Refrescos de dieta la peor opción


Por mucho tiempo se nos ha hablado en contra de los refrescos regulares, los que no son de dieta, los que tienen azúcar, vienen de mil marcas, estos refrescos definitivamente hacen daño por el azúcar que contienen, pero hay información nueva, de nuevos estudios que demostraron que son peores los de dieta.

Así que son peores los refrescos de dieta que los refrescos azucarados, se nos ha vendido la idea que los refrescos, un refresco como decir Coca Cola, Pepsi Cola, Sprite y todo eso, en general, cada lata de refresco tiene aproximadamente, dependiendo del refresco, va de 8 a 10 cucharadas de azúcar en un refresco regular. Así que tomar 8 a 10 cucharadas de azúcar es lo que sería el equivalente a tomar un refresco regular, llámele Coca Cola, Pepsi Cola, Sprite, lo que usted le quiera llamar.

Ahora mucha gente para evitar el montón de azúcar, han ido a los refrescos de dieta, el diet cola o lo que sea, esos refrescos, todos están endulzados con endulzadores artificiales, el endulzador artificial principal que más se usa en los refrescos de dieta es el aspartame, este es el principal que se usa porque es el más económico de todos los que son artificiales, este es el más económico, para efecto del fabricante de refrescos de dieta, la persona entonces empieza a consumir el refresco de dieta, porque tiene cero calorías y aquellos que creen en las calorías, aquellos que todavía no se han dado cuenta que eso no funciona, pues quieren tomarse un refresco que no tenga calorías y que pasa, tiene cero azúcar, porque lo que usan es un endulzador artificial que da un dulzor artificial como el aspartame.

Ahora, si usted mira los estudios que acaban de salir, por ejemplo hay un estudio, este estudio se llama “Counterintuitive”, quiere decir que es contra intuitivo, o sea que es algo como que es lo contrario de lo que uno pensaría que fuera, pero básicamente este estudio demostró, este estudio lo hizo el doctor Switners, encontró que las personas que usan refrescos de dieta tienen más diabetes, más desórdenes hormonales, más resistencia a la insulina y más de todo lo mismo que causa el refresco con azúcar, o sea que le está haciendo más daño el refresco de dieta, que si se tomara el refresco con azúcar.

Hay otro estudio que se llama “Diet soda linked to depresión”, es un estudio que dice: La soda de dieta ha sido ligada, relacionada con la depresión, mientras que el café está ligado a un bajo riesgo de depresión, o sea que lo que descubrieron básicamente es que las personas que más soda de dieta toman, más se deprimen, contrario a los que toman café, que mientras más café toman, menos se deprimen. Así que, le conviene tomar café en vez que refresco de dieta.

Y hay otro estudio más, que de hecho da la asociación de la azúcar y los endulzadores artificiales con los daños a los riñones. Cuando el riñón se daña, que es lo que filtra la sangre, se causa lo que llaman albúmina, la albúmina es una proteína que se sale a través de la orina, que no se supone que salga en cantidades. Cuando hay albuminuria, que quiere decir que hay exceso de albúmina saliendo, eso significa que hay daño a los riñones. Así que se vio, este estudio demostró, este estudio se hizo con un total de 236 mil personas que participaron por 10 años. En este estudio que hizo el doctor Li y sus compañeros, pues lo que pudieron demostrar es que aquellas mujeres que tomaban 2 refrescos de dieta al día en promedio, tenían exactamente o casi exactamente el doble de la pérdida de la función renal, o sea que en 10 años, el doble de las personas que reportaron pérdida de la función renal, pérdida de la función de los riñones, eran precisamente los que tomaban por lo menos 2 refrescos de dieta al día.

Así que a la hora de tomar refrescos, no se tome ninguno, ¡tome agua!, pero si ve a alguien tomando refrescos de dieta, porque cree que con eso está evitando las calorías y el azúcar, dígale o demuéstrele que en efecto le está haciendo un daño terrible a su cuerpo. Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo