Lipomas, bolas de grasa debajo de la piel


Hoy quiero hablarles de los lipomas, que son esas acumulaciones de grasa que a algunas personas les salen debajo de la piel. Yo soy uno de ellos, me han salido, tengo hijos a quienes les salen, por lo tanto conozco del tema, pero siempre me ha interesado buscar las causas de algo. Me interesa más que nada buscar las causa antes que nada porque eso me permite luego encontrar la solución.

Quiero enseñarles bien lo que son los lipomas. Los lipomas son unas acumulaciones de grasa, depósitos de grasa, son como unos tumores benignos, no son dolorosos y se acumulan debajo de la piel. Por ejemplo aquí tienen una imagen donde pueden ver como unas bolitas debajo de la piel, como unos bolsillos, si unos los toca pues son como duritos pero no se disuelven con facilidad. Generalmente no tienen dolor pero a veces están en un sitio donde causa algo de dolor. Es un tema que lo llevo un tiempo investigando y finalmente ya di con qué lo causa y por eso se los quería comentar. El cuerpo humano es una cosa maravillosa, mientras más yo estudio el cuerpo humano desde el punto de vista del metabolismo, pues más sorprendido estoy de la obra de la creación.

El cuerpo es perfecto, es un organismo que se auto regenera, se auto repara, se defiende, usted inclusive se da un tajo, se corta y si deja pasar un tiempo eso se sana, que a veces usted no puede encontrar ni siquiera la herida, o sea es un organismo espectacularmente bien diseñado, algo bien magnífico de la creación.

Cuando el cuerpo hace lipomas, lipomas son como acumulaciones de grasa debajo de la piel yo por ejemplo tengo uno, pero tengo un hijo, uno de mis hijos que tenía muchos de ellos y estuvimos mucho tiempo buscando hasta que finalmente encontramos lo que era. ¿Por qué se forma un lipoma? Resulta que, lo que he visto cuando usted consume algún alimento agresor, algún alimento que su cuerpo no puede utilizar, el cuerpo cuando es un agresor, una de las técnicas que tiene el cuerpo humano para defenderse de un agresor, imagínese que en su cuerpo entró un poco de mercurio, como las persona que tiene muchas platificaciones en la boca, que tienen muchas platificaciones de mercurio, lo que llaman amalgamas.

Cuando entra mercurio que es un mineral bien tóxico, el cuerpo para defenderse, primero trata con la ayuda del hígado de sacarlo hacia afuera, si no lo puede sacar trata de sudarlo por la piel, porque la piel es un órgano de eliminación, sino trata de defecarlo por el intestino. El cuerpo siempre va tratar lo posible por sacar ese tóxico, lo va querer sacar del cuerpo y cuando el cuerpo ve que no lo puede sacar, la última estrategia que le queda es que lo recubre en grasa. Cuando lo recubre en grasa, es un mecanismo interesante de defensa del cuerpo, que entonces lo impermeabiliza, porque si esto es grasa, ese mercurio ya no puede hacer daño.

Una de las razones porque hay algunas personas que han engordado muchísimo, que tiene una obesidad bien fuerte y no la pueden bajar fácilmente es porque el cuerpo está lleno de tóxicos, cuando está muy lleno de tóxicos, que puede ser, ¡Qué sé yo! Mercurio, puede ser plomo, exceso de cobre y todo eso y entonces el cuerpo empieza a producir grasa, grasa, grasa para recubrir todo eso, protegerse y permeabilizarlo. Entonces crea un tipo de obesidad que es muy difícil de vencer porque está causada por unos tóxicos y la grasa está ahí con el propósito de proteger al cuerpo, impermeabilizar esas cosas que son tóxicas, pero lo que he visto con los lipomas es que principalmente son alimentos agresores.

Muchas personas que tienen lipomas, han observado que la mayoría de los lipomas siempre son lejanos del centro del cuerpo, prácticamente todos los lipomas son en los brazos, en las piernas, en la espalda, nunca tienden a ser en el centro del cuerpo, esta área por ahí no dan lipoma. Lo interesante es como esta área que es la cavidad torácica, es el área donde están los órganos vitales, aquí están el corazón, aquí están los pulmones, aquí está el páncreas, aquí está el estómago, aquí está el intestino, aquí está el hígado, o sea que todos esos órganos que son vitales para la sobrevivencia del cuerpo, están dentro de esa cavidad, están dentro de ese hueco que está en el mismo centro del cuerpo.

Los lipomas siempre salen lejanos, en vez del centro ocurren hacia los lados, hacia las extremidades, hacia las piernas, abajo en la pierna, en los brazos, pero siempre la tendencia fuera del torso; lo que se ha visto es que el cuerpo lo que está haciendo es un esfuerzo por aislar al agresor, lo aísla y lo almacena fuera, fuera, fuera, lejos de los órganos vitales que es donde le puede hacer daño.

En el caso mío y de mis hijos, lo que descubrimos fue, en el caso mío es que descubrí que mi cuerpo no tolera los lácteos, esto fue algo doloroso para mí descubrir, lo descubrí picándome con un glucómetro; si yo me como un pedazo de queso, la azúcar sube, la glucosa sube, pero no vuelve a regresar a su nivel normal, o sea que se queda trepada por 3-4 horas, o sea ya yo sé que los lácteos agreden mi cuerpo.

Inclusive descubrí algo que me dolió más todavía y es que la mantequilla que viene de los lácteos, a mí me agreden de hecho me agrede tanto que una vez me dio por comer una muy buena mantequilla en Panamá y se me empezó a inflamar la próstata, como yo sé de esto, me puse a buscar: ¿Qué yo cambie?, ¡Ah!, estoy comiendo mucha mantequilla. Tenía la próstata ya inflamada, pensé debe ser la mantequilla, porque era lo único que había cambiado, cuando uno cambia, cuando cambia algo, cuando uno cambia es que algo cambió anteriormente, nada pasa por nada, o sea si cae lluvia es porque habían nubes y si habían nubes es porque el agua se a evaporado; o sea que para mí la lógica es siempre que algo es porque algo lo causó.

En el caso mío dije, ¡ah! Pues debe ser la mantequilla, así que deje de comer mantequilla, con dolor en el alma porque me encanta, automáticamente la próstata se desinflamó. Tiempo después ya llegando a Puerto Rico y vuelvo a comer mantequilla y volvió, se inflamo ¡Ya!, ya me di por vencido y dije, efectivamente a mi cuerpo, a mí me encanta la mantequilla pero a mi cuerpo no le gusta, entonces cuando tú estás comiendo algún agresor, pues el cuerpo va tender a hacer lipomas.

En el caso de los lácteos, la leche que es de lo que se hace el queso, pues tiene una proteína que es muy muy fuerte, muy difícil de digerir; la que nosotros conocemos comúnmente es la proteína de Whey, pero la caseína es interesante porque la caseína, que en los tiempos feudales la usaban para hacer muebles, porque es como una pega, o sea que en vez de usar cola o pega, pues los muebles antiguos, los muebles de hace 500-600 años los montaban con caseína; dejaban que la leche se fermentara y cogían la caseína y la pegaban ahí y eso es como una pega. 

La caseína es una proteína muy difícil de digerir y en el caso mío, el de mi cuerpo y el de mis hijos, pues la caseína, lo que el cuerpo hace es que se pone hacer lipomas, la saca del centro y me hace lipomas por todo sitio, yo no hice nada más que dejar de comer lácteos, se acabaron los lipomas, los que tenía no han crecido más, no se han ido tampoco, pero yo pensé que el tema era mío, de mi familia nada más, pero después me di cuenta por otras personas que vienen a los NaturalSlim que a ellos les pasaba lo mismo con la caseína, les pasaba lo mismo con los lácteos.

Entonces siempre que usted ve lipomas piense algo estoy comiendo que es un agresor. ¿Quiere saber cómo buscar un agresor? Vaya a buscar en MetabolismoTV, busque el playlist, busque la lista de reproducción que dice los alimentos agresores, ahí aprende a usar un glucómetro y encuentre su agresor. Siempre el alimento que le agreda le va subir la glucosa más de la cuenta y ahí usted lo detecta y de esa forma usted controla el tema y evita que el cuerpo le siga haciendo lipomas. Y esto se lo comento, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo