pro-vida, o sea que son organismo vivos; se sabe que la flora intestinal como tal de cada uno de nosotros pesa entre 3 a 4 libras, eso estamos hablando como de 2 a casi 3 kilos, o sea que casi 3 kilos del peso del cuerpo son probióticos. En efecto hay 10 veces más bacterias, número de bacterias en el intestino que células en el cuerpo, por lo tanto nosotros no estamos solos, estamos acompañados de esa bacteria probiótico que vive dentro de nosotros.

Muchos de los problemas de salud empiezan cuando una persona empieza a consumir antibióticos, porque los antibióticos es verdad, matan a las bacterias malas, patogénicas pero desgraciadamente también mata a las buenas; entonces cuando una persona empieza a usar antibióticos luego empieza a perder parte de su sistema inmune, porque el sistema inmune se sabe que el sistema inmune reside, aproximadamente del 80% del sistema inmune reside dentro del intestino.

Bueno, ahora la buena noticia es que la Universidad de Hiroshima en Japón estuvo haciendo estudios sobre la miel y entonces encontró lo siguiente en la miel: encontraron que la miel tiene su propio probiótico, esto es algo que no se sabía; o sea la miel, parece que es solamente miel, pero tiene dentro un probiótico que se llama lactobacillus kunkeei. Lactobacillus kunkeei es un probiótico que la abeja sacó de las plantas, de las flores, del polen y de allá lo trajo, se procesó y está vivito y coleando dentro de la miel. Pues la Universidad de Hiroshima hizo distintos estudios y descubrió que ese lactobacillus kunkeei que es un probiótico activa el sistema inmune, pero mire que cosa interesante lo que descubrió.

Ellos hicieron estudios y quisieron ver cuán activante del sistema inmune era el lactobacillus kunkeei, y tomaron el lactobacillus kunkeei que es una bacteria viva y la mataron con calor y al matarla completa cuando ya vieron que ninguna se movía, completamente cadáveres muertos, pusieron eso en el cuerpo humano, inyectaron en el cuerpo humano esa bacteria muerta y lo primero que descubrieron fue que cualquier persona que tomaba esos lactobacillus kunkeei muertos, automáticamente se le levantaba la producción de inmunoglobulina A.

La inmunoglobulina A que es un anticuerpo que demuestra que el sistema inmune se despertó, en otras palabras que hasta muertas le está dando una señal al sistema inmune de que se active, porque cuando se activa la inmunoglobulina A, eso quiere decir que el sistema inmune se despertó y está activado porque es una forma de medirlo. La inmunoglobulina A que tiene el símbolo IgA, es un anticuerpo que evita que los patógenos, que son los organismos dañinos, que son agresores invadan la sangre; básicamente mientras más inmunoglobulina A tiene un cuerpo, pues más activo está su sistema inmune. Si un paciente tuviera cáncer, pues uno quisiera que tuviera mucha inmunoglobulina A para que tuviera muchas defensas contra el cáncer.

Así que básicamente este probiótico, lactobacillus kunkeei, que está dentro de la miel, especialmente en aquella miel que todavía está en su estado natural, pero fíjense que aunque mataron la bacteria esa, el probiótico, todavía activaba el sistema. Así que hay algo ahí que molecularmente le está diciendo al cuerpo, ¡Levántate sistema inmune!, por lo tanto ¡Recomiendo la miel! La miel definitivamente que ayuda a combatir las infecciones, ayuda a levantar el sistema inmune, ya vemos que potencia el sistema inmune, los anticuerpos. Así que la próxima vez que quiera ayudar a su nene, vamos a regresar a la abuelita, vamos a darle miel con limón. Yo voy para allá y espero que usted también vaya allá, porque allá está la salud. Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo