Los médicos no tienen culpa


Y quiero hablarles un poco sobre el tema que realmente los amigos médicos, los amigos doctores no tiene culpa de lo que está pasando en los sistemas de salud.

Quiero aclarar esto, porque a veces me encuentro con personas que voy a dar, constantemente estoy dando charlas o firmando autógrafos con el libro “El Poder del Metabolismo” o “Diabetes Sin Problemas”, o a veces estoy dando charlas en escuelas o a clubes Rotarios, Leones y grupos así , iglesias que  a veces me invitan para dar charlas a mí o a algunos de mis consultores certificados de metabolismo y a veces sale una persona que dice: “¡Ah, porque los médicos se están enriqueciendo!”, esto y lo otro. Quiero decirles que esto no es verdad.

Voy a aclararles un poquitito y ya de hecho en el libro “Diabetes Sin Problemas, pues estoy explicando bastante de la injusticia que hay en acusar a los médicos del, perdón de la expresión, del desmadre que está pasando dentro del sistema médico, especialmente del sistema médico americano que es el que domina también dentro de México y otros países, un sistema, digamos medicina capitalista; más que nada toda guiada a manejar los síntomas, apagar los síntomas sin descubrir la causa que es como todo, vamos a medicar, vamos a tapar los síntomas, pero no descubra la causa ni para Dios, porque entonces se nos cae el negocio.

Yo llevo ya 16 para 17 años trabajando con el tema del metabolismo. Llevo un poquito más, llevo como 20 porque empecé a estudiar el tema del metabolismo hace como 22 o 23 años. De hecho cuando empecé a estudiar el metabolismo, no estaba de moda. Hoy en día está de moda, pero cuando yo empecé a estudiar el metabolismo, que fue una suerte que me encontrara con ese tema, es porqueyo estaba bien gordo, estaba bien obeso, tenía alta presión, tenía altos triglicéridos, tenía alto colesterol, estaba pre diabético, estaba barrigón, dormía mal, estaba deprimido y había tratado todas las dietas y con todas las dietas bajaba y rebotaba, bajaba y rebotaba y no salía de ello de hecho siempre rebotaba más arriba en peso que lo que había bajado, así que llegó un momento que llegue a pesar ¡qué sé yo!, 50 y pico libras más que ahora, yo soy un hombre chiquito y son como 22 kilos y pues ya estaba deprimido y me dio, siempre me ha gustado la ciencia y me dio por estudiar el tema para ver si yo encontraba mi propia solución. Digamos, me desanime trabajando con nutricionistas, dietistas, médicos, expertos en ejercicio y todos otros naturistas, naturópatas y todos los otros me desanime, porque ya lo había probado todo y las pastillas milagrosas no me funcionaron y la faja aquella que vibraba y las cositas que me pudieron en la oreja y de lo otro que trate, nada me funciono a largo plazo.

Siempre podía bajar, pero rebotaba, podía bajar y pero rebotaba y desgraciadamente siempre rebotaba más arriba de lo que había bajado. Yo me imagino que es una experiencia bastante común entre el resto de la gente, entonces me envuelvo en esto y tuve la suerte, la buena suerte, en esa época, hace 22-23 años, no existían libros en las librerías sobre metabolismo, porque se hablaba de dieta, de contra calorías, de contar grasa igual que ahora, más o menos las mismas tonterías de ahora. De hecho la obesidad, la obesidad ha seguido subiendo y la diabetes ha seguido subiendo, estas 2 vienen subiendo. No hay nada que ningún gobierno, ningún Departamento de Salud, Ministerio de Salud haya podido hacer para parar esa epidemia de obesidad y diabetes.

Por ejemplo, hay países como México, ahora mismo el país con gente más obesa del mundo está México, la última estadística que vi está en 70.8% de la población está en sobrepeso u obeso. Eso quiere decir que 7 de cada 10 mexicanos está en sobrepeso, está panzón y obviamente pues de esos obesos, pues entonces están todos, muchos, la mayoría con alta presión, altos triglicéridos, altos colesterol y la diabetes está rampante porque la obesidad y la diabetes son un matrimonio, de hecho si usted controla la obesidad, usted tiene controlada la diabetes, no falla. Si usted tiene no controla la obesidad, usted tiene descontrolada la diabetes y ahí vienen las amputaciones y viene las cegueras, los hombres se quedan impotentes y se dañan los riñones y van a hacer diálisis y eso alimenta toda la industria y toda la maquinaria que hay acá.

Ahora, el tema aquí básico es que los médicos no tienen culpa, que es lo que iba a empezar a explicarles, fíjense. A veces yo voy a dar un charla y siempre sale una persona de una forma u otra que dice: “¡Ah, porque mi médico se está lucrando!”, “¡Mi médico se está ganando un montón en no curarme a mí!” y déjenme decirles, ese es un dato incorrecto y siempre que voy lo aclaro a la gente, el médico no tiene culpa. Lo primero que les voy a decir es, que yo nunca en los 16 a 17 años que llevo, donde conozco cientos de médicos, muchos de ellos que son médicos que estaban obesos, médicos que estaban diabéticos que pasaron por el sistema NaturalSlim, fueron miembros del sistema NaturalSlim, adelgazaron con el sistema de nosotros y hoy en día nos refieren a muchos de sus pacientes, nunca he conocido a un médico de malas intenciones. Siempre he conocido que son personas estudiosas, trabajadoras que quieren lo mejor para sus pacientes, nunca he conocido, no he tenido la desgracia de conocer a un médico de malas intenciones.

Todos los profesionales de la salud que yo he conocido: médicos, nutricionistas, dietistas, enfermeras, tecnólogos médicos, farmacéuticos, todos son personas de buena voluntad, nunca he conocido a uno que no lo sea. De hecho para ser médico da un trabajo de madre, porque hay que estudiar muchísimo, pagar muchísimo, meterse en préstamos, quemarse las pestañas, pasar muchas noche que se pierden, hacer unos internados imposibles y luego bregar con un sistema que es bastante difícil, en Puerto Rico por ejemplo y en Estados Unidos por lo menos, pues los doctores, los médicos, lo que le está pasando a los médicos es que el médico está siendo controlado, totalmente controlado por los planes médicos. En Puerto Rico-Estado Unidos, el que no tiene plan médico se muere.

En los países más pobres que eso como en México, pues hay mucha gente que no puede tener un plan médico y entonces depende de la ayuda, del soporte que le puede dar el gobierno, pero por ejemplo en Puerto Rico-Estados Unidos, los médicos depende totalmente de los planes médicos, al punto que los planes médicos llegan a decirle a un médico que medicamento tiene que recetar, qué protocolo, qué método tiene que utilizar para curar a su paciente. Ya el médico no tiene la sartén tomada por el mango, ahora es el plan médico, porque aquí en el plan médico es que está el tema del dinero. Y como el tema del dinero que es el señor dinero que mueve todo este planeta, es el que reina, pues todos estos médicos están atendiendo a los pacientes y hoy en día lo que cobra un médico, en Estados Unidos y demás es una miseria por los pacientes. El médico ha tenido que compensar lo poquito que le paga el plan médico por cada uno más el tiempo que tardan en pagarle, ha tenido que compensar atendiendo muchos pacientes en poco tiempo. Quiere decir entonces que la calidad de la atención médica a tenido que reducirse porque el médico tiene que sobrevivir, muchos de ellos están inclusive, cuando salen a practicar medicina por primera vez, se encuentra con una deuda gigante que le va tomar 8 a 10 pagar, algunos tienen más suerte y la pagan en 3 o 4 años, pero la realidad es que el médico no es el culpable.

Como se crea toda esta situación de la medicina, la medicina actual. Hay el médico, el médico cuando estudia, realmente lo que quiere es curar pacientes, todos los médicos sueñan con curar a sus pacientes, yo he hablado con cientos de ellos. Todos ellos quieren curar a sus pacientes, nunca he encontrado a un médico que no quiera curar a sus pacientes, que no lo vea, que no se sienta feliz de verlo bien.

Ahora, ese médico fue a una escuela de medicina, esa escuela de medicina está siendo siempre de alguna forma u otra subsidiada por alguna farmacéutica. Desde que el médico está en la escuela de medicina, las graduaciones, los laboratorios, las becas, los premios que dan, todo eso está subsidiado por las farmacéuticas, esa mentalidad de farmacéutica que es una mentalidad de medicar, no es mentalidad de curar, porque si usted cura la enfermedad, entonces no necesita la medicación. La farmacéutica está todo el tiempo llevando a los médicos una cierta información que les conviene a ellos para que entonces ellos mediquen, en cierto sentido el médico ha terminado convirtiéndose como si fuera el vendedor de drogas de las farmacéuticas, pero no es culpa del médico, porque la información que el médico está recibiendo, no es la información por ejemplo que está publicada en el libro El Poder del metabolismo, ni es la información que está publicada en el libro Diabetes sin Problemas que básicamente muchas veces si usted piensa que el médico se está lucrando, no se está lucrando, él está tratando dentro de lo que puede. Y esto se los comparto por mis amigos los médicos porque es la verdad y la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo