Aceite de coco al rescate


Hoy quiero hablarles en una nueva ocasión, desde un nuevo punto de vista del tema del aceite de coco y de los beneficios del aceite de coco cuando se utiliza correctamente combinado con una dieta bien balanceada como la dieta tipo 3×1 y con suficiente consumo de agua que es ¡Vital al metabolismo!.

Esto es un producto que nosotros usamos mucho, en todos los NaturalSlim en México, en Estados Unidos, en Puerto Rico, en Panamá, próximamente en Colombia y próximamente en Costa Rica. Se llama COCO-10 PLUS y es una combinación de aceite de coco orgánico con una enzima que se llama CoQ10.

Quiero explicarles cuáles son los verdaderos beneficios del aceite de coco; cuando por primera vez escribí el libro “El Poder del Metabolismo”, pues tenía un capítulo completo hablando de los beneficios del aceite de coco; cuando finalmente termine hace poco de escribir el libro de “Diabetes sin Problemas”, que ya había investigado los beneficios del aceite de coco para los diabéticos, pues entonces se extendió la información porque hay más de 14 o 16 estudios clínicos, científicos que demuestran los beneficios del aceite de coco para el control de la diabetes y para todas las condiciones relacionadas tanto a diabetes como al metabolismo lento. Así que básicamente esto es una sustancia, yo le diría que de todas las sustancias que hay allá afuera naturales, esta es de las más terapéuticas, curativas, de mejoramiento que existen, el aceite de coco.

Nosotros decidimos implementar el tema del aceite de coco, porque estuve hace algunos años investigando el tema de aceite de coco, hace unos 16–18 años y descubrí que había un montón de literatura que especialmente se estaba utilizando en Japón, en Filipinas, en Malasia, en Singapur, en esa área oriental, el aceite de coco ha sido utilizado por miles de años. Ha sido utilizado por miles de años y es un área que tradicionalmente tiene baja incidencia de obesidad, baja incidencia de diabetes, para que tenga una idea.

Por ejemplo la diabetes en Japón, es uno de los países que más bajo índice de diabetes tiene, tiene algo así como un 3%, para que tenga una idea de diabetes de la población. En Puerto Rico la diabetes ya llego a 15% de la población, en México ni se diga, eso está a 15-16% una cosa así. Pero cuando usted mira esto, tiene que haber algo en los hábitos alimenticios de esas poblaciones, usted va a Malasia o va a Sumatra, o va a las Filipinas y va a encontrar que todavía en las poblaciones donde se utilizan mucho aceite de coco, que se utiliza para freír, para ingerir o demás, pues no hay gran incidencia ni de obesidad ni diabetes.

Entonces la diabetes y la obesidad tienen una cosa en común; lo que tienen en común tanto la diabetes como la obesidad, es que para usted poder estar obeso o diabético, hace falta solamente una cosa, hace falta mucha glucosa y mucha insulina. Si usted junta estos dos, glucosa e insulina, que esto viene de los carbohidratos principalmente, pues usted tiene obesidad, y si usted aprieta con la obesidad y sigue engordando, pues usted va a terminar diabético. Fíjese que como el 85%, esta es la estadística de la Asociación de Diabetes Americana, el 85% de los diabéticos están en sobrepeso u obesos, la diabetes y obesidad son un matrimonio.

Usted resuelve la obesidad, usted tiene resuelta la diabetes, esto es lo que tienen en común. El aceite de coco es una grasa saturada, pero uno de los errores grandes que se cometió hace muchos años es que hace más de 30 años se determinó que todo el colesterol era como un demonio. Tener el colesterol alto era como tener el demonio metido dentro, hace más de 30 años, porque en aquel momento todavía no se había podido diferenciar entre colesterol bueno que se llama HDL, que es el colesterol de alta densidad que es el bueno que inclusive protege del cáncer y el colesterol malo que es el LDL; antes de que se descubriera la diferenciación entre colesterol bueno y el malo, pues todo el colesterol era malo, hasta que alguien se puso más inteligente, hizo los estudios y descubrió que el colesterol bueno, protege del cáncer y protege de la inflamación y demás, protege hasta del Alzheimer y el colesterol malo, el que hace daño al cuerpo porque se oxida, se pudre.

Al aceite de coco le paso lo mismo, como es una grasa saturada, pues dijeron ¡Ah, todas las grasas saturadas son malas!, igual que habían dicho que todo el colesterol era malo, no todas las grasas saturadas son malas, no es lo mismo comer grasa de cerdo que es una grasa saturada a comer aceite de coco, porque el aceite de coco es lo que llaman un triglicérido de cadena media. El triglicérido de cadena media quiere decir que la molécula es cortita, es una molécula que de hecho lo que tiene son 8 divisiones; la grasa saturada de cerdo tiene 32, o sea ¡no es lo mismo!.

De hecho el aceite de coco es tan absorbible para el cuerpo, es tan utilizable que cuando usted consuma aceite de coco, ni siquiera tiene que digerirse, va derechito a la célula y empieza a ser quemado, entra a combustión automática, inclusive a una persona que le cortan un pedazo del intestino, pues le dan a tomar aceite de coco, le llaman triglicérido de cadena media, usted ve así un frasco muy costoso que usan los médicos que se llaman triglicéridos de cadena media, pero si usted busca de donde diantres salen esos triglicéridos de cadena media, va a ver que sale de aceite de coco, porque es la fuente principal de triglicéridos de cadena media, o sea que estos triglicéridos buenos que son unas grasas saturadas buenas, saludables vienen del aceite de coco.

A la hora de usted controlar su diabetes, a la hora de usted adelgazar, a la hora de usted ayudar su tiroides, el aceite de coco es una algo espectacular. ¿Por qué el aceite de coco es tan amigo suyo?, pues es tan amigo suyo, porque cuando el aceite de coco penetra la célula, automáticamente entra en combustión, no tiene que pasar por todo el sistema digestivo, sino que va directamente a través del hígado a la célula, va por la vena portal y llega directamente, así que esto produce energía.

Ahora, para aumentar la potencia del aceite de coco, nosotros lo convinimos con una enzima japonesa que se llama CoQ10. El CoQ10 viene de distintas calidades, el que no es muy íntegro o está fuera de ética, pues va y compra un CoQ10 chino. Los chinos, pues yo no tengo nada en contra de los chinos, pero los chinos venden muchas cosas que realmente pues son dudosas, cuando yo voy a comprar una hierba o voy a comprar algo bueno, yo trato de ver cuál es la fuente.

El CoQ10 que nosotros usamos es japonés, porque fueron los japoneses lo que descubrieron el CoQ10 y tienen un control de calidad donde cuando usted utiliza un CoQ10, ese CoQ10 lo que hace es que aumenta la cantidad de oxígeno que entra a la mitocondria, al centro, el CoQ10 verdadero, japonés, el bueno es soluble en grasa. El aceite de coco es lo que llaman en inglés un carrier oil, un aceite cargador, esto se usa, cualquier otro aceite que usted ponga dentro del aceite de coco va a ser introducido dentro de la célula; quiere eso decir que si usted quiere aumentar la cantidad del CoQ10 y del oxígeno que entra a la célula para mejorar el metabolismo, usted lo combina con aceite de coco y le va a entrar derechito.

Usted puede tomarse las cápsulas de CoQ10 y no hace lo mismo porque no se absorbe igual, no tiene algo que lo lleve hacia las células, pero cuando usted lo combina con aceite de coco como hacemos en este producto, pues usted toma una cucharada de esto y es como si se tomara 4 cucharadas de algo que contiene CoQ10, porque esto como tiene su cargador, su carrier oil, pues le llega hasta las células. Entonces, esto funciona, el aceite de coco, sobre todo cambiando con el CoQ10 es una maravilla, funciona y los resultados se los dicen. Y como la ropa no miente y tampoco perdona, pues esto se los comento pues, porque la verdad siempre triunfa.

Frank Suárez

Especialista en Obesidad y Metabolismo