¿Qué Hacemos Con La Leche?

Y la leche, ¿qué hacemos con la leche? Tenemos una pregunta en Metabolismo TV de la amiga Carmen Hernández preguntándonos ¿qué leche puede usar para las recetas?. Hemos tenido otros episodios donde hemos hablado de la leche, pero vale la pena que ampliemos el tema para mejorar el conocimiento, todo lo que se pueda en el tema; en el libro El Poder del Metabolismo van a ver, ya sea la versión de acá de Puerto Rico como la versión latinoamericana, van a ver que en el libro se está mencionando que no recomiendo la leche. La razón por la cual no recomiendo la leche es porque como nosotros nos dedicamos, yo me dedico a ayudar a las personas a adelgazar, a bajar de peso, lo que he observado es que cuando la persona usa leche, pues no me baja de peso. Puede usar queso, puede usar yogurt y demás, que son proteínas procesadas ya fermentadas, más altas en proteína, pero cuando usa leche, pues con la leche la persona no me baja.

De hecho para los diabéticos, mi experiencia con los diabéticos es que la leche es mortal. Sobre todo para los diabéticos, pero vamos a contestar la pregunta en cuanto a qué leche puede usar para una receta. Hay algo que hay que aclarar y es que en la dieta 2×1 o dieta 3×1, que se recomienda en las distintas versiones del Libro el Poder del Metabolismo, no está prohibido nada; o sea que no está prohibido ni siquiera usar leche para una receta ni nada. Todo lo que establece la dieta 2×1 es el concepto, la idea, de que uno va a reducir a una tercera parte del total de lo que uno consume los carbohidratos refinados, que incluye la leche.

La leche se le llama un carbohidrato refinado porque tiene mucha lactosa y tiene mucha grasa, pero lo que engorda de la leche es la lactosa. Muchas personas piensan que lo que engorda de la leche es la grasa, pero la verdad, verdad, verdad, lo que engorda mucho de la leche es la lactosa, no es la grasa. Vamos a ver las distintas opciones de leche que tiene una persona. Voy a comentar algunas que son de Puerto Rico, pero usted puede más o menos transportarlas a lo que usted conoce en México o en Costa Rica o en Colombia o donde quiera que usted esté viendo este episodio.

Una leche fresca, si usted mira su información nutricional va a ver que tiene gramos de carbohidratos, por ejemplo esta tiene 11 gramos de carbohidratos. 11 gramos de carbohidratos deben subirle el azúcar a un diabético fácil 20 puntos; o sea 11 gramos de carbohidratos, un vaso de leche que toma un diabético. Si el diabético tenía el azúcar digamos en 130, que es el borde de la diabetes, pues subiría a 150 nada más que con un vasito de leche,  porque es bastante, 11 gramos de carbohidratos, de azúcar. Los carbohidratos que están mencionando ahí es la lactosa que tiene la leche. Algunas personas me dirán “Caramba, pero yo compro leche deslactosada”. Bueno, sepa que la leche deslactosada lo único que hacen es que le ponen una enzima para que usted pueda digerir la lactosa; eso es lo que llaman la leche deslactosada. Y las leches deslactosadas, que hay de otra clase, que le quitan la lactosa, como el fabricante sabe que una leche sosa que no es dulce no se va a vender, pues lo que hace es que le quita la lactosa para la persona que es intolerante a la lactosa y resuelve un problema. Resuelve el problema de la intolerancia, pero como sabe que la leche sin azuquítar no se vende entonces la reemplaza con algún otro tipo de azúcar que le engorda igual. Puede ser azúcar de caña, de lo que sea, así que si usted mira bien la etiqueta va a ver que el contenido de carbohidratos que tiene la leche deslactosada es el mismo que tiene la otra. O sea que no vaya a pensar que eso de deslactosada no significa que tenga lactosa o que no tenga otra azúcar.

Por ejemplo esta leche fresca, pues nosotros no la recomendamos para una persona que quiere adelgazar. Eso no quiere decir que usted va a eliminar eso de su vida o que se tiene que hacer una receta de un postre y lleva leche que no la va a usar porque de todas maneras el postre va a ser solamente una tercera parte del total de lo que usted come si está haciendo la dieta 2×1 y nada está prohibido en la dieta 2×1, ni siquiera un poco de leche dentro del postre. La idea es clara es que si usted trata de tomar leche todos los días definitivamente no va a adelgazar y si es diabético se le va a descontrolar la diabetes, no importa lo que usted haga porque es demasiada lactosa, eso es un cuanto a la leche fresca normal.

Ahora, la industria lechera pues nos vende entonces la leche baja en grasa. La idea o el concepto que quieren que tengamos es que, como es baja en grasa, pues no le va a engordar. Nada más lejos de la verdad. La leche baja en grasa lo que hace es que le quitan grasa, pero quiero que sepan que lo que engorda es la lactosa, más que la misma grasa. Así que básicamente lo que pasa es que de ellos quitarle la grasa entonces sube de 11 gramos de carbohidratos, por vaso de 8 onzas o 250 mililitros, pues sube a 12 gramos de carbohidratos y obviamente sube porque al quitarle la grasa aumenta la proporción de la lactosa al resto del volumen. Así que básicamente la leche fresca o la baja en grasa, ninguna de esas dos se las vamos a recomendar si usted quiere adelgazar o si tiene diabetes.

Hay una alternativa que la menciono en el libro El Poder del Metabolismo y es la alternativa de utilizar en el café, si es para café, si no es para postre, de utilizar la crema de leche. Acá en Puerto Rico, como no hablamos español, hablamos spanglish, le dicen heavy whipping cream. Acá hablamos mezclado español con gringo y todas esas cosas. La crema de leche, como es la grasita de la leche, pues tiene cero carbohidratos, o sea no tiene carbohidratos. Por lo tanto un diabético que se toma su café con crema de leche pues no le va a subir el azúcar. Prácticamente no le va a subir y se lo puede comprobar con su medidor de glucosa, va a comprobar que se toma el café con esto y prácticamente no le sube el azúcar para nada. Se lo toma con esto y va a ver la subida estrepitosa que le hace la glucosa al tomarse este tipo de leche, pero si es crema de leche, que es la grasita, no tiene problema.

Hay otra alternativa en el mercado, por lo menos en mercados americanos y Puerto Rico, en México también la hay y lo he visto en otros países, que es la alternativa de leche de arroz. La leche de arroz pues no tiene lactosa. El problema que tiene la leche de arroz es que es puro carbohidrato, por lo tanto es la más alta de todas en carbohidratos, por ejemplo esta tiene 20 gramos de carbohidratos. Un diabético por ejemplo se toma esto y en vez de subirle 20 puntos a la glucosa le va a subir 40 puntos, o sea que de 130 se trepó en 170. Ahora sí tiene la diabetes fuera de control; así que esta yo no la recomendaría para una persona que quiere adelgazar porque es demasiado alta en carbohidratos. He visto personas que para bajar la fuerza que tiene de carbohidratos, pues la mezclan una tercera parte de leche de arroz con dos terceras partes de agua y de esa forma lo reducen como a 6 o 7 gramos para bajarle el impacto que da esto en la glucosa y el insulina del cuerpo. Así que esta también no es verdaderamente una de las mejores alternativas.

Acá en Puerto Rico y Estados Unidos tenemos la ventaja, en algunos otros países puede que esté llegando, de que existe una cosa que se llama leche de almendra. Esta es mi selección, esta es mi favorita, porque la leche de almendra es una imitación de leche que sabe bastante parecida a leche, mezcla perfecto con el café, no se separa. Por ejemplo si usted usa la leche de soya, la leche de soya tiene problema que no mezcla bien con el café, pero además nosotros no recomendamos la soya porque afecta la tiroides y esto lo va a ver en otros episodios y también lo va a ver varias veces mencionado en los libros El Poder del Metabolismo.

La leche de almendras, es mi favorita, pero es mi favorita porque si yo la compro sin endulzar, con sabor a vainilla y demás, y de hecho sabe sabrosa, pues esto lo que tiene es 2 gramos de carbohidratos, pero cuando usted le resta la fibra, que la fibra se resta, le queda un solo gramo de carbohidratos en 8 onzas o 250 mililitros, o sea esto es ideal; o sea que yo preparo mi café con esto, mi esposa prepara recetas con eso, de vez en cuando si queremos mezclar alguna cosa con algo que parezca leche pues tiene la misma consistencia de la leche y es leche de almendra. Entonces estas son las verdades relativas a la leche. Y lo compartimos con ustedes porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo