No es Grasa, es Agua

Hoy le traigo un tema bien interesante. Oiga, no hay grasa, es agua. Esa gordura no es grasa, es agua. Todo el mundo piensa que cuando el cuerpo se pone grande, cuando uno engorda es porque es grasa. Pero no siempre es así. Ahora quiero comentarles de lo que hablo en mi libro “El Poder del Metabolismo” sobre las intolerancias. Así que el tema aquí importante que vamos a estar hablando hoy es el tema de las intolerancias y cómo es que las intolerancias a ciertos alimentos nos engordan, pero nos engordan de forma falsa; esto es algo que descubrieron los alergistas.

Se sabe que cuando el cuerpo está almacenando energía, exceso de energía porque la comida que uno come, si esa comida el cuerpo no la puede utilizar lo que hace es que la almacena. Y la almacena en forma de grasa. Así que por ejemplo uno come pizza, mucho arroz, papa, dulce, helado, azúcar, y cuando el cuerpo no la puede utilizar la guarda y esa forma en que la guarda se llama grasa. Y eso obviamente es lo que causa la obesidad. Pero hay otra forma en la que el cuerpo también almacena y crece y “engorda” supuestamente, y es la siguiente: se llama intolerancias. Para poder explicar el tema de las intolerancias hay que hablar un poquitito del tema de las alergias.

Todo el mundo sabe lo que es una alergia. Una alergia es algo, una reacción del cuerpo cuando usted le pone al cuerpo algo, algún alimento, alguna sustancia que al cuerpo no le gusta; las alergias pueden dar picor en la piel, sinusitis, migraña, hay personas que se ahogan por una alergia porque se les puede trancar la tráquea, o sea una alergia, una reacción alérgica puede ser bastante peligrosa o puede ser benigna, que quiere decir que es suave. Pero una alergia es algo que se nota con facilidad. Porque hay dolor de cabeza, hay mucosidad, hay dolor, hay ardor, hay picor, hay alguna señal de que algo entró al cuerpo que el cuerpo no lo quiere, eso es una alergia y todo el mundo nota lo que es una alergia.

Ahora vamos a hablar de un tema que no se habla mucho que es el tema de las intolerancias, de hecho, los que descubrieron las intolerancias son los alergistas, o sea son lo que se especializan en alergias, y básicamente lo que descubrieron es que cuando a su cuerpo entra una sustancia X que su cuerpo no la quiere es intolerante a ella, o sea que no la quiere, no la puede utilizar. El cuerpo no siempre reacciona con una alergia; muchas veces reacciona con una intolerancia y la intolerancia es mucho más difícil de detectar que lo que es una alergia, porque la alergia es fácil de verla. De alergia se ve que usted tiene mucosidad, que tiene dolor de cabeza, que le pica la piel, que comió tal cosa y le cayó mal. Muchas personas saben que tienen una alergia y eso es fácil de detectar, pero cuando tienen una intolerancia no es tan fácil de detectar.

Ahora, ¿qué hemos visto nosotros trabajando con el tema de metabolismo? Cuando trabajamos con metabolismo una persona viene a donde nosotros, viene a donde Frank Suárez o lee el libro “El Poder del Metabolismo” buscando adelgazar. Adelgazar quiere decir que las medidas tienen que quedar más pequeñas y que si se pesa en la pesa, pues va a pesar menos que lo que pesaba anteriormente. Pero muchas veces la persona no sabe que lo que le está engordando, o supuestamente engordando, es una intolerancia. Ya se ha descubierto, y lo menciono en el libro “El Poder del Metabolismo”, que hay ciertos tipos de sustancias, de alimentos, que causan intolerancias. Y la intolerancia no se nota como una alergia.

Hay alimentos como el trigo, el trigo es con lo que se hace el pan, la pizza, el empanado, las empanadas, las arepas allá en Venezuela, los tacos en México, la pizza acá en Puerto Rico, en todos los sitios, el trigo está donde quiera. Y el trigo contiene una proteína que se llama gluten. Hay mucha, mucha gente que es intolerante al gluten. Lo que eso quiere decir es que la persona come pan, come pizza, come un empanado, come unos tacos, y no nota que le da el dolor de cabeza, no nota que le da picor en la piel, sin embargo nota que su cuerpo se empieza a hinchar y se pone grande, y la ropa le aprieta, y el otro día la ropa que le quedaba más cómoda ya le queda toda apretada, y se ve un poco como inflamado, y puede notar inclusive que los pies empiezan a retener agua, y se siente inflamado, se siente gordo. Pero es una gordura falsa porque no es una gordura de grasa. No es grasa, es agua, porque la persona que es intolerante al trigo cuando lo consume el cuerpo para protegerse lo que hace es que retiene agua para disolver ese alimento. Esa es la defensa del cuerpo. Si usted le hecha algo al cuerpo que el cuerpo no puede tolerar porque no lo puede utilizar, que lo considera como un enemigo, el cuerpo lo resuelve acumulando agua y reteniendo agua. Y eso hace que entonces su cuerpo se va a ver más grande y más hinchado. Por lo tanto usted se va a sentir más gordo, y no es grasa, es agua.

Cuando consume un alimento que su cuerpo no quiere el cuerpo empieza acumular agua y empieza hincharse. Y se le hinchan los cachetes, se le hinchan las piernas, la ropa le queda apretada, la barriga se ve más grande, ¡todo se ve más grande! Y la persona dice “Estoy gordo”, pero la verdad es que lo que está dentro del cuerpo no es que tenga grasa demás, es que tiene agua demás. Miren cómo funciona,  una célula adentro tiene sus organitos y sus cosas que funcionan, eso hace sus funciones; cuando entra una sustancia a la que hay intolerancia el cuerpo lo que hace para defenderse de ella empieza a meter agua dentro de la célula y esa célula crece. Y cuando crece, crece para tratar de disolver la sustancia. Si todas las células empiezan a hacer eso entonces uno se va a sentir cada vez más gordo y más pesado.

Así que mucha de la gente que se siente que está gordo están supuestamente gordos, pero no están gordos, están hinchados, están reteniendo líquido. Y están reteniendo líquido porque están comiendo, están consumiendo algún alimento que su cuerpo no quiere. Uno de los principales alimentos, que más intolerancia causa, es el trigo. El otro que causa mucha intolerancia es la soya. La soya nos la han anunciado como algo muy saludable, pero de saludable no tiene nada porque hemos visto, inclusive en el libro “El Poder del Metabolismo” y cuando trabajamos con el metabolismo, que la soya afecta inclusive la tiroides, la glándula tiroides. O sea que una persona que es hipotiroides consume alimentos con soya, la soya contiene una cosa que se llama goitrogeno, en ingles se llama “goitrogens”, goistrogenos, y eso la afecta la tiroides y le baja la función de la tiroides, la baja el metabolismo y la persona empieza a engordar.

Así que muchas de las personas que comen soya, que comen carne de soya, que comen dulces con soya, que comen soya en distintas formas, pues inclusive a veces usan ese yogurt de soya y distintas cosas de soya, pues lo que hace es que afecta el metabolismo porque da la casualidad que esa persona muchas veces tiene intolerancia a la soya. Y el otro que es uno de los ofensores principales es maíz. ¡Cuidado México!, porque México el da bien duro, bien duro, bien duro al maíz. Cuando una persona es intolerante al maíz, como mi esposa, pues come un poquito de maíz y automáticamente se hincha. Y se hincha por el mismo proceso porque todas las células si eran así pequeñas se empiezan a poner grandes y se llenan de agua. Y se llenan de agua para poder disolver esa sustancia de maíz o de soya o del gluten o del trigo que entró. Yo conozco bien el tema porque yo personalmente, Frank Suárez, soy intolerante al trigo. Yo he visto el trigo como si fuera el diablo. De vez en cuando pruebo un poquitito de trigo, pero lo hago de vez en cuando porque mi cuerpo no lo tolera. Yo como pan, yo como pizza y al rato ya se me va inflando el cuerpo. Así que la próxima vez que sienta que está engordando sepa que muchas veces no es grasa, es agua. ¿Y sabe qué? La verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo