Explorando las cualidades del aceite de coco – parte 2

En este episodio continuamos sobre la anterior donde empezamos a hablar del aceite de coco, repasamos el hecho de que era una grasa saturada, de que contiene una gran cantidad de un compuesto que se llama ácido láurico y que ese ácido láurico tiene un efecto fungicida, o sea que mata hongos, es antiviral, o sea afecta y reduce los hongos como el herpes y como el SIDA y también mata las bacterias. Así que básicamente tiene ese efecto. Además repasamos el hecho de que esa grasa saturada que es el aceite de coco es muy distinta a la grasa de cerdo.

La grasa de cerdo, es una molécula bien larga que necesita sistema digestivo, necesita enzimas pancreáticas, necesita todo el sistema digestivo para poderse digerirse, o sea no es fácil de digerir la grasa de cerdo porque es una grasa saturada, pero es muy distinta a la de coco. El aceite de coco es una grasa saturada, pero es una grasa saturada corta, de 8 átomos de distancia a la molécula. La grasa de cerdo son 32, o sea que es bastante más grande que lo que es el aceite de coco. De hecho para digerir el aceite de coco no se necesita el sistema digestivo. Tanto así que una persona la pueden haber acabado de operar del estómago, le ponen en el intestino una infusión de aceite de coco y el cuerpo lo puede utilizar perfectamente, o sea que es bien digerible.

Entonces, en los viejos tiempos se nos hablaba del colesterol y todo el colesterol era malo hasta que descubrieron que había un colesterol bueno y un colesterol malo. Pues lo mismo pasa con el aceite de coco. Hay una grasa saturada buena, que es el aceite de coco, y una grasa saturada que no es tan buena, como la grasa de cerdo. Así que básicamente uno puede hacer esa diferenciación entre lo que es el aceite de coco y lo que es otra grasa saturada como decir la grasa de cerdo. Ahora, el punto aquí es el siguiente. Cuando uno va a trabajar con dosis, sobre todo si va a trabajar con un niño, como una pregunta que nos hacen de una niña de 12 años que es una niña que tiene obesidad infantil, la madre quiere ver si la puede ayudar con la obesidad y quiere ver si la puede ayudar el aceite de coco y me pregunta “¿Qué dosis puedo usar?”

En el libro El Poder del Metabolismo usted va a ver que estoy hablando del aceite de coco y estoy hablando, hay un pequeño subcapítulo que dice Cuidado Con Aceite de Coco. El cuidado se lo establece en cuanto a las dosis, porque el aceite de coco, como tiene esta acción fungicida y mata virus y mata bacterias, pues va a crear toda una desintoxicación y usted tiene que dar una oportunidad a su hígado de que saque todo eso para fuera, sino se le intoxica el cuerpo, pero se le intoxica no por el aceite de coco sino por la muerte de todos esos organismos parasíticos que se están muriendo dentro de su cuerpo que no han podido salir a tiempo como para que usted no se intoxique.

Ahora, ¿cómo se hace? Pues la clave con el aceite de coco es establecer las dosis. Dosis gradual, esa es la clave. Una dosis gradual, o sea si usted va a usar aceite de coco usted tiene que usar una dosis gradual. ¿Cómo se hace una dosis gradual? Pues por ejemplo, en un cuerpo bien pequeño, digamos de una niña de 6 años o 8 años o algo así pues uno empezaría posiblemente probando con una gota y después con 3 gotas y después con 6 gotas y después va a subir hasta un cuarto de cucharita y cada día lo sube un poquitito más y después va a llegar a media cucharita y después va a ser tres cuartos de cucharita y después va a ser una cucharita. Y va a seguir subiendo y lo va a llevar a un punto donde sea el punto óptimo que no haya reacción. Si hay mucha reacción de muerte de hongos y demás, usted deja de subir la dosis. Claro, a un cuerpo pequeño yo no lo subiría realmente mucho más de media cucharada. Media cucharada es bastante para un cuerpo pequeñoAhora, un cuerpo grande, como el mío, como el suyo, pues entonces uno puede llegar a subir hasta 3 cucharadas, pero no puede subir a 3 cucharadas de cantazo porque entonces el cuerpo no le da una oportunidad de que se adapte a toda esa desintoxicación, a toda esa podredumbre que se va a causar dentro de su cuerpo por esos organismos parasíticos que se van a morir por el ácido láurico que contiene el aceite de coco.

Este aceite de coco por ejemplo nosotros usamos, usted puede conseguir otro, pero el Coco 10 Plus es uno especial que nosotros usamos que se mandó a fabricar de forma que fuera orgánico, pero también que no tuviera sabor a coco. Queríamos que no tuviera sabor a coco porque muchas veces la gente si se ven obligados a tomar algo con sabor a coco, sabor a coco, pues se cansan de ello. Esto se puede mezclar en un batido o lo que sea y no le cambia el sabor, pero también este viene bien reforzado con la enzima japonesa que se llama CoQ10, que le ayuda a subir el metabolismo aumentando el oxígeno en las células.

Ahora, el punto aquí básico es que cuando usted va a hacer la dosis tiene que ser una dosis gradual. Si lo hace en dosis gradual y va subiendo poco a poco usted no va a tener problema. El problema viene cuando usted por ejemplo lleva 10 años o 20 años gordito, quiero rebajar en 10 o 20 días, cosa que no es posible, y entonces se va a una dosis alta y ahí tiene una crisis con el aceite de coco porque toda esa muerte de esos organismos parasíticos su hígado no lo tolera y entonces a usted le da una toxemia, se me enferma, le da diarrea, le da vómito y se me enferma y dice “El aceite de coco es malo.” No, el aceite de coco no es malo. Malo es usted por no poner una dosis gradual que le dé una oportunidad a su cuerpo de limpiar toda esa basurita que se ha ido acumulando ahí con los años por los malos hábitos y costumbres alimenticios.

Así que el aceite de coco es una cosa milagrosa. Es de mucha ayuda, pero hay que llevarlo en una dosis gradual. Tiene ácido láurico, es antibacterial, es antifungicida, todas esas cosas buenas, pero la clave es que usted lo tiene que llevar en una dosis gradual. Nosotros hemos tenido casos de bebés donde los padres han descubierto que con una gotita, con dos gotitas empiezan a limpiar el bebé del hongo que de hecho le pegó la madre porque los hongos, el hongo cándida se pasa de la madre al bebé. Esto lo comparto con ustedes porque hay que tener la ayuda de aceite de coco, pero también hay que tener el cuidado con el aceite de coco usando una dosis gradual y la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo