Dulces más adictivos que drogas


Quiero hablarte hoy de descubrimientos que se han hecho, relativos a la adicción a los dulces, a las sustancias dulces, a los jugos dulces, a las cosas que son dulces, que ya se descubrió que son más adictivos que muchas de las drogas callejeras. Vamos a empezar por explicarte que la adicción, cuando hay una adicción al dulce y muchas personas están adictos al dulce, yo me dedico a la obesidad hace muchos años, hace ya casi 20 años y trabajo con muchas personas que están en sobrepeso y personas que tienen diabetes y también están en sobrepeso.

Diabetes y obesidad son bien parecidas, porque casi el 85% o más de todos los diabéticos tienen obesidad y por otro lado entre las personas obesas y los diabéticos, la adicción al dulce es prevaleciente. La gente mata por chocolates, se esconden como criminales para comerse sus dulces y sus cosas, esconden las envolturas como si fueran criminales. Una de las cosas que he aprendido a hacer es ayudar a las personas a desintoxicarse, que ya le voy hablar de eso.

Se descubrió que hay una parte en el cerebro, por ejemplo esta imagen que esta aquí es el cerebro, hacia la parte de atrás está lo que llaman el cerebelo y allí es que está el sistema nervioso central autonómico, ese que se empieza a dividir en pasivo y excitado, pero hacia la parte del frente, esta área que está marcada con un punto rojo, se le llama el núcleo accumbens.

El núcleo accumbens es un área del cerebro, donde la estimulación del dulce produce su mayor efecto, su mayor excitación y cuando hay ingesta de dulce, o sea de cosas bien dulces, automáticamente ahí se crea mucha dopamina. La dopamina es un neurotransmisor bien tranquilizante, pero que también es bien adictivo, así que básicamente la adicción es que prende, se ha visto esto y se ha podido demostrar por radiografías, donde se ve que esa área se ilumina cuando la persona come dulces y allí es que reside la adicción.

Ahora, para explicarlo un poquitito mejor en términos de cómo uno lo resuelve. El cuerpo, todo en el cuerpo está dirigido desde la parte del cerebelo, del sistema nervioso central, pero esta parte de aquí en frente donde está el núcleo, núcleo accumbens, es el área donde más se afecta cuando usted come algo bien dulce. ¿Qué puede ser algo bien dulce?, pues puede ser tan sencillo como un postre, puede ser tan sencillo como algo con azúcar, puede ser tan sencillo como los jugos de fruta que hoy en día le están echando a todo jarabe de maíz de alta fructosa.

Una de las peores cosas que está pasando en la población, es que el jarabe de maíz de alta fructosa se lo están echando al yogurt y se lo venden el yogurt como una cosa muy natural, pero dentro le están echando algo que es super dulce, que es el jarabe de maíz de alta fructosa. Fíjese que el jarabe de maíz de alta fructosa puede llegar a ser hasta 98% fructosa. La azúcar regular que usted come, es 50% glucosa y 50% fructosa. Así que cuando usa jarabe de maíz de alta fructosa, que es lo que se está usando para endulzar el pan y todo ese tipo de cosas y se usa hasta para echarle a la pizza, para los jugos, para todo tipo de jugos le están echando, los yogurt y los postres le están echando jarabe de maíz de alta fructosa, porque es muy barato, es más económico para los fabricantes.

Ya se descubrió, de hecho se hizo un estudio, el estudio se llama así: “Intense Sweetness Surpasses Cocaine Reward”, este estudio que lo hizo la doctora Magalie Lenoir, con otro grupo de científicos, pero ella fué la que dirigió el estudio, básicamente demostró que el dulce intenso sobrepasa la recompensa el placer que da la cocaína, es decir que pudieron demostrar que es más adictivo el dulce que la cocaína, o sea era más fácil romper una adicción a la cocaína que romper una adicción al dulce, eso es algo difícil de confrontar, pero es la verdad, yo que trabajo con obesidad hace como 20 años, me encuentro con personas que están atrapadas de la adicción al dulce.

Ahora, vamos a decir que usted tiene una adicción al dulce y que usted quiere resolver. Usted tendría que de alguna forma bloquear la estimulación del núcleo accumbens y tendría que de alguna forma quitarse de los postres, dulces, jarabe de maiz y demás. Y una forma que he encontrado que no falla, de hecho la forma la va a encontrar usted en el mismo libro de “El Poder del Metabolismo”, hay un capítulo aquí que se llama “Cómo romper el vicio” y en ese capítulo estamos usando lo siguiente.

Usted hace una dieta de 3 cosas nada más por 48 horas, toma mucha agua, mucha agua para que hidrates el cuerpo, y hace una dieta que va a incluir nada más que carne, queso y huevo en sus distintas formas. Se hace un omelette de huevo con queso y salchichas de pollo o algo así, puede ser cualquier combinación de carne, queso y huevo, pero no va usar ningún tipo de ensalada, ni carbohidratos, ni vegetales, ni pan, ni harina, ni nada.

Usar esa dieta que nosotros la hemos usado por muchos, muchos años para romper un vicio, si usted la acompaña con un poco de magnesio, que tiene un efecto tranquilizante y toma suficiente agua para que el cuerpo no se acidifique mientras hace esta, porque son solamente 48 horas, que son 2 días, esta dieta y lo he visto en cientos de miles de casos, ¡Logra romper la adicción!, al pasar las 48 horas usted no siente nada, puede que le dé un poquito de síndrome de retirada, porque si está muy adicto, el núcleo accumbens va a gritar, pero usted mete bastante agua, pone un poco de magnesio para que el cuerpo se tranquilice, hace una dieta de carne, queso y huevo por dos días y yo le hago un cuento, porque automáticamente se acaba la adicción. Y eso se los comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo