Los principios morales y el metabolismo


Quiero compartir contigo unas realizaciones que he tenido. Yo también descubro cosas, todos los días yo aprendo, aprendo trabajando contigo, escribiéndote, contestándote, cuando atiendo al público, cuando doy un seminario, cuando escribo un libro, ¡Yo aprendo!, yo puedo aprender. ¡Todo el mundo puede aprender!

He tenido unas realizaciones que considero importantes sobre los principios morales y el metabolismo, la relación estrecha que hay y quiero compartirla contigo para el bienestar tuyo y el de los tuyos. Fíjate, en mi último libro Metabolismo Ultra Poderoso, a la parte de atrás estuve mencionando que una de mis herramientas principales para educar sobre el metabolismo es un librito que se llama “El camino a la felicidad”.

“El camino a la felicidad” es un libro pequeñito que yo uso desde el año 98 cuando abrí NaturalSlim por primera vez y es que encontré que muchas de las personas que estaban en sobrepeso o estaban en una diabetes descontrolada, realmente el problema no era un problema de metabolismo, era un problema hormonal; la persona no se cuidaba, la persona no había decidido mejorarse, la persona le importaba un bledo que su familia se afectará por su falta de cuidado de su propio cuerpo. Entonces me encontré que había cosas que yo podía resolver, que tenían que ver con el metabolismo y cosas que no podía resolver porque tenían que ver con principios morales.

El librito que el estoy hablando, yo lo uso, se llama “El Camino a la Felicidad”, lo uso hace más de 20 años y debo haber repartido, ¡Que se yo!, más de medio millón de copias en los años que llevo haciendo esto en 8 países distintos. Pero lo que quería compartir con ustedes de mi realización, para lo que le sirve a usted es lo siguiente.

El cuerpo humano es un organismo que está regido por la cantidad de energía que lo pueda regir, la energía del cuerpo la produce el metabolismo. Si el cuerpo tiene mala salud o buena salud, eso va a depender de una cosa, pues va a depender de cuánta energía pueda producir el metabolismo. Lo que he descubierto trabajando con el metabolismo, cada vez se me pone un poquitito más sencillo, porque cuando una persona hace una cosa, la misma cosa por mucho tiempo, es como el caso de una buena receta, que ya la hace hasta con los ojos cerrados. Llevo tantos años trabajando con el metabolismo y con la salud de la gente que ya se me hace cada vez más sencillo, más sencillo y más sencillo que he llegado a los puntos clave. Cuando estamos hablando de metabolismo, lo que estamos intentando reparar es la energía, la energía del cuerpo. Si el cuerpo tiene mucha energía tiene buen metabolismo, si tiene poca energía tiene mal metabolismo; tiene suficiente energía está saludable, tiene falta de energía está enfermo; tiene bastante energía puede hacer ejercicio, tiene falta de energía tiene que estar acostado o deprimido  o lo que sea. Entonces, el metabolismo es una cosa sencilla, es el estudio científico de todo lo que hay que hacer con el metabolismo para que produzca energía, ¡Sencillo!

Ahora, ¿Qué me he encontrado?, que el obstáculo más grande que tengo para enseñar el metabolismo no es el problema del metabolismo, es el problema del dueño del cuerpo, del dueño. Me he dado cuenta que si no puede reclutar la voluntad del dueño o de la dueña del cuerpo para cambiar su estilo de vida, su actitud ante el cuerpo, su nivel de responsabilidad con lo que papá Dios le dio, con su cuerpo, pues no logro nada. Quiere eso decir que cuando voy a ayudar a un grupo de personas, pues se van a poder ayudar a todos aquellos que tengan los valores morales, los principios de hacer lo que tienen que hacer.

Por ejemplo, en este librito de “El camino a la felicidad” hay 21 preceptos que son principio morales, pero son principios morales basado en sentido común, porque este libro, el camino a la felicidad que lo uso hace tantos años, me gusto porque no es religioso, no toca las religiones. De hecho, uno de los preceptos que trae es “Respeta las creencia religiosas de los demás”, porque todos tenemos derecho a tener nuestras propias creencias religiosas. La guerra, el abuso ocurre cuando un grupo decide suprimir a otro para que no exprese su creencia de Dios o religiosa.

Entonces, este libro, “El camino a la felicidad” tiene 21 preceptos, pero hay 5 de ellos que yo uso mucho, y lo uso en todos los NaturalSlim, y siempre que voy a dar una charla, un seminario, hago mención de ello. Uno de ellos es:

  • El precepto número 1 de los 21 es “Cuida de ti mismo”. No se puede ayudar a una persona con conocimientos de metabolismo si la persona primero no ha decidido cuidar de sí mismo, si la persona, perdonando la expresión, “le vale madre” su salud, pues ¡No voy a perder mi tiempo dando conocimiento porque ¡No lo va aprovechar! O sea, yo necesito para que una persona se pueda mejorar, primero que esa persona decida que va a cuidar de su cuerpo. Cuando usted conoce a un diabético que no se cuida, que come lo que le dé la gana, o alguien que tiene hipertensión, alta tensión que tampoco se cuida, pues ya usted está viendo, no es un problema de metabolismo, es un problema moral, es un problema de principio, es una persona irresponsable; o sea que lo primero que tiene que pasar con una persona es la decisión ¡Me voy a cuidar!, porque si no me cuido voy a ser una carga para mi familia, si no me cuido no voy a poder seguir proveyendo para mi familia, si no me cuido le voy a desgraciar la vida a mi familia, porque en un hogar en donde le amputan la pierna a una persona o donde pierde la vista, pues todo el mundo se desgracia, esa familia jamás puede quedar igual porque vivimos todos de forma cooperativa unos con otros. Así que un precepto básico es ¡Cuida de ti mismo!
  • El otro precepto que uso mucho como parte de este libro, cuando estoy educando en el metabolismo es el precepto número 6, donde digo ¡Da un buen ejemplo! A veces yo hablo con médicos y el médico me está hablando de aplicar el metabolismo en su práctica para sus pacientes, yo le digo ¡Doctor, eso está muy bien!, pero usted tiene que dar un buen ejemplo. Usted no puede salir con su barrigota para afuera. De médico, estando usted mismo diabético, descontrolado, sobre medicado y bien gordo, a darle buen ejemplo a sus pacientes, la ley tiene que empezar por casa, así que me perdona, pero una forma vital de enseñar es dar buen ejemplo. Uno enseña mejor con el buen ejemplo que hablando bien.
  • El otro precepto es el 14 de este libro “El camino a la felicidad”, que dice: ¡Se dignó de confianza!, ¿Qué es ser digno de confianza? Yo te estoy enseñando a ti una información pero confío en que tú la vas a aplicar, confío en que la vas a enseñar a otros, para que haya bienestar para todos.
  • El precepto 15 dice: ¡Cumple con tus obligaciones!,  Yo he estado en situaciones, no les voy a mencionar el país, pero he estado en situaciones en donde estaba en un país, donde me han pedido ayuda para que ayude al gobierno porque tiene un problema de obesidad gigante y de momento estoy siendo atacado por un grupo de endocrinólogos, médicos especialistas en hormonas, porque ellos venden una máquina, una bomba de inyectar insulina que le deja mil dólares cada una, y no les conviene lo que estoy enseñando les reduzca la glucosa a la gente y se le caiga la venta de las máquinas. O sea, cuando una persona como un médico no cumple con sus obligaciones de curar, de ayudar al paciente y va más con el dinero que sus principios y promesas de ayudarles, tenemos problemas. He estado en países donde la gente no cumple con sus obligaciones y están vendidos, la gente que trabaja en salud, la gente que trabaja en otros y han estado vendidos y son personas que no tienen el interés del pueblo en sus manos, lo que tiene es interés de cuanto pueden recibir de las farmacéuticas. Como la farmacéutica tiene la costumbre de que compra con dinero los votos, compra todo, entonces la cosa se nos pone difícil.
  • Hay un precepto que uso mucho que es ¡Florece y prospera!, ese precepto lo que le enseña a una persona es que cuando empieces a mejorar, te van a atacar, alguien te va criticar, te va decir no pierdas el tiempo con eso, y esa persona lo que quiere es que tú te pongas triste, que falles, y la forma de manejarlo es que tú seas exitoso.
  • Y por último hay un precepto que es el que más me toca que dice ¡Ame y ayude a los niños! ¿Cómo se puede amar y ayudar a los niños cuando los niños están obesos?, si los mismos padres están barrigones, diabéticos, en mal estado y tienen la nevera llena de galletitas y refrescos azucarados y pizza. O sea que no se puede trabajar con el metabolismo ni con nada que sea de mejorar sino están los principios de los valores.

Les invito a todos ustedes a que vayan a www.elcaminoalafelicidad.mx, porque ahí está en español y vean estos preceptos de valores y sepan que cuando alguien no se está curando, no se está manejando, es simple y sencillamente, con estos datos de metabolismo, no se está mejorando, no se está curando es solamente porque los valores están fuera y hay que manejar los valores, no es el metabolismo. Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo