La soya y el cáncer


Quiero compartir contigo información, sobre la relación que hay entre el consumo de soya como alimento principal y el cáncer. Por mucho tiempo y desde el libro El Poder del Metabolismo, como trato el tema del metabolismo he estado tratando de educar al público, a ti a usted a que hay ciertos alimentos que mejoran el metabolismo y hay ciertos alimentos que lo perjudican. Los alimentos que consumimos son el combustible del cuerpo; la soya en particular ha sido bastante problemática.

El cuerpo humano, necesita combustible correcto y cada alimento tiene su efecto distinto sobre el cuerpo; ya sabemos que todos nosotros no somos iguales. Hay personas que tenemos un sistema nervioso más pasivo y hay personas que tienen un sistema nervioso más excitado. Si usted tiene duda sobre qué tipo de sistema nervioso, tiene su cuerpo, vaya a MetabolismoTV en YouTube y vea el episodio número #199, ahí va a encontrar las 5 preguntas que determinan si su cuerpo cayó al lado pasivo o al lado excitado.

Ahora irrespectivo de si es pasivo o excitado; queremos ver unos hechos unas evidencias sobre el tema de la soya. La soya que también se llama soja; el 95% de la soya que se consume en el planeta hoy en día está genéticamente modificada; es un tipo de alimento que cuando digo genéticamente modificado, es que lo han modificado de forma que sea tolerante, que ese grano sea tolerante a los pesticidas, a cierto tipo de pesticidas. De hecho han creado un frankenstein, es un frankenstein, es un monstruo; es algo que el cuerpo casi no lo puede reconocer. Ahí ha estado participando Monsanto y otras compañías, así que no son buenas noticias, porque los alimentos genéticamente modificados ya han estado saliendo estudios que reflejan que efectivamente el cuerpo no los reconoce como alimentos normales.

Sabemos desde hace unos años, que la soya es una fuente de goitrógenos, los goitrógenos, son sustancias naturales que están dentro de la soya que interfieren con la tiroides y la tiroides, es la base de la energía del cuerpo; la tiroides es la que determina, la tiroides está en el cuello y la tiroides es la que determina cuánto oxígeno va a entrar a la células. O sea que las células del cuerpo tienen su mitocondria que produce energía que se llama ATP, pero dependen del oxígeno, porque sin oxígeno no hay combustión.

La soya como tal es alta en goitrogenos; los goitrogenos son esas sustancias naturales que interfieren con la utilización de la hormona de la tiroides, por lo tanto interfieren con el oxígeno, eso hace entonces que por ejemplo la persona termina teniendo un metabolismo lento, pero más riesgo de cáncer. Porque usted posiblemente todos ustedes han oído de que el cáncer ocurre solamente cuando se reduce el oxígeno. Se sabe desde el año 1930 que el Dr. Otto Warbur, recibió un premio Nobel, por su descubrimiento de que podían crearse células cancerosas a partir de células saludables solamente reduciéndole el oxígeno 35%, o sea, que cualquier célula saludable que usted le reduzca el oxígeno en un 35% la vuelve cancerosa. Por lo tanto todo lo que interfiera con la tiroides y con el oxígeno, definitivamente aumenta el riesgo de cáncer.

Ahora se ha promovido en los ámbitos naturales en televisión y demás; se ha promovido, que la soya ayuda con la prevención de cáncer, eso es lo que se ha promovido; pero en realidad lo que hace es que aumenta el riesgo de cáncer y lo aumenta porque la soya también tiene además de tener goitrogenos; tiene un efecto feminizante, la soya causa que el cuerpo produzca más de la enzima que se llama aromatase. Aromatase es una enzima que obliga al cuerpo a engordar, porque produce estrógeno; el estrógeno que es la hormona femenina, es una hormona pro obesidad y pro cáncer; o sea, todo lo que produzca más aromataze como hace la soya va a tener más tendencia al cáncer.

Ahora hay una diferencia entre la soya que se usaba en oriente en Japón, porque al ser fermentada con el proceso de fermentación se destruían los goitrogenos y ya no era causante de aromatase, pero la soya que hoy en día consumimos, además de que el 95% de ella es genéticamente modificada, que es un frankenstein poco natural, además de eso la hacen mecánicamente, no esperan el proceso de fermentación porque tienen prisa y les cuesta mucho fermentarla. Así que entonces viene con todos sus goitrogenos y demás para hacer daño.

Si usted quiere evitar el cáncer pues considere, evitar la soya que ya la tienen en leche de soya, en yogurt de soya, en queso de soya, en tofu, que no es el tofu japonés, es el tofu que hacen los americanos por acá que es hecho mecánicamente, mantequilla de soya y carne de soya. Todo eso no se lo puedo recomendar ¿Por qué? Por qué está usted poniéndose en más riesgo de cáncer. Y esto se los comento porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo