¿Tengo problema de Tiroides?

Hay una amiga que nos pregunta en Metabolismo TV, nos dice: “¿Tengo problema de tiroides si tengo siempre fríos mis abdominales, estómago y manos?” O sea ella quiere saber si tiene problema de la tiroides. Pues quiero decirle que cualquiera de ustedes que quiera saber si tiene problemas de la tiroides la forma más efectiva que existe no es hacerse una prueba de laboratorio.

Las pruebas de laboratorio que se hacen para la tiroides ya se sabe que como la mitad de ellas dan lo que llaman un falso positivo. Falso positivo quiere decir que la prueba dice que usted tiene bien su T4, su T3, su la TSH, que es la hormona produce el cerebro que pide la glándula tiroides que produzca más hormonas, y esas son las tres que revisan. Revisan T4, T3 y TSH, que es la hormona estimulante de la tiroides y desgraciadamente esas pruebas muchas veces le dicen a la persona que está todo bien y sin embargo la persona está deprimida, cansada, se le cae el pelo cuando se peina, está sobrepeso y no puede bajar de peso, se deprime, tiene la piel reseca, tiene estreñimiento, es un desastre, y la prueba dice que usted está bien.

Muchos personas desgraciadamente los declaran locos o hipocondriacos, porque como el médico dice que la prueba está bien, pues la persona tiene que ser la que está mal. El problema es que la actividad de la hormona tiroides dónde es efectiva es en las células, no en la sangre. La prueba de la tiroides pues está haciendo una prueba en la sangre y como hace una prueba en la sangre pues dice que hay una hormona ahí, pero no se sabe si esa hormona está activa, si está llegando a las células, si está funcionando entre las células o no.

Ahora, la forma segura segura de usted saber si tiene problemas con la tiroides, digamos que usted se le está cayendo el pelo cuando se peina o se siente deprimida o no duerme bien o tiene la piel bien reseca o no importa lo que haga no puede bajar de peso, generalmente las personas que tienen problemas con la tiroides empiezan a tener las manos frías y los pies fríos porque la tiroides además de que controla el metabolismo también controla la temperatura del cuerpo. Quiere eso decir que la tiroides además de ser como el pedal acelerador del cuerpo también es como si fuera el termostato del cuerpo. Es como el aire acondicionado, que usted controla la temperatura en el termostato, pues la tiroides es lo que controla la temperatura de todo el cuerpo. Una persona que tiene problemas con la tiroides, digamos hipotiroides, va a encontrar que su temperatura va a ser más baja de la cuenta. Precisamente esa es la forma de usted saber con certeza si usted tiene problemas con la tiroides o no.

En el libro El Poder del Metabolismo se explica que la forma segura que usted sabe si tiene problemas con la tiroides o no, es usted mismo tomarse la temperatura. Fíjese, aquí en el libro va a ver un capítulo que se llama La Temperatura lo Dice Todo. Este capítulo tiene una foto de un termómetro, un termómetro de cristal. Los termómetros electrónicos, esos que hacen por allá en China, son muy rápidos, pero no son exactos y a la hora de usted medir la temperatura de su cuerpo, que la va a medir debajo de la lengua, por 3 minutos mete el termómetro de cristal debajo de la lengua, por 3 minutos. Usted necesita una temperatura exacta para poder saber si tiene problemas con la tiroides o no.

En este capítulo, que se llama La Temperatura lo Dice Todo, se le explica cómo usted mismo medirse la temperatura. Usted se la mide por 3 días, mínimo 3 veces al día, y va anotando. Si en cualquier momento esa temperatura baja de cierto punto, que le voy a explicar ahora, ya usted sabe que tiene problemas con la tiroides, no importa lo que diga la prueba. Si la prueba del médico dice que usted no tiene problemas con la tiroides y de todas maneras usted tiene la temperatura demasiado baja sepa de seguro que usted tiene problemas con la tiroides. Lo que pasa es que hay una condición que se llama hipotiroidismo subclínico, que es explica aquí en el libro El Poder del Metabolismo. Subclínico quiere decir que no se detecta en las pruebas de laboratorio. Eso es lo que quiere decir subclínico, o sea no se puede observar con facilidad, pero la temperatura sí lo arroja,  si usted mide la temperatura del cuerpo usted va a saber si tiene problemas con la tiroides.

Hace muchos años se utilizaban los termómetros de cristal que venían llenos de mercurio, hoy en día ya no se usa el mercurio porque el mercurio es un metal muy venenoso, de hecho muy dañino. Hay muchas personas que tienen problemas de que les han puesto mercurio en las plastificaciones de la boca y eso les ha hecho mucho daño a la salud, hoy en día hay otro metal que se usa, producido por allá en Alemania, y siempre se puede conseguir en el mercado un termómetro de cristal que no sea de mercurio y el que no falla es el de cristal. Usted lo pone por 3 minutos debajo de la lengua y toma la temperatura.

Ahora vamos a ver qué temperatura le diría usted que usted tiene problemas con la tiroides o no tiene problemas con la tiroides. Digamos que usted está tomando unas medidas de tiroides y las está tomando en base a la temperatura del cuerpo con un termómetro de cristal. Pues la tiroides normal, una tiroides que funciona bien trabaja a una temperatura de 98.6 grados Fahrenheit o 37.0 centígrados. Esa es la temperatura. Ese punto, cuando usted mira un termómetro usted va a ver que hay una rayita roja en el termómetro, ese punto donde está la rayita roja es la temperatura normal del cuerpo, eso es lo normal.

Ahora, la tiroides no está fija, quiere eso decir que por ejemplo por la mañana usted puede empezar, si tiene la tiroides normal, usted puede empezar la mañana digamos a lo mejor en 98.2, por la mañana tempranito. Va pasando el día y un poquito más tarde en el día usted ya está en 98.4. Almorzó y después de almuerzo puede que ya usted esté en 98.6. E inclusive había el momento en que usted hizo ejercicio y llego a 98.8 y luego empieza a bajar otra vez y hace 98.4 y finalmente termina en la noche con 98.2. Y si usted lo mira es una curva. Empieza en 98.2, va subiendo, se calienta el cuerpo durante el día con la actividad, con la comida y demás, y luego por la noche según se acerca el periodo de descanso va bajando. Eso es lo normal, lo mismo sería si fuera en centígrados. Usted empezaría a lo mejor 36.8 o 36.7 y va subiendo 36.9, 37.0, puede llegar a 37.2 y empieza a bajar así hasta que termina un poquito más bajito. Así que hay una curva que empieza bajita y termina bajita y durante el día la temperatura va subiendo, eso es lo normal.

Ahora, lo que no es normal y usted sabría que tiene problemas de tiroides es que pase lo siguiente. Usted se supone que para ver esta prueba, esta prueba que explica en el libro es una prueba que usted la hace mínimo por 3 días, por 3 días usted se toma la temperatura mínimo 3 veces al día, son 9 medidas y usted lo que hace es esto. Vamos a decir que usted empezó el primer día, qué sé yo, el día 1 y vamos a decir que usted lo está midiendo en Fahrenheit. Pues usted dice “Ok, yo voy a medir” Acá se mide, en Estados Unidos se mide en Fahrenheit, en los otros países es centígrados. Los americanos siempre están como distintos a todo el mundo, no sé.

Vamos a decir que usted empezó por la mañana y le dio 98.2 y después le dio 98.4 y ya por la noche le dio 98.6, la última que se tomó. Ahí está todo dentro del rango normal, viene el segundo día y hace esas medidas así y mientras usted lo está haciendo así usted va a observar y el punto de marcador es el siguiente. El punto de marcador. Si en cualquier momento, en cualquier medida esta temperatura llega a tocar 97.8 o menos hay una crisis. El punto marcador es 97.8, o sea que usted puede bajar 98.2, 98.0, pero si llega a tocar 97.8 ya usted sabe que hay una crisis. En el caso de la temperatura en centígrados el punto para mirar es que no toque 36.5 centígrados, 36.5 o menos, eso es una crisis, una crisis de tiroides. Es una falta de hormonas. Así que mire eso y eso le dice a usted si tiene problemas con la tiroides o no. Y esto se lo compartimos porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo