Un juego para que sus niños adelgacen


Hoy quiero hablarte de una problemática muy grande que existe, es ¡La obesidad infantil!, es algo muy triste porque cuando un niño padece de obesidad empieza a padecer las enfermedades de los adultos: alta presión, triglicéridos, colesterol y sobre todo su autoestima se ve afectada, no tienen energía, no pueden jugar deportes y para colmo los otros amiguitos desgraciadamente muchas veces le hacen el famoso bullying. Los niños pueden ser bastante crueles, no porque sean malos, es por ignorancia. Yo conozco el tema porque cuando yo era niño siempre fui obeso y me hicieron mucho bullying. Me ponían nombres que no se puedo decir a ustedes, nombres muy desagradables relativos a mi cuerpo porque era obeso.

Entonces quiero hablarles hoy de un juego que ustedes como padres, que ustedes como abuelos pueden hacer para que le den ese cariño que los niños merecen para que puedan adelgazar y le tengo muy buenas noticias con eso. Cuando hablo de obesidad infantil, estoy hablando de un tema que trae mucha emoción porque estos niños que están obesos pues son ridiculizados, no participan en deportes, no tienen energía, se sienten mal, su autoestima está bien afectada, así que nos toca a nosotros los padres ayudarlos, a nosotros los abuelos, ayudarlos. Pero quiero compartir con ustedes lo que ya se ha descubierto que funciona.

Lo primero que hay que saber es que un adulto, un adulto pues tiene su metabolismo y un adulto siempre puede adelgazar si trabaja con el metabolismo. Ahora, en un niño la buena noticia, ¡Es una buena noticia!, es que los niños bajan de peso, adelgazan mucho, pero mucho más rápido que los adultos. Hay una razón para eso, los cuerpos de un adulto de los 30 años hacia adelante empieza a tener un metabolismo cada vez más lento, se calcula que por cada año que pasa después de los 30 años de edad, usted pierde por lo menos un 1% de su metabolismo, así que un cuerpo de 60 años pues le queda 70% de su metabolismo posible, porque la vida es así, va perdiendo poco a poco la vitalidad, el metabolismo, la creación de energía hasta que llega al muerte, pero la realidad es que en un niño todavía el 100% de su metabolismo está presente.

Quiere eso decir que si tiene un problema de obesidad, pues mi experiencia ha sido después de 20 años trabajando con esto del metabolismo, que nadie baja más rápido, nadie adelgaza con más facilidad que un niño. Los padres a veces me llegan papá y mamá obesos con un niño obeso y siempre les digo cuando empezamos: “No se impresionen, su niño va a bajar rapidísimo, mucho más rápido que ustedes”, porque mientras más edad tiene el cuerpo más lento se pone el metabolismo, esa es ley de vida.

¿Qué se hace para que un niño pueda adelgazar? Les voy a comentar lo que ha funcionado, fíjense. Para los niños la vida es un juego, eso es lo primero que usted tiene que entender. La mentalidad que tiene un adulto es muy distinta a la mentalidad que tiene un niño. El niño ve la vida, todo es nuevo, todo es fascinante, ellos son como Superman, ellos pueden lograrlo todo ellos no ven barreras. Un niño está viendo la vida como un juego, por eso que los niños generalmente son felices; los adultos, la vida nos va dando golpes y nos vamos poniendo cada vez más quejosos, cada vez más vemos las cosas más difíciles porque la vida nos ha dado unos cuantos cantazos, pero la perspectiva de un niño es que la vida es un juego. Por lo tanto si usted quiere lograr que un niño adelgace, usted tiene que tratarlo con su realidad, ¿y cuál es la realidad de un niño? ¡Que la vida es un juego! Por lo tanto usted lo tiene que hacer a modo de juego, no lo haga seriote, no lo haga obligado, no lo haga a la fuerza porque usted va a fracasar, porque la forma de lograr algo con un niño es jugando con él, ponerle juegos. Y eso se hace sabiendo que todos los juegos tienen reglas.

Usted monta un juego de que vamos todos a adelgazar y se mete en el juego con él y aunque usted no tenga sobrepeso, ¡Se mete en el juego con él!, y va jugar un juego con él y ahí el niño sabe que todos los juegos tienen barreras. ¿Cuáles son las barreras?, bueno son los obstáculos, las cosas que hay que lograr y todos los juegos llegan a una meta. Así que todos los juegos tienen reglas, barreras y metas y tienen que estar las 3 presentes, pero lo importante es que cuando a usted le enfoca a un niño el juego de adelgazar, el juego de que todos vamos a jugar este juego contigo tiene que ser a modo de juego. Si usted se pone muy seriote, el niño no le va a responder. Tiene usted que ponerse a nivel de juego, usted quiere lograr algo con un niño, ¡Póngase en juego!, usted quiere lograr algo con un niño, bájese al tamaño de él. No se quede desde arriba porque los niños nos ven como gigantes, bájese al tamaño de él, si se tiene que sentar en el piso se sienta y hable con él y hágalo sentir que el vale, que él es importante, que su opinión es importante.

Entonces ¡Hay que hacerlo como juego! Y los juegos necesitan compañeros de juego, por lo tanto no se le ocurra poner un niño a dieta y usted no ponerse a dieta también. O sea no se le ocurra a usted que va a comerse una pizza mientras el niño no puede comer la pizza. O sea que la única forma de lograr que un niño participe verdaderamente es usted meterse en el juego con él porque necesita compañeros de juego. Usted puede inventarse situaciones de juego donde usted básicamente le da puntuaciones. Averigüe ¿Qué cosa le interesa a ese niño?, ¿Qué es de su interés?, ¿Qué le gustaría como premio?, ¿Quieres ir al parque?, ¿Quieres ir a la piscina?, ¿Quieres que se te compre algo?, ¿Cuál sería tu juego? Averigüe que cosas le interesan a él y eso usted lo va poner con premio, porque usted necesita darle al niño validación, todo lo que logre que se lo valide, que se lo aplauda, que se lo haga sentir, porque eso es lo que lo va a mantener entusiasmado jugando juegos. Usted necesita tenerle premios, pues tienen que ser premios que le interesen al él, ¡No a usted, sino a él! y necesita darle mucho reconocimiento.

Cada vez que logre algo dele mucho reconocimiento. Los factores para ver es que si usted pone un niño a dieta, sabiendo que el niño adelgaza mucho más rápido que usted, pues usted puede utilizar el concepto de la dieta 3×1. Yo le recomiendo que usted consiga en su país este libro, El Poder del Metabolismo. El Poder del Metabolismo está en todos los países, y si no está en su país consígalo digitalmente, porque se consigue en Amazon digitalmente. O sea que no hay nada que le pare tenerlo.

Teniendo usted los conceptos de cómo se mejora el metabolismo, usted va poder ayudar a ese niño y el niño se le va poner feliz y el niño se le va poner saludable, porque yo nunca he visto a un niño que no adelgace rápidamente y no creo que lo vaya a ver, porque es un cuerpo que responde rápidamente, no es un cuerpo usado como el nuestro, no es un cuerpo ya abatido por la vida, es un cuerpo ¡Nuevo!, a los 6, 8, 10 años, a los 12 años inclusive como adolescente no hay, pero sobre todo a los que son niños, niños, digamos de 8 para abajo y demás, se les puede hacer adelgazar con una facilidad tremenda si usted se mete en el espíritu de juego, ¡Tiene que hacerlo como juego.

Entonces, aprenda a usar la dieta 3×1, aprenda usted a diferenciar, por eso le digo el libro El Poder del Metabolismo, la diferencia entre el tipo A que son los que adelgazan y que incluye la carne, el pollo, el pavo, el pescado, los mariscos, los quesos, los huevos, los vegetales, los jugos de vegetales, las ensaladas, las almendras, las nueces, ¡Todo esto adelgaza!, ¿Por qué adelgaza?, pues porque produce poca glucosa y también produce poca insulina, por lo tanto la persona o adelgaza o adelgaza, porque para engordar hace falta mucha glucosa y mucha insulina. Usted reduce la glucosa y la insulina comiendo esto y automáticamente va adelgazar, ¡No tiene otra!, es o sí o sí. No tiene que contar calorías, no tiene que contar alimentos, no tiene que hacer loncherías, no tiene que comer 8 veces al día, ¡No tiene que hacer nada de eso! Usted va a comer solamente 3 veces al día, pero va a comer lo correcto, y lo que va a notar que cuando empiece usted a aplicar la dieta 3×1, ¡Es milagroso!, porque automáticamente al niño se le va el hambre.

Entonces, use la dieta 3×1, asegúrese que el niño tome agua, no refrescos ni demás que lo va a ver en el libro, llévele una puntuación de lo que está logrando, cada vez a que logre algo, que se comió un plato correcto, le da X número de puntos y establezca ¿Qué premios va a tener? ¡No se le ocurra pesar al niño! Consiga una de estas cintas, de estas cintas de medir y llévelo por cintura, por pecho, por cadera y le va viendo ¿Cómo se reduce la medida? ¡No lo pese!, hágale en medidas, esta es la forma correcta porque muchas veces una dieta que arregla el metabolismo, no lo va notar mucho en peso, pero lo va notar mucho en la medida porque la grasa se empieza a ir.

Entonces, dele mucho reconocimiento, haga que la mejoría sea gradual, llévelo gradualmente, no lo lleve a la fuerza y tiene que darle buen ejemplo, o sea que tiene usted también comer lo correcto. Si usted hace esto, se educa con el libro El Poder del Metabolismo, aplica la dieta 3×1, le da su agüita y le pone un juego, lo que usted va a lograr, le va sorprender, porque se le va parecer a esto, esto es lo que usted quiere llegar. El niño no se mueve y no hace ejercicio porque no tiene energía, pero una vez que usted lo ayuda a adelgazar y le da agua, y le da la comida correcta, usted va a ver que él va querer participar y en ese momento aproveche y sáquelo y envuélvalo y cómprele algo que juegue, que juego en el exterior, que se sienta con energía y usted estará salvando una vida y un futuro. Y esto se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo