La cerveza no engorda


La cerveza no engorda, ¡Que notición! Definitivamente, ¡La cerveza no engorda!, el que engorda es usted.

Ha habido una lucha incesante de los contadores de carbohidratos, entre las cervezas bajas en carbohidratos y cervezas altas en carbohidratos, y usted ve que las distintas marcas se anuncian como bajo carbohidrato. La realidad es que uno puede observar que la persona que es tomadora de cerveza, irremediablemente le va salir una barriga; eso es algo observable, todo el mundo que conoce a alguien que toma cerveza le puede ver la barriga, son personas delgadas, pero la panza sale para afuera, es una realidad.

Entonces, hay una lucha allá afuera entre los expertos hablando de que la cerveza está bien, la cerveza se hace con maltosa, la maltosa es un tipo de azúcar, de hecho es un disacárido, quiere decir 2 glucosas juntas y de hecho cuando eso se rompe pues sale una glucosa por un lado y otra glucosa por el otro; es decir que empieza en maltosa que sale del grano, del grano sale la maltosa, la maltosa es un disacárido que quiere decir que está compuesto de 2 partes, di, de 2 y se descompone en 2 glucosas; esto claro cuando le echan la levadura, esto es lo que se fermenta, y eso que fermenta, luego lo que hace es el alcohol, que es el alcohol de la cerveza.

Ahora, la cerveza como tal es un líquido de fermentación que se hace con levadura que es un hongo, es el tipo de sustancia más engordante que puede tener un cuerpo precisamente porque es una sustancia de fermentación. Cuando una persona toma cerveza, lo que va a recibir el impacto de esa cerveza es el hígado, una de las cosas que más hace crecer el hígado graso es la maltosa y el alcohol. Hay una condición que se llama hígado graso no alcohólico, porque es un hígado graso que les sale a las personas que no beben alcohol. ¿Por qué se llama no alcohólico?, porque hay otra condición que se llama hígado graso alcohólico, porque los alcohólicos pueden ser delgados, pero si usted lo va a ver en una radiografía, lo va a encontrar a ese hígado grande, 2 veces y 3 veces el tamaño, está hinchado, está graso, porque una forma que tiene el cuerpo de protegerse del alcohol que es un ácido, es produciendo grasa y por lo tanto le hace un hígado graso.

Básicamente toda persona que tome cerveza, si la toma en exceso, definitivamente va a engordar, tiene que engordar porque lo que le está metiendo es un impacto de crear grasa en el hígado y es que el único órgano del cuerpo que puede desintoxicar un ácido como el alcohol es el hígado. El alcohol es el veneno que producen los hongos, eso es el alcohol; cuando usted pone un hongo y le echa grano o le echa almidón a un hongo, el hongo lo fermenta, cuando lo fermenta produce un veneno que es un ácido que se llama alcohol y ese alcohol que es ácido, porque es un ácido es puro hidrógeno, ese alcohol al ser alcohol lo que hace es que quita el oxígeno.

Todo lo que es ácido destruye el oxígeno, por lo tanto cuando una persona toma cerveza, que está tomando un líquido fermentado que es puro alcohol, acaba con el oxígeno, acaba con el oxígeno y se acabó el metabolismo. Se acabó el metabolismo, ¿Qué va hacer el cuerpo con todo ese ácido y con todo ese alcohol?, pues va a empezar a producir grasa para protegerse y le va hacer un hígado graso. Siempre que usted vea una barriga para afuera es porque el hígado ya está graso.

Ustedes me han oído decir en episodios anteriores que si usted tiene la barriga hacia afuera, si usted tiene el abdomen hacia afuera, si usted tiene la panza hacia afuera, usted ya tiene un hígado graso, usted no tiene que ir a un médico para que el médico le diga que usted tiene hígado graso. Solamente tiene que mirarse en el espejo y si la barriga sale hacia afuera, ya usted tiene el hígado graso, porque la secuencia correcta es, primero el hígado se pone graso y después saca la barriga hacia afuera, en ese orden.

Así que básicamente cuando una persona abusa de consumir cerveza, automáticamente le va salir la barriga, y le va salir la barriga porque el impacto de ese alcohol, donde está cayendo es en el hígado y el hígado para protegerse tiene que producir grasa, tiene que hacer un hígado graso alcohólico, que es la forma que tiene el hígado de protegerse de todo ese ácido que como quiera le está quemando las células y le está quitando el oxígeno a las células para poder sobrevivir. Así que es verdad, ¡La cerveza no engorda!, el que engorda es usted. Porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo