La calidad vs el largo de sueño


Quiero compartir contigo unos estudios científicos que me han dejado así pero muy interesados en cuánto sabemos y cuánto no sabemos sobre el tema de la calidad versus el largo del sueño. A veces mientras voy estudiando estas cosas me voy sorprendiendo yo mismo con lo que se descubre y me gusta pues mantenerlos a ustedes al día de lo que voy descubriendo.

Sabemos que el cuerpo humano pues depende del metabolismo y el metabolismo que es lo que crea la energía va a ser tan bueno, tan eficiente produciendo energía, tan hábil para defender el cuerpo de enfermedades y demás como sea la calidad o el largo de tiempo de sueño. Así que el sueño es un período en el cual el cuerpo se repara, saca tóxico, se reconstruye y hay muchas cosas importantes que pasan mientras el cuerpo está durmiendo. Por eso cuando una persona no duerme bien o no tiene calidad de sueño, pues todo se ve afectado. Hay temas de salud, de alta presión, de cáncer y demás que están relacionados a la calidad o al largo del sueño.

Entonces, hubo un estudio que me dio una lección y quiero compartir con ustedes porque así todos aprendemos juntos. Este estudio dice: “Mortality related to actigraphic”, actigraphic es una palabra que en español quiere decir actígrafo, le explico lo que es un actígrafo. Un actígrafo es un equipo electrónico que parece un reloj que se le pone en la mano a una persona o a un niño se le puede poner en las piernas y eso lo que mide es cuánta actividad tiene el cuerpo, cuánto movimiento y cuánta luz recibe el cuerpo; y eso se usa para hacer estudios de sueño. O sea que cuando a una persona le ponen un actígrafo, es un monitor que va llevando todos los movimientos del cuerpo a distintas horas mientras la persona duerme y también la exposición de luz que hay en el área. Todo eso, se saca ese equipo electrónico, se conecta a un computador, de ahí se extrae la información y se puede sacar datos estadísticos de qué estaba pasando mientras esa persona estaba durmiendo; así que eso es un actígrafo.

Entonces este estudio dice: “La mortalidad relacionada al actígrafo midiendo el largo o el corto sueño”, así que básicamente lo que está midiendo aquí el actígrafo en este estudio es la diferencia entre sueño largo y sueño corto. Este estudio lo dirigió el doctor Kripke y su grupo y es reciente del 2011 y es un estudio interesante porque tomó en consideración 1.1 millones de mujeres de 67 años o más. Se sabe que las mujeres tienen más problemas de sueño que los hombres, eso está estadísticamente comprobado. Así que ellos siguieron por muchos años 1.1 millones de mujeres de 67 años o más y le llevaban un récord de su largo de sueño, ¿Cuánto estaban durmiendo?, medidos con esos actígrafo.

Entonces, mire lo que se descubrió que me pareció interesante y aprendemos todos de esto dice:

  • Un sueño de menos de 300 minutos que son cinco horas el 61% de ellas sobrevivian el período del estudio o sea que el otro 39% murió. Así que estaban hablando de un sueño de 5 horas, de menos de 5 horas, pues representaba nada más que una sobrevivencia de 61%.
  • Un sueño de más de 390 minutos que son seis horas y media pues representaba un 78% de las que dormías más de 390 minutos pues sobrevivían, quiere decir que entonces el 22% habían muerto durante el período del estudio.

Ahora, conclusión: Las mujeres que dormían entre 300 y 390 minutos tuvieron la mayor sobrevivencia de todas; quiere eso decir que lo que se descubrió en este estudio, contrario a lo que hemos oído por tantos años, que una persona debería dormir 7-8 horas, pues por lo menos en las mujeres de esa edad 67 o más, pues la cantidad óptima de sueño es de 5 a 6 ½ horas. Así que cuando se mantienen dentro de este rango de sueño de 5 a 6 ½ horas es que tenían el máximo de sobrevivencia.

La conclusión de esto realmente que podemos aprender es que es mucho más importante, mucho pero mucho más importante la calidad que la longitud o largo de sueño.

O sea que unas buenas 5 a 6 ½ horas de sueño es óptimo y es lo que por lo menos a esa edad extiende más la vida. Ya nos podemos quitar de la mente el tema de que todo el mundo tiene que dormir más de 7 horas o más de 8 horas o que inclusive dormir 5 horas o 5 ½ horas sería malo, porque la verdad es que lo que salió de este estudio es que de 5 a 6 ½ horas es el sueño óptimo para extender la vida. Y eso se los comento porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo