No eres lo que comes


Quiero compartir con ustedes información sobre la investigación del metabolismo que refleja que definitivamente usted no es lo que usted come; constantemente oímos la frase, oímos la frase de somos lo que comemos, no es verdad, no somos lo que comemos. Voy a explicar sobre esto, porque si usted trabaja con la verdad y trabaja con ella usted siempre va a obtener buenos resultados, pero cuando trabaja con mentiras, pues las mentiras solamente producen sufrimiento.

Quiero decirles que a través del tema de trabajar con el metabolismo he aprendido muchas, muchas cosas y una de ellas es que hay algunos suplementos que son de ayuda, hay algunos suplementos que ayudan a una persona realmente a rehabilitar su metabolismo y uno de ellos tiene que ver con el tema de que usted no es lo que usted come.

Nosotros, todos tenemos un cuerpo y ese cuerpo tiene un metabolismo, el metabolismo es parecido al motor y los alimentos podríamos decir que son el combustible, usted podría fácilmente decir y no estaría errado en decir que el alimento es el combustible de su cuerpo, o sea lo que usted consume es lo que su cuerpo utiliza de combustible, para que dentro de la células la mitocondria pueda funcionar pueda crear ese calor que le da la vida a usted, esa energía que le da el movimiento que llamamos la vida.

Ahora los alimentos son el combustible del cuerpo, quiere eso decir que en ese sentido el cuerpo es como si fuera el motor y lo que ocurre dentro de las células que es el metabolismo es el equivalente a lo que hace un motor. El motor de su carro utiliza la gasolina crea una combustión con la ayuda del oxígeno y eso crea una energía que luego le da el movimiento a la rueda que impulsa su carro.

Básicamente los alimentos que usted consume se utilizan dentro de las células que es como el motor y eso que pasa dentro de las células nosotros le llamamos metabolismo. ¿Por qué digo, que usted no es lo que usted coma? Cuando que hemos oído a todo el mundo decir esa frase: “Somos lo que comemos” donde quiera que vamos “¡ay no Frank somos lo que comemos!”. No es verdad que somos lo que comemos, la realidad es que nosotros somos verdaderamente y vamos a estar afectados por, no por lo que nosotros comamos, sino por lo que nosotros absorbemos. Una de las cosas que más he descubierto trabajando con el metabolismo es que muchas de las personas que tienen problemas de obesidad, porque llevo ya más de 20 años trabajando. Tengo clínicas en 7 países en Puerto Rico, en Estados Unidos, en México, en Costa Rica, en Panamá en Colombia, en Guatemala, en Holanda en España y en esos países he observado después de haber trabajado con más de 400 000 personas en los últimos de 20 años he observado que muchas de las personas que están en sobrepeso, en realidad no comen tanto, comen mucho menos que esos flacos famosos, así como Jorge, que es el flaco condenado que comen como locos y no engordan, nosotros los que tenemos metabolismo lento parece que engordamos hasta de mirar la comida.

Cuando me puse a investigar las causas de un metabolismo lento, una de las cosas que principalmente descubrí es que el metabolismo lento, se pone más lento porque hay una mala digestión, una digestión ineficiente. Un alimento está compuesto de unas moléculas, de unas materias que son muy grandes, pero por ejemplo un pedazo de carne, un pedazo de pollo, huevo un pedazo de queso, es una molécula muy grande, no cabe en una célula; el cuerpo cuando usted ingiere el alimento, el cuerpo tiene que procesar eso y llevarlo a su tamaño más microscópico para que pueda penetrar la célula y ahí pueda hacer combustión y pueda su alimento entonces crear la energía que nosotros llamamos la vida.

Lo que he descubierto después de trabajar con 400 mil personas por 20 años es que una gran parte de los problemas de obesidad es porque la persona no absorbe, o sea come pero no digiere, come pero no absorbe. Quiere decir que lo que come puede ser de muy buena calidad, entra por la boquita sale ya usted sabe por dónde por atrás, pero el cuerpo no la aprovecha, simple y sencillamente porque no lo puede utilizar. Muchas de las personas que me llegaron con obesidad a las clínicas NaturalSlim no empezaron a adelgazar hasta que nosotros no empezamos a utilizar unas enzimas digestivas.

Las enzimas digestivas son suplementos que están diseñados para obligar al cuerpo a digerir; cuando el cuerpo no está digiriendo bien quiere decir, por ejemplo, todos tenemos el páncreas y el páncreas produce varias enzimas para romper las grasas, para romper las proteínas; la boca produce amilasa que es para romper los carbohidratos, la vesícula biliar que está pegadita al hígado produce la bilis y produce un efecto que digiere las proteínas y las grasas; por eso las personas que les han quitado la vesícula biliar, no digieren bien y muchas personas que están con sobrepeso tienen problemas con la vesícula biliar y se la quitan y después de eso tienen más problemas todavía; porque ahora todo les cae mal. Pero todo les cae mal porque no lo digieren; o sea que no importa que calidad de alimento usted ponga si usted no lo digiere ¿de que le sirve? No le sirve de nada.

Así que una de las ayudas principales para una persona adelgazar es utilizar un buen suplemento. Usted puede conseguir en su país, ir a un centro de salud a una de estas tiendas naturales y buscar un buen suplemento de enzimas digestivas; porque al usted usar enzimas digestivas, usted está garantizando que lo que usted comió, su cuerpo lo puede usar y lo va poder llevar hasta las células que lo van a convertir en energía. Si el cuerpo no lo puede utilizar lo que pasa con ese alimento cuando entra, es que dentro del cuerpo al no digerirse se pudre, cuando se pudre el alimento forma gases y muchas de las personas que piensan que están gordas, no están gordas ni nada, están llenas de gases; están llenas de esos gases que producen todos esos alimentos indigestos dentro del cuerpo. Inclusive el mal olor que tienen muchas de las personas obesas, que tienen un sudor de mal olor es producido porque hay alimentos descompuestos dentro del cuerpo que han pasado por todo el tracto intestinal y no se pueden digerir a falta de unas buenas enzimas.

Cuando usted vaya conseguir una enzima, una buena enzima. Le voy a dar cual es la clave para comprar una enzima y que no le engañen, porque en esta industria de productos naturales, desgraciadamente hay demasiadas fuera de ética, demasiada gente que miente en la etiquetas y que por conseguir cosas baratas y ganarle mucha plata, pues le venden cualquier cosa a usted para que usted crea que le está ayudando y no le ayuda nada. Yo tengo que estar siempre, cuando uso suplementos para mis miembros en NaturalSlim, tengo que estar enviándolos a laboratorios y muchas veces me ha pasado que lo mando a un laboratorio y me certifican que era un fraude; o sea que lo que dice la etiqueta de lo que me estaban vendiendo, no era, por lo tanto tengo que estar siempre revisando que esté trabajando con fabricantes honestos, que realmente pongan dentro del suplemento lo que es. Porque lo que es bueno cuesta y si cuesta pues va a añadir su costo; pero hay gente que por plata hacen cualquier cosa.

Por ejemplo cuando usted vaya a buscar una enzima digestiva, un suplemento de enzima digestiva, tiene que ver unos hechos; las enzimas son estas por ejemplo, hay lo que llaman pancreatina. La pancreatina la más potente es la que llaman 4x y si es 4x usted lo va a ver en la etiqueta que le dice pancreatina 4x. La pancreatina tiene una mezcla de enzimas dentro:

  • Una de ellas es la proteasa, la proteasa rompe las proteínas, carne queso, huevos.
  • Tiene una mezcla también de Lipasa que es una enzima que rompe la grasa. Usted quiere romper la grasa del cuerpo tiene que usar Lipasa, ¿Cómo la va a romper? Por obra y gracia del Espíritu Santo no se va a romper, tiene que el cuerpo producir Lipasa para que la rompa esa grasa, para que la disuelva, para que la pueda sacar del cuerpo.
  • La otra enzima que se usa mucho es la amilasa, la amilasa es la que su cuerpo produce desde la saliva que es para consumir y digerir los carbohidratos.
  • La bromelaina es muy muy buena que se saca de la piña.

Ahora fuera de eso, estos dos otros ingredientes son vitales; en una buena enzima usted va a encontrar:

  • Hidrocloruro de Betaina, esto es para que la bilis, pueda funcionar bien y pueda producir ese líquido que se llama la bilis que es verdoso amarillos que absorbe las proteínas como las grasas y
  • El Extracto de Bilis, se le hecha para reforzar y debe tener por lo menos 150 mg de cada uno en la dosis que usted vaya a tomar.

Ahora cuando usted consigue una buena enzima y la empieza a usar con cada comida, usted nota la diferencia:

  1. Primero porque adelgaza,
  2. Segundo porque la comida no le cae pesada,
  3. Tercero porque usted después de comer no va a sentir sueño

Inclusive el olor de su cuerpo mejora, porque ya no siente todo ese hedor de alimentos que se están descomponiendo dentro del cuerpo; así que usted lo va a notar en su ropa; enseguida se siente deshinchada, liviana, perdió el hambre porque ahora su cuerpo se alimentó de verdad. Porque muchas veces usted come y se queda con hambre pero se queda con hambre no porque usted no haya comido, es porque el cuerpo no pudo digerir, por tanto no llegó a la célula, como no llegó a la célula sigue pidiendo alimento. Así que básicamente la verdad es que usted no es lo que usted coma, la verdad es que usted es lo que usted absorba y para eso la ayuda de una buena enzima digestiva es vital. Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo