Los Bloqueadores de Carbohidratos

Tengo una comunicación de una amiga de Madrid de España, la amiga se llama Eva Casado Sánchez, gracias por el comentario. 

Eva pues me está hablando, me está preguntado sobre el tema del pan y me habla del dolor de uno tener que considerar no comer pan o reducir el pan porque ella hasta prepara el pan en su casa y lo hace con salvado y con pan integral y se hornea en la misma casa y obviamente el pan puede ser, puede llegar a ser un alimento muy, muy bueno. Es un alimento milenario y para algunas personas es muy doloroso considerar la idea inclusive de reducirlo. Estamos hablando ni siquiera de eliminarlo pero la idea de reducirlo para algunos puede ser dolorosísimo y me está preguntando luego qué pienso de los bloqueadores de carbohidratos, qué si no podría ser posible que se coma todo el pan y bloqueen los carbohidratos; porque hay unas sustancias como la faseolamina que es una enzima que sacan de las judías, de los frijoles, a las habichuelas como decimos nosotros, a las legumbres que bloquea los carbohidratos.

Vamos a hablar sobre eso y explicarlo un poquito; lo primero mi amiga Eva y todo el público que me está oyendo es que los carbohidratos son adictivos, siento decírselo. Los carbohidratos son adictivos, la carne no es adictiva, el queso no es adictivo, el huevo no es adictivo, el agua no es adictiva, los vegetales no son adictivos. Lo único que realmente es adictivo pero es adictivo de verdad, estoy hablando como la droga para un tecato, como la droga para un adicto a las drogas. Los carbohidratos refinados son adictivos eso incluye; el pan, la harina, el maíz, el dulce, los chocolates, el azúcar. Entonces hay una epidemia mundial de obesidad.

Acabo de llegar de México porque por allá con Jorge estuvimos participando con el gobierno del Estado de Coahuila en México, hace 4 semanas estuvimos en México y vimos una epidemia de obesidad que no tiene nombre, la gente se está muriendo como si fueran moscas; la cantidad de gente que le están amputando por la diabetes es tan grande que ni el mismo gobierno se da abasto con presupuesto fiscal para comprar las sillas de ruedas que se necesitan para que todas las personas amputadas que necesitan ruedas las tengan. Estamos hablando de 35, 40 personas diarias en un ayuntamiento de un solo estado de México pidiendo sillas de ruedas, 35 o 40 diarias, porque las están amputando.

Los diabéticos desgraciadamente no llegan completos a la tumba, los van cortando en pedazos, se van dañando de abajo para arriba porque la diabetes hace eso. La diabetes es una enfermedad que acaba con el cuerpo, hay una verdadera epidemia. Entonces, quiero decirle a mis amigos a todos mis amigos de Metabolismo TV que yo no tengo nada en contra del pan; de hecho a mi me gusta el pan y puedo comer pan de vez en cuando. Yo lo que pasa es que he aprendido a respetar esto porque los carbohidratos refinados que incluyen el pan son adictivos.

Cuando digo son adictivos que es cuando su cuerpo le pide algo, piense un momento cuando su cuerpo le pide algo ¿qué le pide? Le pide ensalada, no. Le pide queso, no. Le pide agua, no. Le pide carne, no. Le pide huevo, no. ¿Qué le pide? Carbohidrato. Es lo único que pide chocolate, dulce, harina, trigo, maíz, carbohidratos refinados, es lo único que quiere el cuerpo. Entonces el problema es que una persona puede llegar a estar tan adicto a los carbohidratos que no puede ni vencer la adicción entonces la cosa está toda al revés porque entonces en ves de una persona controlar su cuerpo, el cuerpo lo controla a él.

Déjeme decirle que todos nosotros somos seres espirituales, ninguno de nosotros es su cuerpo, todos somos seres espirituales y tenemos un cuerpo, pero nosotros no somos el cuerpo. Entonces si su cuerpo le esta dando ordenes a usted es como si su carro le dijera a usted el conductor qué tiene que hacer. Se supone que usted es el que le da ordenes al cuerpo y no el cuerpo a usted. En el momento en que el cuerpo le dice a usted dame chocolate, dame azúcar, dame dulce, dame Coca-Cola o lo que sea y usted tiene que responder pues entonces usted está atrapado en el cuerpo, usted es el ser. El ser es el que manda al cuerpo, el cuerpo tiene que seguir las ordenes del ser y en el momento en que el cuerpo le esta dando ordenes al ser todo está al revés porque la carreta va antes que los caballos, o sea que está yendo la cosa mal.

Entonces no hay nada malo con el pan; si usted puede comer pan y puede comerlo en una proporción donde usted no esta excesivamente gordo, no esta descontrolada la diabetes, no esta comprometida su salud, cómase el pan disfrútelo. Si hay integral mejor integral que blanco, definitivamente. Yo no tengo nada en contra del pan pero yo si tengo en contra el que una persona no se pueda dominar y que un niño obeso termine diabético o amputado simple y sencillamente porque está adicto a los dulces eso si lo tengo en contra o que la farmacéutica siga enriqueciéndose sobre medicando a la gente porque señores la gente enferma es un gran negocio.

Una persona enferma es un gran negocio para la farmacéutica; la persona que es saludable gasta su dinerito, su plata, sus pesetas las gasta en su iglesia, en su familia, con sus hijos, en sus aspiraciones y es lo que es correcto pero en el momento que una persona esté enferma que está en mala salud con mal metabolismo, con diabetes, con alta presión, con altos triglicéridos, con alto colesterol, con problemas de la tiroides, con depresión, que es en lo que termina todo esto con la adicción a los carbohidratos pues entonces esa persona es presa de la farmacéutica y de la farmacia y la persona en vez de poder ser libre para hacer lo que quiera hacer le dan un medicamento que es de por vida, porque todos esos medicamentos de la farmacéutica son de por vida.

Entonces, vamos al tema. Bloqueadores de carbohidratos; hay unos bloqueadores de carbohidratos unas cosa que se llama faseolamina, es una enzima que se le saca a las judías o a los frijoles, a las habichuelas como decimos nosotros; a las legumbres, le sacan una enzima que es una enzima que se ha visto que bloquea la entrada de los carbohidratos y hay quien me dice como me dice la amiga. Bueno si yo me como el pan y me como el pan que yo quiera pero me tomo el bloqueador de carbohidratos ¿Qué usted opina de eso? Bueno, fíjense. Yo opino que yo soy feliz en la medida en que yo controle mi entorno y en la medida en que el entorno me controle a mi yo voy a ser infeliz. Así que yo no creo en esa idea de yo adaptarme al entorno, yo creo en la idea de yo adaptar el entorno a mi porque yo soy el ser, yo soy el que manda sobre mi entorno.

Entonces no creo que una persona deba vivir dependiendo de un bloqueador de carbohidrato, una sustancia extraña tratando de bloquear el hecho de que él no se puede controlar comerse el condenado pan si el condenado pan es lo que le está haciendo daño. Yo creo que si usted se puede comer un pedazo de pan y no tiene que comerse el bollo entero, usted está en control pero si usted se tiene que comer el pedacito de pan y se come el bollo entero, usted no está en control. Así que la clave aquí no es bloqueadores de carbohidratos, no es hacer ninguna cosa extraña, ni quitarse del pan, es solamente reganar el control.

Léase el libro El Poder del Metabolismo, vea que hay un capítulo que se llama Cómo romper el vicio, usted hace ese capítulo de Cómo romper el vicio. Carne, queso y huevo por 48 horas y se va a acordar de mi, se va a quitar totalmente la adicción. Entonces no creo en los bloqueadores de carbohidratos, no creo en las pastillas milagro ni milagrosas, no hay ninguna allá afuera. Yo creo en el control, el control positivo y esto se los comento porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo