La Pasión Por Los Dulces y El Café

Pues les quiero hablar de la pasión por los dulces y el café y qué la causa y cómo usted entenderla para usted poder controlar esa situación. En varios episodios a través de Metabolismo TV usted va a encontrar referencias al tema del sistema nervioso, el sistema nervioso es un sistema que controla todo en el cuerpo. Por ejemplo, desde la parte de atrás del cerebro, se llama el cerebelum, es como si fuera el computador del cuerpo, desde ahí sale una cablería que toca todos los órganos del cuerpo, todas las glándulas, todo está conectado al cerebro. Está conectado a través de lo que se llama el sistema nervioso central autonómico; quiere eso decir que es un sistema nervioso que es central al cuerpo y autonómico quiere decir que funciona en automático. En otras palabras este sistema nervioso central autonómico, que va a través de todo el cuerpo, conecta con el hígado, conecta con el páncreas, conecta con el corazón, conecta con los pulmones, conecta con los testículos, con los ovarios, con todo. No hay nada, ni los ojos ni nada, que no esté conectado al cerebro al sistema nervioso central autonómico.

Quiere eso decir que, cuando nosotros estamos hablando de metabolismo y queremos controlar el metabolismo tenemos que de alguna forma controlar lo que controla el metabolismo, que es el sistema nervioso central autonómico. Así que básicamente por eso usted ha visto que en el libro El Poder del Metabolismo en las últimas ediciones salió un capítulo que se llama Todos No Somos Iguales. El capítulo Todos No Somos Iguales básicamente es uno de los capítulos más largos del libro El Poder del Metabolismo, que es un capítulo donde básicamente le está explicando que si usted no puede controlar el sistema nervioso no va a poder controlar el metabolismo.

Por ejemplo nosotros aquí en el libro hablamos de excitado y pasivo. Para mis amigos mexicanos, eso de excitado no tiene nada que ver con lo sexual. Estamos hablando de sistema nervioso central, yo decidí llamarle así, excitado y pasivo, porque quería una palabra sencilla. En términos médicos se llama el sistema simpático y parasimpático, pero a mí no me interesan mucho los términos médicos porque quiero lenguaje del pueblo lenguaje de la masa, de que la gente me entienda. El sistema nervioso excitado tiene que ver mucho con acción, con pelear, con correr, con moverse rápido, con defenderse, y el sistema nervioso pasivo tiene que ver mucho con digestión, con relajarse, con desintoxicar, con reparar el cuerpo, Son contrarios.

El excitado sería como el acelerador del cuerpo, como el acelerador de su carro, como el acelerador para acelerar la velocidad y el pasivo sería como el freno. Y usted se pasa todo el día acelera y frena, acelera y frena, y algunos tenemos demasiado acelerado el cuerpo, como Jorge, que tiene así siempre el acelerador puesto, o mi esposita Elizabeth. Y otros lo tenemos demasiado frenado, como yo, como Frank, que tenemos más puesto el freno que el acelerador, pero todos nosotros tenemos cierta tendencia, ya sea más hacia el lado pasivo que hacia el lado excitado; ese tema nos ayuda a nosotros dramáticamente a mejorar los resultados con el metabolismo.

Mientras nosotros no conocíamos el tema de pasivo y excitado, de sistema nervioso, teníamos resultados buenos, pero ahora que lo conocemos y que ya se puso en el libro El Poder del Metabolismo y se incorporó a los NaturalSlim y demás, ahora los resultados son espectaculares porque ahora podemos ajustar la dieta de una persona a su tipo de sistema nervioso. Y eso hace que usted puede diferenciar por ejemplo entre lo que es un motor de gasolina y lo que es un motor de diésel, son dos motores, pero no son iguales y el combustible no es igual.

Voy a explicarles este tema de la pasión por los dulces y el café; yo hice un episodio hace tiempo atrás que cada rato la gente me escribe que está equivocado, que está equivocado, que está equivocado. Toda esa percepción de equivocación viene por lo siguiente, por allá, por el episodio 150 y pico, ya estamos en 500 y pico, yo estaba hablando de que el cuerpo de un excitado es un cuerpo más ácido y el cuerpo de un pasivo, eso dije yo, es un cuerpo más alcalino. Así que yo dije esto. Yo dije “El cuerpo de un pasivo es más alcalino y el cuerpo de un excitado es más ácido.” Eso trajo mucha confusión porque cuando uno habla del cuerpo en verdad el cuerpo no es el cuerpo. El cuerpo está compuesto de compartimientos. O sea está dividido en órganos. Los órganos están divididos en células. O sea que hay muchos compartimientos. ¿Qué pasa? Eso que yo dije era parcialmente verdad. O sea era correcto, pero no estaba completo. Vamos a completarlo.

Si usted tiene una pasión tremenda por los dulces, o sea que los dulces le llaman mucho la atención, y el café, pues es bastante posible que usted tenga un sistema nervioso excitado. Le voy a decir ahora por qué. Estos dos alimentos, dulces y café, los dos acidifican, o sea cuando usted se come un dulce la sangre se vuelve más ácida, cuando usted se toma el café la sangre se vuelve más ácida. Lo que se ha descubierto y es lo que está explicado ya en el libro El Poder del Metabolismo, ya en su última versión, cuando ya acabamos de terminar de investigar el tema del sistema nervioso pasivo y excitado.

Si usted tiene duda de si su sistema nervioso es pasivo o excitado véase el episodio número 199 de Metabolismo TV. Entre, pida 199, sistema nervioso pasivo y excitado, hay 5 preguntas y usted va a saber si su sistema es pasivo o excitado. Mejor que eso lea el libro El Poder del Metabolismo porque allá se lo explica con más profundidad que solamente ver el video, porque es de los capítulos más largos porque es un descubrimiento muy importante. Es tan importante que inclusive yo lo descubrí viendo cómo curaban el cáncer, o sea que esta información viene de la cura del cáncer, que se hacía tratando precisamente cuidando los desbalances estos que se crean en el cuerpo.

Ahora, estos dulces y el café son alimentos que acidifican, o sea ponen más ácida la sangre. Ahora, dentro del cuerpo de un pasivo lo que pasa es que los tejidos, la piel por ejemplo: Yo tengo un cuerpo pasivo, yo Frank Suárez, mi piel es más alcalina, pero mi sangre es más ácida. Así que cuando yo estaba hablando de que el cuerpo pasivo es alcalino me refería a los tejidos. No estaba hablando de la sangre. La sangre y los tejidos siempre están opuestos. Quiere decir que si la sangre está más ácida los tejidos están más alcalinos. Si la sangre está más alcalina los tejidos están más ácidos.

Por ejemplo en el caso de alguien con sistema nervioso pasivo, como mi cuerpo, como un cuerpo bien carnívoro que necesito mucha carne, básicamente mucha carne y mucha grasa para sentirme bien, los tejidos míos son alcalinos. Son tan alcalinos que yo puedo salir al sol, el sol me da y el sol me hace sentir bien. Sin embargo alguien que tiene un sistema nervioso excitado es al revés. Tiene los tejidos, son ácidos y como los tejidos del cuerpo son ácidos, cuando le da el sol le quema y le quema porque ya es un ácido y el sol con los rayos ultravioletas acidifica. Por lo tanto las hace sentir mal.

Ahora, si el tejido de un excitado es ácido entonces la sangre es alcalina. Lo que pasa es que la sangre de todos los humanos, es aproximadamente 7.46 en el pH. Lo que pasa es que el que tiene un sistema nervioso pasivo tiende a tener una sangre más ácida. Este es el pasivo, la sangre más ácida. El que tiene un sistema nervioso excitado tiende a tener una sangre más alcalina. Entonces, los que tienen el sistema nervioso excitado disfrutan del dulce y el café porque eso se los acidifica y los hace sentir espectacular. ¿Usted quiere ver un excitado contento? Dele dulce, dele café. El de sistema nervioso excitado, se levanta, se toma un café y se pone brillante y se pone poético y se pone creativo, y si no les da café se apagan y se pasan el día detrás de un café y detrás de los dulces, porque la sangre de ellos es muy alcalina, cuando le dan ese acidito se balancea, se acerca a 7.46, tiene más oxígeno, se sienten mejor y todo es felicidad. Y esto se los comparto porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo