Lo que te va doler es no hacerlo


Quiero hablar contigo sobre un tema que considero importantísimo porque tiene que ver con tu salud y la salud de tus seres queridos. Allá afuera, en el mundo exterior, pues hay toda una industria farmacéutica que te está esperando con los brazos abiertos para que te enfermes, para poderte medicar, porque ellos viven de que tú estés enfermo, y muchos de los doctores quisieran ayudarte, pero verdaderamente no saben cómo, porque el doctor ha sido adiestrado para medicar, ¡No para curar!

Entonces quiero hablarte de que ¡Lo que te va doler es no hacerlo! Y me refiero al tema de localizar tus alimentos agresores. Los alimentos agresores es un descubrimiento importantísimo que hice cuando estaba escribiendo mi libro Diabetes sin Problemas. Ya lo convertí en algo más usual y ahora aparece ya en mi libro Metabolismo Ultra Poderoso, porque me di cuenta que aquella persona que no pueda adelgazar, que duerme mal, que tiene enfermedades raras, que le sale artritis extraña, generalmente es que está comiendo alimentos agresores, así que te conviene saberlo.

Hay que tomarse la medida de glucosa; hay muchas personas que a mí me da pena, porque voy a México, voy a Colombia, voy a Costa Rica, a Panamá, a estos países y me encuentro con personas que me dicen: “¡Ay es que eso duele, eso duele!” déjeme decirle que esto no duele. O sea si usted sabe cómo hacer su medida, esto no duele. Yo lo voy hacer para que usted la vea, es una cosa sencillita. Fíjese que la obesidad, ¿Qué es la obesidad?, pues es azúcar alta. Usted no puede tener obesidad sino tiene azúcar alta. ¿Qué es la diabetes? ¡Azúcar alta! Así que por ejemplo, la forma que esto se hace, es una cosa súper sencilla. Usted mete su tirilla, prende su aparatito que generalmente viene acompañando es una lanceta, con eso hace una picadita, pero ¡No duele!, sobre todo si usted lo hace por el lado. Si lo hace en la yema le va a doler porque hay muchos nervios, pero si lo hace por el ladito, usted puede ver que sale la gotita ahí, no duele para nada porque ahí prácticamente no hay nervios, el truco es saber dónde hacerlo;  entonces por ejemplo vamos a ver cómo esta mi sangre, la glucosa, la azúcar, mire. 81, está de bebé, de atleta, 81 miligramos por decilitro.

Esto sirve, si usted está teniendo problemas raros de salud, problemas extraños, de esos que no tienen soluciones, que lo mandan de médico en médico, es hora de que usted sepa cómo buscar sus alimentos agresores.

Quiero compartirle algunos casos, casos verídicos, que he estado experimentando con este tema de los alimentos agresores. Sabemos que el cuerpo es un solo organismo, es integral, todo está conectado a todo y lo que dirige el sistema de todo se llama sistema nervioso central autónomo, que se llama autónomo porque es en automático. Ese sistema nervioso central autónomo que es el que está dividido entre excitado, que los médicos le llaman simpático y pasivo que los médicos llaman parasimpático, pues eso lo controla todo, el ritmo del corazón, ¡Todo!, el sistema inmune, ¡Todo! .

Los problemas más serios vienen cuando el excitado que los médicos llaman simpático, que no es tan simpático nada, se sobreexcita, porque cuando este se sobreexcita tranca la circulación, crea tumores, da lugar al cáncer, el cáncer no puede existir en una área que haya oxígeno y esto lo que hace, el sistema nervioso excitado es que corta la circulación, por lo tanto baja el oxígeno. Así que si usted sobreestimula el sistema nervioso excitado va tener problemas. Fíjese, casos que he visto de personas que lograron resolver problemas raros simple y sencillamente buscando sus alimentos agresores. Por ejemplo:

  • Un señor con la próstata inflamada ya le estaban hablando de radiación o de darle cirugía allá abajo, al hombre que le dan radiación en la próstata y muchas veces cirugía, se queda impotente. Este señor es de Costa Rica, estuvimos trabajando, yo le dije ponte a buscar tus alimentos agresores y ¡Lo encontró! ¿Qué encontró? ¡El chile!, en el caso de él era el chile. A él le gustaba el picante y cada vez que comía algo con chile picante se le inflamaba la próstata. Quitó el chile, se la bajó la inflamación y está feliz y contento, no tuvo que operarse la próstata ni nada.
  • Un caso de depresión aquí en el sur de la isla de Puerto Rico, un joven de 28 años le daba depresión, una depresión tan fuerte que iba a parar en el hospital psiquiátrico, los padres no sabían que estaba pasando, lo pusimos a buscar alimentos agresores y ¿Qué encontró? ¡El arroz! ¿Cuándo le daba depresión?, cuando comía arroz, quitó el arroz y se acabó la depresión.
  • Una señora con grasa abdominal en México, corredora de pista y campo y quejándose de ¿Cómo es posible que sea tan delgada y siempre tenga esta panza para afuera?, me dijo un día en México, y yo le dije “está comiendo algún alimento agresor”. Se puso a buscarlo y tiempo después encontró que era el maíz, dejó el maíz y se fue la panza.
  • Una artritis incapacitante, tan incapacitante que la persona casi no podía volver a ir a trabajar, así, tiesa. Los médicos lo que le dan es algo para el dolor, pero eso no resuelve el problema. ¿Qué encontramos?, eso fue en Puerto Rico, encontramos que tenía 2 alimentos agresores: arroz y el tomate, que le llaman allá en México jitomate. Cualquiera de estos 2 que comiera le agravaba la artritis, los quitamos y ¿Qué pasó con la artritis?, 2 semanas después, no se sabía de ella, y no se sabía de ella. ¡Le regreso la movilidad completa!
  • Un cáncer en la tiroides en una señora en México, ¿Qué encontró la señora que nos mandó su historia de éxito? Era el maíz y el gluten, que es lo que es el trigo. Quitó esos 2 y el tumor canceroso se empezó a reducir y se volvió nada en la tiroides, iba para operación.
  • Ataques de ansiedad a un joven en Costa Rica, ¿Qué encontró? ¡Café o cafeína!, ¿Por qué café o cafeína?, porque si se tomaba un café le daba ataque de ansiedad y si tomaba Coca Cola o refresco con cafeínas también le daba, así que encontró que finalmente era eso.
  • Un señor que casi pierde los riñones, del norte de Puerto Rico. ¿Qué encontramos?, era el arroz, era el trigo y era el maíz, los 3, quitó eso y ¡Salvo los riñones! Y eso que le habían casi ordenado que tenía que ir para diálisis, después que usted va a diálisis, de ahí ya no tiene salida.
  • Una señora con migrañas severas, severa, severa que encontró que era el maíz de las arepas y los camarones.

Cuando usted va a buscar alimentos agresores, usted tiene que pensar que si usted realmente quiere su salud y si su ser querido está pasando por problemas serios de verdad que no tienen una aparente solución, es hora de que usted consiga un aparatito de esos, un glucometro, vea los episodios de MetabolismoTV, suscríbase por supuesto, pero vea los episodios de MetabolismoTV que explican los alimentos agresores, tengo bastante de ellos que le explican cómo hacerlo, busque sus alimentos agresores, no deje que un alimento ¡Le destruya la salud! Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo