¿Qué pan puedo comer?


Tengo un amigo que nos consulta y dice: ¿Qué tipo de pan puedo comer que no me haga tantísimo daño? ; pues nos cuenta que cuando él era joven le racionaban el pan y que ahora que tiene 64 años, ahora que lo puede comer, pues bendito sea el señor, Frank le ha insistido en que no se lo coma.

El pan de por si no tiene ningún problema, el problema lo tenemos nosotros, lo tenemos nosotros porque a la hora de adelgazar, el problema principal que ha causado el exceso de obesidad en todo el planeta, es un exceso de carbohidratos refinados, hace 50 años, pues la azúcar casi no se consumía, o se consumía pues muy poca. Se usaban ¡qué sé yo!, en Estados Unidos por ejemplo se usaban 30 libras de azúcar al año, hoy en día, las últimas estadísticas, creo que las de 1996, la últimas estadísticas que hay sobre el uso del azúcar, estamos hablando de que se usaban 168 libras de azúcar, o sea que cuando eran 30, ahora son 168 y continúa subiendo, deben estar sobre las 200 ahora.

Hoy la azúcar está donde quiera porque está en distintos formatos, está en azúcar, en fructosa, en distintos nombres, en miel, en distintas formas. El problema es que cuando el cuerpo recibe un exceso de carbohidratos, el páncreas produce un exceso de insulina, el exceso de insulina obliga al cuerpo junto con el azúcar que se convirtió en glucosa, pues a producir grasa y ese es el problema de la obesidad;  si hay un factor causante de la obesidad, es el exceso de carbohidratos, el carbohidrato más común que se come en todos los países es el pan, el trigo, la harina de trigo que está donde quiera.

Por ejemplo, yo acabo de llegar de México, estuve en Guadalajara dando un seminario allá a mil personas en Guadalajara, maravilloso, yo no he visto una pastelería, más sabrosa, más espectacular, más variada que la de México; allá tienen unas tiendas que uno entra y es como entrar a un supermercado, es amenazante, es amenazante porque es entrar a un sitio lleno de puras tentaciones y usted ve las personas con bandejas echando y colectando distintos tipo de panes en formas de tornillos, de todas las formas habidas y por haber, toda la creatividad humana está puesta en el pan en México. Obviamente ahora el mismo México tiene un problema de que está número 1 en obesidad infantil en todo el planeta, es una distinción bastante discutible y está número 2 peleándose el espacio de ser número 1 en obesidad adulta con los gringos, con los americanos, es de los países que más pan come y de los países de gente más obesa y más enferma, México está también número 1 en diabetes, o sea que la cantidad de personas que tiene diabetes llega a 16%, estamos hablando de 1 de cada 6 personas.

Por ejemplo en Puerto Rico que es alta la diabetes es el 12%, que es una 1 de cada 8 personas, en Estados Unidos ni los mismo gringos llegan ni al 12, ni al 16, los americanos andan como por un 10%, eso quiere decir que los americanos están en 10% son diabéticos, en Puerto Rico somos el 12 y en México nos ganaron, son el 16% de la población. ¿De dónde vienen esos indicadores?, principalmente, siento decírselo, siento que les duela, agárrese de su asiento, ¡del pan!, porque es uno de los carbohidratos que más se abusa. No tiene absolutamente nada malo, pero yo quiero explicarles.

El pan no tiene nada malo intrínsecamente, o sea que sea malo de por sí. Por ejemplo, un cuerpo, en su estado natural pues tiene una forma y el cuerpo tiene el páncreas, que es un órgano y ese páncreas, produce una hormona que se llama insulina. La insulina la produce el cuerpo principalmente en respuesta a los carbohidratos, pero no en respuesta a los carbohidratos, es en respuesta principalmente a la glucosa que producen los carbohidratos.

Por ejemplo si usted comiera mucha ensalada que es un carbohidratos, pues como la ensalada no produce mucha glucosa porque tiene mucha fibra, pues el cuerpo produciría muy poca insulina, pero si usted consume muchos carbohidratos refinados, el pan es un refinado y se llama refinado porque alguien lo llevó a una fábrica, lo molió, lo pulió, lo blanqueo, lo hizo harina, lo refinó, o sea que el cuerpo no tiene mucho que hacer con él, nada más que convertirlo en glucosa, eso obliga al cuerpo a producir un exceso de insulina y la insulina es la que acumula junto con la glucosa la grasa, o sea que cualquier exceso de grasa en el cuerpo, la única forma en que se puede crear un exceso de grasa en el cuerpo es con exceso de insulina, no hay otra, fisiológicamente, químicamente, científicamente, se sabe que sin exceso de insulina no puede haber exceso de grasa, es imposible.

El libro El Poder del Metabolismo, la versión latinoamericana, la de Puerto Rico, inclusive la versión americana, pues básicamente lo que nos explica es que la clave para uno poder adelgazar es una dieta 2×1, por ejemplo lo que nosotros usamos, la dieta 2×1 que dice 2 alimentos tipo A y 1 alimento tipo E, el E es un alimento que engorda, el A es el que adelgaza. El E es la parte de la comida que hacemos, que está compuesta de carbohidratos refinados, esa es la que hay que controlar, porque la parte A que es ensalada, vegetales, carne, inclusive la grasa, esa no nos va a engordar, a menos que haya suficiente E que es lo que engordan, que es producido por el exceso de carbohidratos que produce la insulina, que luego produce la grasa, esa es la simpleza detrás de la cosa.

Ahora, ¿Qué hace el pan?, el pan resulta, que lo que más desarrolla el pan no es solamente que desarrolla una obesidad cuando uno lo utiliza todos los días, todos los días, todos los días, sino que el pan es la causa principal del abdomen. Cuando usted tiene un abdomen protuberante, ya se descubrió que es principalmente por el pan, siento decírselo, a mi también me dolió, así que soy parte del club de los dolidos con el tema del pan.

Yo era una persona obesa comedora de pan, yo tuve en mi caso específico que quitar el pan, porque yo descubrí adicionalmente que mi cuerpo es intolerante al gluten. El gluten es una proteína que contiene el trigo y es una proteína que para muchos de nosotros somos intolerantes, eso se explica en el libro El Poder del Metabolismo, cuando una persona es intolerante al gluten y come trigo, el trigo tiene mucho gluten, pues el cuerpo reacciona con una reacción tipo alérgica , usted no va sentir mucosidad o nada de eso, pero usted va a ver que se siente cansado y va a ver que va echar barriga y va a ver que la ropa se siente hinchada y el cuerpo como que se llena de agua, eso es una reacción al gluten. Yo le diría que por lo menos mi experiencia es que más de la mitad del público es intolerante al gluten.

Conozco personas como mi esposa que pueden comer pan y no tienen problema, pero yo de tocarlo nada más engordo, de tocarlo nada más, porque mi cuerpo se llena de agua, así que decidí y ¡Eliminé el pan!. Yo como plátano, yo como arroz, yo como papa, yo como lo que sea, pero el trigo no lo toco, no lo toco porque tengo que mantener este cuerpo, ya a los 60 y pico años de edad da un poquito de trabajo. Mientras más edad tiene el cuerpo, más lento se pone el metabolismo y más cuidado hay que tener con esto.

Así que el pan como tal, siento decírselos, ¿Quiere adelgazar?, tiene que cortar el pan, tiene que reducirlo y de hecho si nota que su cuerpo se está hinchando cuando lo come, haga la prueba por 2 semanas nada más de quitarse del trigo, quítese del pan y usted va a ver un milagro, se va a sentir con energía, se le empieza a desaparecer el abdomen, se le pone eso en buen estado y esto lo comparto con ustedes, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo