Los asesinos del pobre huevo


Quiero compartir contigo una información de último momento que tiene que ver con la historia inacabable, la intriga del pobre huevo, que si es dañino, que si es beneficioso, que si nos ayuda, que si nos mata. Hay veces que yo no sé cómo es que tienen el valor estos medios noticiosos de manipular de esta información para causarnos miedo y ponernos más mentiras en nuestras vidas.

Por más de 50 años nos estuvieron vendiendo la idea de que el huevo era ¡Bien dañino!, el colesterol del huevo y demás. La guerra para hacernos creer y meternos miedo con el colesterol era increíble, ahí salió la margarina, que obviamente ya después se descubrió que era lo que subía el colesterol. ¡La margarina que no tenía colesterol era la que subía el colesterol! 

Ahí salieron todos esos aceites sin colesterol, que obviamente eran aceites de esos industrializados, aceites muertos que dañaban las células del cuerpo, ahí salió toda esa industria y además salió por supuesto una industria gigante de las estatinas. Crestol, Sinvatol, Estatol, todas las estatinas, que ya se descubrió que son medicamentos que dañan las células productoras de energía, porque bloquean la coenzima llamada CoQ10 que es la que ayuda a meter el oxígeno dentro de la célula.

Las estatinas han traído muchísimos problemas de gente que tiene problemas de corazón, problemas relacionados al Alzheimer, porque están dañando la mitocondria, que es esa célula que tiene su cuerpo, que son millones y millones de células que producen el ATP. Cuando la estatina bloquea la entrada del CoQ10, que es una coenzima que permite la entrada de oxígeno, pues daña la producción de energía y eso mismo hace que entonces daña áreas del corazón, porque el corazón es del tipo de músculo que más células productoras de ATP tiene, porque el movimiento del corazón no puede parar, porque si para usted se muere. Así que mire en resumen lo que ha pasado.

Por 50 años nos estuvieron diciendo que los alimentos altos en colesterol tapan las arterias y aumentan los riesgos cardiovasculares. ¿Qué se descubrió? ¡Que no era verdad!, se descubrió que no era verdad, después de 50 años de meternos esa mentira. Tanto era así que en el año 2016 se removieron oficialmente todas las restricciones en el consumo de colesterol. Las guías oficiales de Estados Unidos, del departamento de agricultura, del departamento de nutrición, todas quitaron todas las restricciones que habían con el colesterol, ¡Todas!, porque no había ni una sola evidencia de que el consumir colesterol afectaba el corazón y nada de eso.

Finalmente en el 2016 declararon inocente al huevo, pero recientemente sale una nueva andanada creada por los medios noticiosos, avalada por los mismos que venden los medicamentos que dice que:

  • Un estudio relaciona al huevo a más alto colesterol y a enfermedad cardiovascular. Vuelven otra vez, ¡Oiga, las mentiras dan trabajo para matarlas! Las mentira algunas parecen ser un poco eternas.
  • Otra mentira, sale otro artículo que dice: “3 o más huevos a la semana aumentan su riesgo de enfermedad cardiovascular”
  • ¡Otra mentira! Lo mismo que ya habían vencido, que lo aceptaron en el 2016, lo regresaron otra vez para atrás. Ahora sale otro artículo: “Comer huevo puede aumentar su riesgo, riesgo de muerte de ataques al corazón”¡Otra mentira más!

Fíjense que todas esas conclusiones las llegan y hay que uno poder ver bien de cerca algunos estudios y descubrir que las mentiras son fáciles de descubrir cuando uno entiende un poquito de la ciencia que hay detrás y del interés económico que hay detrás de los resultados de esos estudios que están comprados.

Una de las cosas que se observa es que utilizan lo que llaman la medida del riesgo relativo. ¿Usted sabe que es riesgo relativo? Un riesgo relativo es que sacan un promedio, ¿Qué es un promedio?, bueno tengo muchos números y ahora saco un promedio. Sacan un promedio y después de que sacan un promedio sacan otro promedio de otro promedio. Así que es un promedio, de otro promedio, de otro promedio, de otro promedio y con eso sacan un número que dice que eso puede hacer daño. O sea, si sacan un número para poder comparar, sin sacar todos esos promedios y seguir promediando uno contra el otro, no pueden sacar el número que demuestra, así que lo que hacen es que sacan un promedio, otro promedio, otro promedio, otro promedio, otro promedio, otro promedio y finalmente llegan a un punto donde los resultados que se lograron con ese supuesto estudio que publicaron no se pueden replicar, o sea que no hay forma de replicarlo. Así que lo hicieron una vez, pero no hay forma de replicarlo, por lo tanto no se pueden probar ni ciertos, ni falsos.

Y lo otro es que estaban usando en ese estudio que publicaron, que salió en las primeras planas de todos los países, huevos mezclado con alimentos de baja calidad. O sea huevo mezclado con galletitas, huevo mezclado con helado mantecado, huevo mezclado con pastel, huevo mezclado con cake. O sea, dicen, aquí se van a comer esas galletas, se van a comer ese pastel, se van a comer ese cake, se van a comer ese helado mantecado, y como eso tiene huevo, ¡El huevo es el que está causando eso! , ahí no cuenta más nada, ni el azúcar ni nada. O sé que llegan a una conclusión estúpida que no se puede sustanciar, y para colmo cuando usted mira los autores de ese estudio, si usted conoce la ciencia, va a ver que son la misma gente que ha estado trabajando financiado con los fabricantes de estatina, son gente que tienen intereses creados, son gente que necesitan trabajo de investigación, y ¿Cómo lo consiguen? Lo consiguen aceptando dinero por debajo de la mesa, para ellos publicar algo que es completamente falso.

¡Mire!, el huevo es perfecto, el huevo no tiene ningún problema, ya lo habían aceptado en el 2016, no regresemos para atrás. Yo solamente le puedo decir una cosa, ¡No crea lo que usted vea en la prensa!, ¡No lo crea! Porque todo eso está comprado. Piense por un momento ¿Quién financia la prensa?, pues lo financian los anunciantes. ¿Y quiénes son los anunciantes más grandes en la prensa? ¡Las farmacéuticas!, los mismos que venden los medicamentos que quieren que usted y yo sigamos ignorantes para ellos poderlo medicar, porque si usted queda ignorante y no entiende el metabolismo y no entiende la salud y no entiende la dieta, usted va cometer errores y cuando comete errores va a tener síntomas y cuando tiene síntomas hay que medicarlo y cuando lo mediquen, ¡Ellos ganan plata! Y eso es todo lo que hay. ¡El huevo es una proteína perfecta! Disfrute sus huevos, es la proteína perfecta. Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo